Diagnóstico

Existen otros problemas que son más frecuentes que el síndrome compartimental crónico por ejercicio, por lo que el médico primero intentará descartar otras causas, como el síndrome de estrés de la tibia medial o una fractura por sobrecarga, antes de realizar pruebas más específicas.

Los resultados de los exámenes físicos del síndrome compartimental crónico por ejercicio suelen ser normales. Quizás el médico prefiera examinarte después de ejercitarte hasta que se manifiesten los síntomas. El médico puede notar una protuberancia muscular (hernia), sensibilidad o tensión en el área afectada.

Pruebas por imágenes

El médico podría recomendar estudios de diagnóstico por imágenes como una resonancia magnética o una espectroscopia del infrarrojo cercano (NIR). Una típica exploración por resonancia magnética de las piernas puede utilizarse para evaluar la estructura de los músculos en los compartimentos y descartar otras causas posibles de tus síntomas.

Una exploración por resonancia magnética nueva y especial puede ayudar a evaluar el volumen de líquido de los compartimentos mientras haces ejercicio. Se ha descubierto que es precisa al detectar el síndrome compartimental crónico por ejercicio y puede reducir la necesidad de un análisis de la presión compartimental.

La NIR es una técnica nueva que mide la cantidad de oxígeno en la sangre del tejido afectado. Esto ayuda a determinar si el compartimento del músculo ha disminuido el flujo sanguíneo.

Análisis de la presión compartimental

Si los resultados de las pruebas de diagnóstico por imágenes no indican una fractura por sobrecarga o una causa similar de dolor, el médico podría sugerir medirte la presión en los compartimientos musculares.

Esta prueba, por lo general denominada medición de la presión compartimental, es la regla de oro para diagnosticar el síndrome compartimental crónico por ejercicio. Como es invasiva y medianamente dolorosa e implica la inserción de agujas en los músculos, la medición de la presión compartimental no suele realizarse, a menos que tu historia clínica y otras pruebas sugieran que tienes esta afección.

Tratamiento

Las opciones para tratar el síndrome compartimental crónico por ejercicio incluyen métodos quirúrgicos y no quirúrgicos. Sin embargo, las medidas no quirúrgicas usualmente solo son exitosas si detienes o reduces considerablemente la actividad que ocasionó la enfermedad.

Opciones no quirúrgicas

Inicialmente, el médico puede recomendarte analgésicos, fisioterapia, dispositivos ortopédicos, masajes o que suspendas el ejercicio. También puede resultar útil modificar la forma en la que apoyas los pies cuando trotas o corres. Sin embargo, las opciones no quirúrgicas usualmente no brindan un alivio duradero para el auténtico síndrome compartimental crónico por ejercicio.

Opciones quirúrgicas

Un procedimiento quirúrgico denominado fasciotomía es el tratamiento más efectivo para el síndrome compartimental crónico por ejercicio. Consiste en un realizar un corte y abrir el tejido rígido que recubre cada compartimiento muscular afectado (fascia). Esto libera la presión.

A veces, la fasciotomía se puede realizar a través de pequeñas incisiones y esto puede reducir el tiempo de recuperación, de manera que puedes retomar antes tus deportes o actividades cotidianas.

A pesar de que la cirugía es efectiva para la mayoría de las personas, implica algunos riesgos y, en algunos casos, puede que no alivie por completo los síntomas asociados con el síndrome compartimental crónico por ejercicio. Algunas de las posibles complicaciones de la cirugía son infecciones, lesión permanente en los nervios, entumecimiento, debilidad, hematomas y cicatrices.

Estilo de vida y remedios caseros

Con el fin de aliviar el dolor producido por el síndrome compartimental crónico por ejercicio, intenta lo siguiente:

  • Usa plantillas (ortopedia) en los zapatos deportivos o usa zapatillas deportivas de mejor calidad.
  • Limita las actividades físicas para incluir solamente aquellas que no causan dolor; enfócate en las actividades de bajo impacto tales como el ciclismo o la caminadora elíptica. Por ejemplo, si te duelen las piernas al correr, intenta nadar. También puedes correr sobre superficies más suaves.
  • Elonga la extremidad que duele después de hacer ejercicio.

Preparación para la consulta

Es probable que comiences por ver a tu médico de cabecera o a un médico clínico. Este puede derivarte a un médico especializado en medicina deportiva o cirugía ortopédica.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación, como ayunar antes de hacerte un análisis específico. Haz una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta
  • Información personal clave, como en qué deportes participas, el tipo de ejercicios que realizas, cuánto ejercicio realizas y con qué frecuencia.
  • Todos los medicamentos, las vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis.
  • Las preguntas para hacerle al médico.

Si es posible, obtén copias de las pruebas de diagnóstico por imágenes recientes que te hayas realizado. Pregúntale al personal del médico cómo puedes hacer para que se las envíen al médico antes de la consulta.

Pídele a un familiar o un amigo que te acompañe, de ser posible, para ayudarte a recordar la información que recibas.

En el caso del síndrome compartimental crónico por ejercicio, estas son preguntas para hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Es probable que mi trastorno sea temporal o crónico?
  • ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y cuál me recomienda?
  • Tengo otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo manejar mejor estas enfermedades en conjunto?
  • ¿Hay restricciones que deba implementar, como por ejemplo evitar realizar determinadas actividades?
  • ¿Debería ver a un especialista? Si es así, ¿a quién me recomienda?
  • ¿Existen folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Cuánto tiempo pasa desde que empiezas la actividad hasta que aparecen los síntomas?
  • ¿Cuán rápidamente se resuelven los síntomas después de suspender la actividad?
  • ¿Notas debilidad en las piernas o en los pies?
  • ¿Sientes entumecimiento u hormigueo?
Feb. 05, 2019
References
  1. Azar FM, et al. Traumatic disorders. In: Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Nov. 3, 2018.
  2. Vajapey S, et al. Evaluation, diagnosis, and treatment of chronic exertional compartment syndrome: A review of current literature. The Physician and Sportsmedicine. 2017;45:391.
  3. Braver RT. Chronic exertional compartment syndrome. Clinics in Podiatric Medicine and Surgery. 2016;33:219.
  4. Rajasekaran S, et al. Nonoperative management of exertional compartment syndrome: A systematic review. Current Sports Medicine Reports. 2016;15:191.
  5. Liu B, et al. Chronic exertional compartment syndrome in athletes. Journal of Hand Surgery. 2017;42:917.

Síndrome compartimental crónico por ejercicio