Las quemaduras profundas y generalizadas pueden provocar muchas complicaciones, como:

  • Infección. Las quemaduras pueden dejar la piel vulnerable a la infección bacteriana y aumentar el riesgo de síndrome séptico. El síndrome séptico es una infección potencialmente mortal que se desplaza por el torrente sanguíneo y afecta todo el cuerpo. Es una enfermedad de progresión rápida y puede causar choque e insuficiencia orgánica.
  • Bajo volumen sanguíneo. Las quemaduras pueden dañar los vasos sanguíneos y causar pérdida de líquido. Esto puede provocar un bajo volumen sanguíneo (hipovolemia). La pérdida intensa de sangre y líquido le impide al corazón bombear suficiente sangre al cuerpo.
  • Temperatura corporal peligrosamente baja. La piel ayuda a controlar la temperatura corporal, de modo que cuando se lesiona una gran porción de piel, se pierde calor corporal. Esto aumenta el riesgo de tener una temperatura corporal peligrosamente baja (hipotermia). La hipotermia es una afección en la que el cuerpo pierde calor más rápido de lo que lo produce.
  • Problemas respiratorios. Respirar aire caliente o humo puede quemar las vías respiratorias y causar dificultades respiratorias. La inhalación de humo daña los pulmones y puede causar insuficiencia respiratoria.
  • Cicatrices. Las quemaduras pueden causar cicatrices y zonas acanaladas producidas por un crecimiento excesivo del tejido cicatricial (queloides).
  • Problemas en los huesos y las articulaciones. Las quemaduras profundas pueden limitar el movimiento de los huesos y las articulaciones. Se puede formar tejido cicatricial y causar una contracción y endurecimiento de la piel, los músculos o los tendones (contracturas). Esta afección puede desplazar las articulaciones de forma permanente.
Aug. 01, 2015