Diagnóstico

Por lo general, el choque cardiógeno se diagnostica en la sala de urgencia. Los médicos buscarán signos y síntomas de choque, y luego realizarán estudios para encontrar la causa. Las pruebas podrían ser las siguientes:

  • Medición de la presión arterial. Las personas en choque tienen presión arterial muy baja.
  • Electrocardiograma. Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos adheridos a la piel. Si tienes daño en el músculo cardíaco, problemas eléctricos o acumulación de líquido alrededor del corazón, este no conducirá los impulsos cardíacos normalmente.
  • Radiografía de tórax. Esto le permite al médico verificar el tamaño y la forma del corazón y sus vasos sanguíneos, y si hay líquido en los pulmones.
  • Análisis de sangre. Te extraerán una muestra de sangre para comprobar si hay daño orgánico, infección o ataque cardíaco. Es posible que se utilice otro tipo de análisis de sangre, denominado «gasometría arterial», para medir el oxígeno en sangre.
  • Ecocardiograma. Las ondas sonoras producen una imagen del corazón, que puede ayudar a identificar daños causados por un ataque cardíaco.
  • Cateterismo cardíaco (angiografía). Se inyecta un tinte líquido en las arterias del corazón a través de un tubo fino y largo (catéter) que se inserta en una arteria, por lo general, de la pierna. El tinte hace que las arterias se vuelvan visibles en las radiografías y revela las zonas de bloqueo o estrechamiento.

Tratamiento

El tratamiento del choque cardiógeno se centra en reducir al mínimo el daño que la falta de oxígeno provoca en el músculo cardíaco y en otros órganos.

Soporte vital de urgencia

La mayoría de las personas que tienen choque cardiógeno necesita oxígeno adicional. Si es necesario, te conectarán a una máquina para respirar (respirador). Recibirás medicamentos y líquido a través de una vía intravenosa (i.v.) en el brazo.

Medicamentos

El objetivo de los líquidos y el plasma administrados por vía intravenosa y de los medicamentos que tratan el choque cardiógeno es aumentar la capacidad de bombeo del corazón.

  • Cardiotónicos. Es posible que te den medicamentos para mejorar el funcionamiento del corazón, como norepinefrina (Levophed) o dopamina, hasta que comiencen a hacer efecto otros tratamientos.
  • Aspirina. Es posible que los profesionales de emergencia médica te den una aspirina de inmediato para reducir los coágulos sanguíneos y mantener el flujo sanguíneo en una arteria estrechada. Toma una aspirina mientras esperas que llegue la ayuda solo si tu médico te lo recomendó para los síntomas de un ataque cardíaco.
  • Trombolíticos. Estos medicamentos, también llamados «destructores de coágulos» o «fibrinolíticos», ayudan a disolver un coágulo que bloquea el flujo sanguíneo al corazón. Cuanto antes recibas el trombolítico después del ataque cardíaco, mayor será la probabilidad de sobrevivir. Es probable que recibas trombolíticos, como alteplasa (Activase) o reteplasa (Retavase), solo en el caso de que no pueda realizarse un cateterismo cardíaco de emergencia.
  • Medicamentos antiplaquetarios. Los médicos de la sala de urgencias podrían administrarte medicamentos similares a la aspirina para ayudar a prevenir la formación de nuevos coágulos. Estos comprenden medicamentos como el clopidogrel oral (Plavix) y bloqueantes del receptor de la glucoproteína IIb/IIIa plaquetaria, como el abciximab (Reopro), el tirofibán (Aggrastat) y la eptifibatida (Integrilin), que se administran a través de una vena (por vía intravenosa).
  • Otros medicamentos anticoagulantes. Probablemente te administrarán otros medicamentos, como la heparina, para que haya menos probabilidades de que se formen coágulos sanguíneos. La heparina intravenosa o inyectable generalmente se administra durante los primeros días después de un ataque cardíaco.

