Descripción general

Las quemaduras pueden ser un problema médico menor o constituir emergencias con riesgo de vida. Muchas personas mueren cada año debido a lesiones por quemaduras relacionadas con fuego. La electricidad y las sustancias químicas también causan quemaduras graves. Los líquidos muy calientes son la causa más frecuente de las quemaduras en niños.

El tratamiento de las quemaduras depende del lugar y de la gravedad de la lesión. Las quemaduras solares y las escaldaduras menores generalmente pueden tratarse en casa. Las quemaduras profundas o extendidas requieren atención médica inmediata.

Las personas con quemaduras graves a menudo requieren tratamiento en centros especializados en quemaduras. Es posible que necesiten injertos de piel para recubrir las lesiones grandes o para minimizar las cicatrices en el caso de las lesiones profundas. Además de esto, pueden llegar a necesitar apoyo emocional y meses de atención médica de seguimiento, como fisioterapia.

Síntomas

Las quemaduras no afectan la piel de manera uniforme, por lo que una sola lesión puede alcanzar distintas profundidades. Distinguir entre una quemadura leve y una quemadura más grave implica determinar la extensión del tejido dañado.

A continuación se ofrecen tres clasificaciones de quemaduras:

  • Quemadura de primer grado. Esta quemadura leve afecta solo la capa externa de la piel (epidermis). Puede causar enrojecimiento, hinchazón y dolor. Generalmente, se cura con medidas de primeros auxilios en un plazo de varios días a una semana. Un ejemplo clásico son las quemaduras solares.
  • Quemadura de segundo grado. Este tipo de quemadura afecta tanto la epidermis como la segunda capa de piel (dermis). Puede hacer que la piel se vea roja, blanca o manchada, y que sientas dolor e hinchazón. Además, la herida suele tener una apariencia húmeda o mojada. Pueden aparecer ampollas y el dolor puede ser intenso. Las quemaduras de segundo grado profundas pueden dejar cicatrices.
  • Quemadura de tercer grado. Esta quemadura alcanza la capa de grasa que se encuentra debajo de la piel. Las zonas quemadas pueden quedar de color negro carbonizado o blanco. Es posible que la piel tenga una apariencia cerosa o curtida. Las quemaduras de tercer grado pueden destruir nervios, lo que a su vez puede ocasionar entumecimiento. Una persona con este tipo de quemadura también puede tener dificultades para respirar, o puede experimentar inhalación de humo o envenenamiento con monóxido de carbono.

Cuándo consultar al médico

Busca asistencia médica de urgencia para los siguientes casos:

  • Quemaduras que afectan las manos, los pies, el rostro, la ingle, los glúteos, una articulación principal o una zona grande del cuerpo
  • Quemaduras profundas, es decir, quemaduras que afectan todas las capas de la piel e incluso otros tejidos
  • Quemaduras causadas por sustancias químicas o la electricidad
  • Dificultad para respirar o quemaduras en las vías respiratorias

Las quemaduras leves pueden tratarse en casa, pero llama al médico si presentas lo siguiente:

  • Ampollas grandes
  • Signos de infección, como supuración de la herida, aumento del dolor, enrojecimiento e hinchazón
  • Una quemadura o ampolla que no sana después de varias semanas
  • Síntomas nuevos sin causa aparente
  • Cicatrices considerables

When to see a doctor

Seek emergency medical assistance for:

  • Burns that cover the hands, feet, face, groin, buttocks, a major joint or a large area of the body
  • Deep burns, which means burns affecting all layers of the skin or even deeper tissues
  • Burns that cause the skin to look leathery
  • Burns that appear charred or have patches of black, brown or white
  • Burns caused by chemicals or electricity
  • Difficulty breathing or burns to the airway

Take first-aid measures while waiting for emergency assistance.

Call your doctor if you experience:

  • Signs of infection, such as oozing from the wound, increased pain, redness and swelling
  • A burn or blister that's large or doesn't heal in two weeks
  • New, unexplained symptoms
  • Significant scarring

Causas

Hay muchas cosas que pueden causar quemaduras, entre ellas:

  • Fuego
  • Líquido o vapor calientes
  • Metal, vidrio y otros objetos calientes
  • Corriente eléctrica
  • Radiación de rayos X o radioterapia para tratar el cáncer
  • Luz solar o luz ultravioleta de una lámpara de sol o de una cama de bronceado
  • Productos químicos como los ácidos fuertes, la lejía, el diluyente de pintura o la gasolina
  • Maltrato

Complicaciones

Las quemaduras profundas y generalizadas pueden provocar muchas complicaciones, como las siguientes:

