Diagnósticos

La mayoría de los casos de labio leporino y hendidura del paladar son descubiertos inmediatamente después del nacimiento y no requieren pruebas especiales para su diagnóstico. Cada vez más, el labio leporino y la hendidura del paladar pueden observarse en una ecografía antes del nacimiento del bebé.

Ecografía antes del nacimiento

Una ecografía prenatal es una prueba que usa ondas sonoras para producir imágenes del feto en desarrollo. Al analizar las imágenes, un médico puede detectar una diferencia en las estructuras faciales.

El labio leporino puede detectarse por medio de una ecografía alrededor de la semana 13 de embarazo. A medida que el feto continúa su desarrollo, puede resultar más fácil diagnosticar de forma precisa el labio leporino. Cuando solo se produce hendidura del paladar, es más difícil observarlo mediante una ecografía.

Si una ecografía prenatal muestra una hendidura, el médico podría ofrecer realizar un procedimiento para tomar una muestra de líquido amniótico del útero (amniocentesis). El análisis de líquido puede indicar que el feto ha heredado un síndrome genético que puede causar otros defectos congénitos. Sin embargo, la mayoría de las veces se desconoce la causa de labio leporino y hendidura del paladar.

Tratamientos

Los objetivos del tratamiento para el labio leporino y la hendidura del paladar son mejorar la capacidad del niño para comer, hablar y oír normalmente, así como lograr una apariencia facial normal.

Los cuidados para los niños que tienen labio leporino y hendidura del paladar suelen involucrar un equipo de médicos y de expertos, entre ellos:

  • Especialistas en oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogos)
  • Pediatras
  • Cirujanos que se especializan en la reparación de hendiduras, como cirujanos plásticos u otorrinolaringólogos
  • Cirujanos orales
  • Dentistas pediátricos
  • Ortodoncistas
  • Personal de enfermería
  • Especialistas en audición o audiólogos
  • Logopedas
  • Asesores en genética
  • Asistentes sociales
  • Psicólogos

El tratamiento supone una cirugía para reparar el defecto y terapias para mejorar cualquier afección relacionada.

Cirugía

La cirugía para corregir el labio leporino y la hendidura del paladar depende de la situación particular de tu hijo. Tras la reparación inicial de la hendidura, el médico puede recomendar cirugías de seguimiento para mejorar el habla o la apariencia del labio y de la nariz.

Por lo general, las cirugías se realizan en este orden:

  • Reparación del labio leporino: en los primeros 12 meses de edad
  • Reparación de la hendidura del paladar: a los 18 meses o antes, de ser posible
  • Cirugías de seguimiento: entre los 2 años de edad y los últimos años de la adolescencia

La cirugía de labio leporino y hendidura del paladar se lleva a cabo en un hospital. Tu hijo recibirá anestesia general, por lo que no sentirá dolor ni estará despierto durante la cirugía. Se utilizan varias técnicas y procedimientos quirúrgicos diferentes para reparar el labio leporino y la hendidura del paladar, reconstruir las zonas afectadas y prevenir o tratar las complicaciones relacionadas.

A menudo, los procedimientos pueden constar de lo siguiente:

  • Reparación de labio leporino. Para cerrar la separación del labio, el cirujano realiza incisiones a ambos lados de la hendidura y crea colgajos de tejido. Después cose los colgajos juntos. La reparación debe permitir que el labio adquiera una apariencia, estructura y función más normales. La reparación nasal inicial, de ser necesaria, suele realizarse al mismo tiempo.
  • Cleft palate repair. Pueden utilizarse varios procedimientos para cerrar la separación y volver a construir la parte superior de la boca (paladar blando y duro), según la situación de tu hijo. El cirujano realiza incisiones a ambos lados de la hendidura y vuelve a colocar el tejido y los músculos en su lugar. Después cose la separación para cerrarla.
  • Cirugía para la colocación de tubos de drenaje. A los niños que tienen hendidura del paladar es posible que se les coloquen tubos de drenaje, normalmente a los 6 meses de vida, a fin de reducir el riesgo de que tengan una supuración crónica del oído, lo cual puede causar pérdida de la audición. La cirugía para la colocación de tubos de drenaje implica situar pequeños tubos en forma de bobina en el tímpano para crear una abertura con el objetivo prevenir la acumulación de líquidos.
  • Cirugía para reconstruir la apariencia. Es posible que se necesiten cirugías adicionales para mejorar la apariencia de la boca, el labio y la nariz.

La cirugía puede mejorar, de manera significativa, la apariencia del niño, su calidad de vida y su capacidad para comer, respirar y hablar. Los posibles riesgos de la cirugía comprenden sangrado, infección, mala cicatrización, arrugas en la cicatriz y daño temporal o permanente a los nervios, los vasos sanguíneos u otras estructuras.

Tratamiento de las complicaciones

El médico puede recomendar un tratamiento adicional para las complicaciones causadas por el labio leporino y la hendidura del paladar. Por ejemplo:

  • Estrategias de alimentación, como usar un alimentador o una tetina para biberón especial
  • Terapia del habla para corregir las dificultades al hablar
  • Ajustes ortodóncicos en los dientes y en la mordida, como usar aparatos de ortodoncia
  • Control por parte de un dentista pediátrico del desarrollo de los dientes y de la salud oral desde una edad temprana
  • Control y tratamiento de las infecciones de oído, que pueden comprender tubos de drenaje
  • Audífonos y otros dispositivos de asistencia para un niño que presenta pérdida de la audición
  • Terapia con un psicólogo para ayudar al niño a afrontar el estrés causado por los reiterados procedimientos médicos u otras preocupaciones

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Ninguna persona desea tener un bebé con un defecto congénito. Cuando la emoción de una nueva vida confronta con el estrés de descubrir que tu bebé tiene labio leporino o hendidura del paladar, la experiencia puede convertirse en una exigencia emocional para toda la familia.

