Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Por lo general, el choque cardiógeno se diagnostica en la sala de urgencia. Los médicos buscarán signos y síntomas de choque y luego realizarán estudios para encontrar la causa. Las pruebas para diagnosticar un choque cardiógeno comprenden:

  • Medición de la presión arterial. Por lo general, las personas en choque tienen presión arterial muy baja.
  • Electrocardiograma. Se utiliza para diagnosticar un ataque cardíaco y frecuentemente se realiza mientras respondes preguntas sobre tus síntomas. Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos adheridos a la piel. Los impulsos se registran como «ondas» que se muestran en un monitor o se imprimen en papel.

    Como el músculo cardíaco lesionado no conduce los impulsos eléctricos normalmente, el electrocardiograma puede indicar si tienes un ataque cardíaco en curso o acabas de tener uno.

  • Radiografía de tórax. Esto le permite al médico verificar el tamaño y la forma del corazón y sus vasos sanguíneos, y si hay líquido en los pulmones.
  • Análisis de sangre. Te extraerán una muestra de sangre para comprobar si hay daño orgánico, infección o ataque cardíaco. Es posible que se utilice otro tipo de análisis de sangre (gasometría arterial) para medir el oxígeno en sangre.
  • Ecocardiograma. Las ondas sonoras producen una imagen del corazón, la cual puede ayudar a identificar daños en una parte del corazón causados por un ataque cardíaco. Las ondas sonoras dirigidas al corazón desde un dispositivo con forma de varilla (transductor) que se apoya en el pecho proporcionan imágenes de video del corazón.
  • Cateterismo coronario (angiografía). Se inyecta un tinte líquido en las arterias del corazón a través de una sonda fina y larga (catéter) que se inserta en una arteria, por lo general, de la pierna. A medida que el tinte llena las arterias, estas se tornan visibles en los rayos X y revelan las zonas de bloqueo o estrechamiento.
Oct. 09, 2014