  • Infección. Las quemaduras pueden dejar la piel vulnerable a la infección bacteriana y aumentar el riesgo de síndrome séptico. El síndrome séptico es una infección potencialmente mortal que se desplaza por el torrente sanguíneo y afecta todo el cuerpo. Es una enfermedad de progresión rápida y puede causar choque e insuficiencia orgánica.
  • Bajo volumen sanguíneo. Las quemaduras pueden dañar los vasos sanguíneos y causar pérdida de líquido. Esto puede provocar un bajo volumen sanguíneo (hipovolemia). La pérdida intensa de sangre y líquido le impide al corazón bombear suficiente sangre al cuerpo.
  • Temperatura corporal peligrosamente baja. La piel ayuda a controlar la temperatura corporal, de modo que, cuando se lesiona una gran porción de piel, se pierde calor corporal. Esto aumenta el riesgo de tener una temperatura corporal peligrosamente baja (hipotermia). La hipotermia es una afección en la que el cuerpo pierde calor más rápido de lo que lo produce.
  • Problemas respiratorios. Respirar aire caliente o humo puede quemar las vías respiratorias y causar dificultades respiratorias. La inhalación de humo daña los pulmones y puede causar insuficiencia respiratoria.
  • Cicatrices. Las quemaduras pueden causar cicatrices y zonas acanaladas producidas por un crecimiento excesivo del tejido cicatricial (queloides).
  • Problemas en los huesos y las articulaciones. Las quemaduras profundas pueden limitar el movimiento de los huesos y las articulaciones. Se puede formar tejido cicatricial y causar una contracción y endurecimiento de la piel, los músculos o los tendones (contracturas). Esta afección puede desplazar las articulaciones de forma permanente.

Prevención

Presta atención al riesgo de quemaduras fuera del hogar, en especial si trabajas en lugares con llamas expuestas, sustancias químicas o materiales sobrecalentados.

Para reducir el riesgo de las quemaduras domésticas frecuentes:

  • Nunca dejes alimentos sobre la hornalla encendida sin prestarles atención.
  • Gira las manijas de las sartenes hacia la parte trasera de la cocina.
  • Mantén los líquidos calientes fuera del alcance de niños y mascotas.
  • Mantén los dispositivos eléctricos lejos del agua.
  • Prueba la temperatura de los alimentos antes de servírselos a un niño. No calientes el biberón del bebé en el microondas.
  • Nunca cocines con ropa holgada que podría prenderse fuego en la hornalla.
  • Si hay niños pequeños presentes, bloquea su acceso a fuentes de calor como hornallas, parrillas al aire libre, chimeneas y calefactores.
  • Antes de ubicar a un niño en un asiento para automóvil, controla los cinturones o hebillas, ya que podrían estar calientes.
  • Desenchufa la plancha y aparatos similares cuando no estén en uso. Guárdalos fuera del alcance de niños pequeños.
  • Cubre los tomacorrientes que no se utilicen con una tapa de seguridad. Mantén los cables eléctricos fuera del camino para que los niños no se los lleven a la boca.
  • Si fumas, evita hacerlo dentro de la casa y, en especial, nunca fumes en la cama.
  • Controla los detectores de humo y cambia las baterías regularmente.
  • Coloca un matafuego en cada piso de tu casa.
  • Mantén las sustancias químicas, los encendedores y los fósforos fuera del alcance de los niños.
  • Coloca el termostato del calentador de agua por debajo de los 120 °F (48,9 °C) para prevenir escaldaduras. Antes de bañar a un niño, prueba el agua del baño.

Feb. 24, 2018
References
  1. Goldsmith LA, et al., eds. Thermal injuries. In: Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. 8th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Accessed June 9, 2015.
  2. AskMayoExpert. Burn rehabilitation (adult and pediatric). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  3. Burns. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/injuries-poisoning/burns/burns. Accessed June 2, 2015.
  4. Purdue GF, et al. Acute assessment and management of burn injuries. Physical Medicine and Rehabilitation Clinics of North America. 2011;22:201.
  5. Marx JA, et al. Thermal burns. In: Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Accessed June 9, 2015.
  6. Kowalske KJ. Burn wound care. Physical Medicine and Rehabilitation Clinics of North America. 2011;22:213.
  7. Goldman L, et al. Medical aspects of trauma and burn care. In: Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey.com. Accessed June 9, 2015.
  8. Morgan ED, et al. Treatment of minor thermal burns. http://www.uptodate.com/home. Accessed June 9, 2015.
  9. Murphy F, et al. Treatment for burn blisters: Debride or leave intact? Emergency Nurse. 2014;22:24.
  10. Mass casualties: Burns. Centers for Disease Control and Prevention. http://emergency.cdc.gov/masscasualties/burns.asp. Accessed June 9, 2015.
  11. Burns. American College of Emergency Physicians. http://www.emergencycareforyou.org/Content.aspx?id=25990. Accessed June 9, 2015.
  12. Avoiding household burns. American College of Emergency Physicians. http://www.emergencycareforyou.org/Content.aspx?id=25990. Accessed June 9, 2015.
  13. Leon-Villapalos J, et al. Principles of burn reconstruction: Overview of surgical procedures. www.uptodate.com/home. Accessed June 9, 2015.
  14. Protect yourself against fire and treat burns. National Safety Council. http://www.nsc.org/learn/safety-knowledge/Pages/safety-at-home-fires-burns.aspx. Accessed June 9, 2015.
  15. Torpy JM. Burn injuries. JAMA. 2009;302:1828.
  16. Peck MD. Prevention of fire and burn injuries. http://www.uptodate.com/home. Accessed June 9, 2015.
  17. Medline plus http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/burns.html. Accessed June 9, 2015.
  18. Shelov SP, et al. Day to day. In: Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5. 5th ed. New York, N.Y.: Bantam Books; 2009:65.
  19. Gauglitz GG, et al. Overview of the management of the severely burned patient. www.uptodate.com/home. Accessed June 9, 2015.