Procedimientos médicos

Los procedimientos médicos para tratar el choque cardiógeno generalmente se centran en restablecer el flujo sanguíneo en el corazón. Estos son algunos de ellos:

  • Angioplastia y colocación de stents. Si durante un cateterismo cardíaco se encuentra una obstrucción, el médico puede insertar en una arteria, generalmente en la pierna, un tubo largo y delgado (catéter) equipado con un balón especial para llegar a una arteria obstruida en el corazón. Una vez en posición, el balón se infla para abrir la obstrucción.

    Es posible que se inserte un stent de malla metálica en la arteria para mantenerla abierta a lo largo del tiempo. En la mayoría de los casos, el médico colocará un stent recubierto con un medicamento de liberación lenta para ayudar a mantener la arteria abierta.

  • Balón de contrapulsación. El médico inserta un balón de contrapulsación en la arteria principal del corazón (aorta). Este se infla y se desinfla en la aorta, lo que ayuda a que la sangre circule y reduce el esfuerzo que realiza el corazón.
  • Asistencia circulatoria mecánica. Se están utilizando métodos más nuevos que el balón de contrapulsación para ayudar a mejorar el flujo sanguíneo y suministrar oxígeno al cuerpo, como la oxigenación por membrana extracorpórea.

Cirugía

Si los medicamentos y los procedimientos médicos no dan resultado para tratar el choque cardiógeno, el médico puede recomendarte una cirugía.

  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. Consiste en coser venas o arterias colocadas en un lugar por encima de una arteria coronaria obstruida para así eludirla. El médico podría sugerirte este procedimiento una vez que el corazón haya tenido tiempo suficiente para recuperarse del ataque cardíaco. En ocasiones, la cirugía de bypass se realiza de forma urgente.
  • Cirugía para reparar una lesión en el corazón. A veces, una lesión en el corazón, como un desgarro en una de las cavidades o una válvula dañada, puede provocar un choque cardiógeno. La cirugía podría corregir el problema.
  • Dispositivo de asistencia ventricular. Se puede implantar un dispositivo mecánico en el abdomen que se conecta al corazón para ayudarlo a bombear. Este dispositivo podría prolongar y mejorar la calidad de vida de algunas personas con insuficiencia cardíaca en fase terminal que están esperando un corazón nuevo o que no pueden someterse a un trasplante cardíaco.
  • Trasplante de corazón. Si tu corazón está tan dañado que los demás tratamientos no funcionan, el último recurso puede ser un trasplante de corazón.
Feb. 21, 2018
  1. Cardiogenic shock. National Heart, Lung, and Blood Institute. https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/shock. Accessed Aug. 11, 2017.
  2. Hochman JS, et al. Clinical manifestations and diagnosis of cardiogenic shock in acute myocardial infarction. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 11, 2017.
  3. Warning signs of heart attack, stroke and cardiac arrest. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/911-Warnings-Signs-of-a-Heart-Attack_UCM_305346_SubHomePage.jsp. Accessed Aug. 16, 2017.
  4. The American Heart Associaton's diet and lifestyle recommendations. American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/HealthyLiving/HealthyEating/Nutrition/The-American-Heart-Associations-Diet-and-Lifestyle-Recommendations_UCM_305855_Article.jsp#.WZRP5YqQwmI. Accessed Aug. 16, 2017.
  5. Hochman JS, et al. Prognosis and treatment of cardiogenic shock complicating acute myocardial infarction. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 11, 2017.
  6. Goldman L, et al., eds. Cardiogenic Shock. In: Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 1, 2017.
  7. Napp LC, et al. ECMO in cardiac arrest and cardiogenic shock. Herz. 2017;42:27.
  8. Szymanski FM, et al. Cardiogenic shock — Diagnostic and therapeutic options in the light of new scientific data. Anaesthesiology Intensive Therapy. 2014;46:301.
  9. Lopez-Jimenez F (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 24, 2017.