Las quemaduras no afectan la piel de manera uniforme, por lo que una sola lesión puede alcanzar distintas profundidades. Distinguir entre una quemadura leve y una quemadura más grave implica determinar la extensión del tejido dañado.

A continuación se ofrecen tres clasificaciones de quemaduras:

  • Quemadura de primer grado. Esta quemadura leve afecta solo la capa externa de la piel (epidermis). Puede causar enrojecimiento, hinchazón y dolor. Generalmente se cura con medidas de primeros auxilios en un plazo de varios días a una semana. Un ejemplo clásico son las quemaduras solares.
  • Quemadura de segundo grado. Este tipo de quemadura afecta tanto la epidermis como la segunda capa de piel (dermis). Puede hacer que la piel se vea roja, blanca o manchada, y que sientas dolor e hinchazón. Además, la herida suele tener una apariencia húmeda o mojada. Pueden aparecer ampollas y el dolor puede ser intenso. Las quemaduras de segundo grado profundas pueden dejar cicatrices.
  • Quemadura de tercer grado. Esta quemadura alcanza la capa de grasa que se encuentra debajo de la piel. Las zonas quemadas pueden quedar de color negro carbonizado o blanco. Es posible que la piel tenga una apariencia cerosa o curtida. Las quemaduras de tercer grado pueden destruir nervios, lo que a su vez puede ocasionar insensibilidad. Una persona con este tipo de quemadura también puede tener dificultades para respirar, o puede experimentar inhalación de humo o envenenamiento con monóxido de carbono.

Cuándo consultar al médico

Busca asistencia médica de urgencia para los siguientes casos:

  • Quemaduras que afectan las manos, los pies, el rostro, la ingle, los glúteos, una articulación principal o una zona grande del cuerpo
  • Quemaduras profundas, es decir, quemaduras que afectan todas las capas de la piel e incluso otros tejidos
  • Quemaduras causadas por sustancias químicas o la electricidad
  • Dificultad para respirar o quemaduras en las vías respiratorias

Las quemaduras leves pueden tratarse en casa, pero llama al médico si presentas lo siguiente:

  • Ampollas grandes
  • Signos de infección, como supuración de la herida, aumento del dolor, enrojecimiento e hinchazón
  • Una quemadura o ampolla que no sana después de varias semanas
  • Síntomas nuevos sin causa aparente
  • Cicatrices considerables
Aug. 01, 2015