Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento del choque cardiógeno se centra en reparar el daño que la falta de oxígeno provoca en el músculo cardíaco y en otros órganos.

Soporte vital de urgencia

Durante este tratamiento, que necesita la mayoría de las personas que tienen choque cardiógeno, te administran oxígeno adicional para respirar con el fin de reducir los daños en los músculos y órganos. Si es necesario, te conectarán a una máquina para respirar (respirador). Recibirás medicamentos y líquido a través de una vía intravenosa (i.v.) en el brazo.

Medicamentos

El objetivo de los medicamentos que tratan el choque cardiógeno es mejorar el flujo sanguíneo a través del corazón y aumentar su capacidad de bombeo.

  • Aspirina. El personal médico de urgencia puede darte aspirina poco después de acudir al lugar o no bien llegas al hospital. La aspirina reduce los coágulos sanguíneos y ayuda a mantener la sangre circulando por una arteria estrechada. Toma una aspirina mientras esperas que llegue la ayuda solo si tu médico te lo recomendó para los síntomas de un ataque cardíaco.
  • Trombolíticos. Estos medicamentos, también llamados «destructores de coágulos», ayudan a disolver un coágulo que obstruye el flujo de sangre al corazón. Cuanto más pronto recibas el trombolítico después del ataque cardíaco, mayor será la posibilidad de sobrevivir y disminuir el daño al corazón. En general, recibirás trombolíticos solo si no es posible un cateterismo cardíaco de urgencia.
  • Superaspirinas. Los médicos de la sala de urgencias pueden administrarte medicamentos similares a la aspirina para ayudar a prevenir la formación de nuevos coágulos. Estos comprenden medicamentos como clopidogrel oral (Plavix) y medicamentos llamados «bloqueantes del receptor de la glucoproteína IIb/IIIa plaquetaria», que se administran a través de una vena (por vía intravenosa).
  • Otros medicamentos anticoagulantes. Probablemente te administrarán otros medicamentos, como la heparina, para hacer que la sangre sea menos propensa a formar coágulos. La heparina intravenosa o inyectable generalmente se administra durante los primeros días después de un ataque cardíaco.
  • Cardiotónicos. Es posible que te den medicamentos para mejorar el funcionamiento del corazón y ayudarlo hasta que empiecen a hacer efecto otros tratamientos.

Procedimientos médicos

Los procedimientos médicos para tratar el choque cardiógeno generalmente se centran en restablecer el flujo sanguíneo en el corazón. Algunos de ellos son:

  • Angioplastia y colocación de stents. Si durante un cateterismo cardíaco se encuentra una obstrucción, el médico puede insertar en una arteria, generalmente en la pierna, un tubo largo y delgado (catéter) equipado con un balón especial para llegar a una arteria obstruida en el corazón. Una vez en posición, el balón se infla para abrir la obstrucción. Es posible que se inserte un stent de malla metálica en la arteria para mantenerla abierta a lo largo del tiempo. En la mayoría de los casos, el médico colocará un stent recubierto con un medicamento de liberación lenta para ayudar a mantener la arteria abierta.
  • Balón de contrapulsación. El médico inserta un balón de contrapulsación en la arteria principal del corazón (aorta). Este se infla y se desinfla en la aorta, lo que ayuda a que la sangre circule y reduce el esfuerzo que realiza el corazón.

Cirugía

Si no funcionan los medicamentos ni los procedimientos médicos para el tratamiento del choque cardiógeno, el médico puede recomendarte una cirugía.

  • Cirugía de bypass de la arteria coronaria. Consiste en coser venas o arterias colocadas en un lugar por encima de una arteria coronaria obstruida para así eludirla. Es posible que el médico te sugiera este procedimiento después de que el corazón haya tenido tiempo para recuperarse del ataque cardíaco. En ocasiones, la cirugía de bypass se realiza de forma urgente.
  • Cirugía para reparar una lesión en el corazón. A veces, una lesión en el corazón, como un desgarro en una de las cavidades o una válvula dañada, puede provocar un choque cardiógeno. El médico puede recomendarte una cirugía para corregir el problema.
  • Bomba cardíaca. Estos dispositivos mecánicos, llamados «dispositivos de asistencia ventricular», se implantan en el abdomen y se conectan al corazón para ayudarlo a bombear. Las bombas cardíacas implantadas pueden prolongar y mejorar la vida de algunas personas con insuficiencia cardíaca en fase terminal que no pueden someterse a un trasplante de corazón o que están esperando un corazón nuevo.
  • Trasplante de corazón. Si tu corazón está tan dañado que los demás tratamientos no funcionan, el último recurso puede ser un trasplante de corazón.
Oct. 09, 2014