Para los padres y para la familia

Cuando se le da la bienvenida a un bebé que tiene labio leporino y hendidura del paladar a tu familia, ten presente estos consejos para afrontar la situación:

  • No te eches la culpa. Invierte tu energía en apoyar y en ayudar a tu hijo.
  • Reconoce tus emociones. Es completamente normal que te sientas triste, abrumada y enojada.
  • Procura apoyo. El asistente social del hospital te puede ayudar a encontrar recursos económicos y comunitarios, así como información.

Para tu hijo

Puedes darle apoyo a tu hijo de distintas maneras:

  • Céntrate en tu hijo como persona, no en la hendidura.
  • Destaca las cualidades positivas en los demás que no tengan que ver con el aspecto físico.
  • Ayuda a tu hijo a adquirir confianza permitiéndole tomar decisiones.
  • Fomenta un lenguaje corporal de confianza, como sonreír y mantener la frente en alto con los hombros hacia atrás.
  • Mantén abiertas las vías de comunicación. Si surgen problemas por las bromas o con la autoestima en la escuela, esto puede ayudar a tu hijo a sentirse seguro al hablar de esos temas contigo.

Preparación para la consulta

Si a tu hijo le diagnosticaron labio leporino, hendidura del paladar o ambos, te derivarán a especialistas que puedan ayudarte a elaborar un plan de tratamiento para él. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta:

  • Averigua sobre cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, por ejemplo, restringir la dieta de tu bebé.
  • Haz una lista de todos los signos o síntomas que tu bebé experimente, incluso de aquellos que no tengan ninguna relación aparente con el motivo de la consulta.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo.

En el caso de labio leporino y hendidura del paladar, las preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Mi bebé tiene labio leporino, hendidura del paladar o ambos?
  • ¿Cuál es la causa del labio leporino o de la hendidura del paladar de mi bebé?
  • ¿Qué análisis necesita mi bebé?
  • ¿Cuál es el mejor plan de tratamiento?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque de tratamiento que sugieres?
  • ¿Mi bebé debe respetar alguna restricción?
  • ¿Mi bebé debería ver a un especialista?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda consultar? ¿Qué sitios web recomiendas?
  • Si decido tener más hijos, ¿existe alguna posibilidad de que ellos también tengan labio leporino o hendidura del paladar?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Prepárate para responderlas a fin de dejar tiempo para tratar otros temas que quieras abordar. El médico puede preguntarte:

  • ¿Hay alguien en tu familia con antecedentes de labio leporino y de hendidura del paladar?
  • ¿Tu bebé tiene problemas mientras se alimenta? Por ejemplo, ¿tiene arcadas al tomar la leche o esta se le va por la nariz?
  • ¿Tu bebé tiene algún síntoma que te preocupe?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas de tu bebé?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas de tu bebé?

Labio leporino y hendidura del paladar care at Mayo Clinic

June 17, 2015
References
  1. Wilkins-Haug L. Etiology, prenatal diagnosis, obstetrical management and recurrence of orofacial clefts (Etiología, diagnóstico prenatal, manejo obstétrico y recurrencia de hendiduras orofaciales). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 12 de mayo de 2015.
  2. Crockett DJ, et al. Cleft lip and palate (Labio leporino y hendidura del paladar). Facial Plastic Surgery Clinics of North America (Clínicas de Cirugía Plástica Facial de Norteamérica). 2014;22:573.
  3. Cleft lip and cleft palate surgery (Cirugía de labio leporino y hendidura del paladar). American Society of Plastic Surgeons (Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos). http://www.plasticsurgery.org/reconstructive-procedures/cleft-lip-and-palate.html#content. Último acceso: 12 de mayo de 2015.
  4. Campbell A, et al. Cleft lip and palate surgery: An update of clinical outcomes for primary repair (Cirugía de labio leporino y hendidura del paladar: una actualización de resultados clínicos para la reparación primaria). Oral and Maxillofacial Surgery Clinics of North America (Rinoplastia cosmética primaria. Clínicas de cirugía oral y maxilofacial de Norteamérica). 2010;22:43.
  5. Cleft lip and cleft palate (Labio leporino y hendidura del paladar). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/ncbddd/birthdefects/cleftlip.html. Último acceso: 12 de mayo de 2015.
  6. Cleft lip and cleft palate (Labio leporino y hendidura del paladar). Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición (American Speech-Language-Hearing Association). http://www.asha.org/public/speech/disorders/cleftlip/. Último acceso: 12 de mayo de 2015.
  7. Cook AJ. Decision Support System (Sistema de apoyo para tomar decisiones). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 23 de enero de 2015.
  8. Your baby's first year (El primer año de tu bebé). Cleft Palate Foundation (Fundación del Paladar Hendido). http://www.cleftline.org/parents-individuals/publications/booklets/. Último acceso: 13 de mayo de 2015.
  9. Parameters for evaluation and treatment of patients with cleft lip/palate or other craniofacial anomalies (Parámetros para la evaluación y el tratamiento de los pacientes con labio leporino o hendidura del paladar u otras anomalías craneofaciales). American Cleft Palate-Craniofacial Association (Asociación Americana del Paladar Hendido y Craneofacial). http://www.acpa-cpf.org/team_care/. Último acceso: 12 de mayo de 2015.
  10. Cofer SA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 8 de junio de 2015.
  11. Hoecker JL (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 20 de mayo de 2015.