Diagnóstico

Generalmente no es necesario hacer exámenes ni radiografías para diagnosticar la bronquiolitis. El doctor puede identificar el problema observando al niño y escuchando sus pulmones con un estetoscopio. Pero quizás sean necesarias más de una o dos visitas para distinguir este trastorno de un resfrío o de la influenza.

Si tu hijo corre riesgo de tener una bronquiolitis grave, si los síntomas están empeorando, o si se sospecha que haya otro problema, tu médico puede pedir que se hagan exámenes, incluyendo:

  • Radiografía de tórax. Tu doctor puede pedir una radiografía de tórax para buscar signos de neumonía.
  • Pruebas virales. Tal vez tu doctor tome una muestra de mucosidad de tu hijo para analizarla y determinar qué virus está causando la bronquiolitis. Se hace introduciendo un hisopo suavemente en la nariz.
  • Análisis de sangre. A veces se puede usar un análisis de sangre para determinar el recuento de glóbulos blancos de tu hijo. Un aumento en los glóbulos blancos generalmente es un signo de que el cuerpo está combatiendo una infección. El análisis de sangre también puede determinar si el nivel de oxígeno en el torrente sanguíneo del niño ha disminuido.

Quizás tu doctor también te pregunte si hay signos de deshidratación, especialmente si tu hijo se ha negado a comer o beber, o si ha estado vomitando. Los signos de deshidratación incluyen ojos hundidos, boca y piel secas, aletargamiento, y orinar poco, o no orinar.

Tratamiento

La bronquiolitis típicamente dura de dos a tres semanas. La mayoría de los niños con bronquiolitis se pueden cuidar en el hogar con cuidados de apoyo. Es importante estar alerta a los cambios en la dificultad para respirar, como luchar para poder hacer cada inspiración, no poder hablar o llorar por la dificultad para respirar, o emitir ruidos similares a un gruñido cada vez que respira.

Como son los virus los que causan la bronquiolitis, los antibióticos — que se usan para tratar infecciones causadas por bacterias — no son eficaces. Si tu hijo tiene una infección bacteriana asociada, como neumonía, el doctor puede recetar un antibiótico.

No se ha encontrado que los medicamentos que abren las vías respiratorias (broncodilatadores) ayuden en forma habitual. Pero tu doctor quizás elija intentar un tratamiento con nebulizaciones de albuterol para ver si esto ayuda.

No se ha hallado que los medicamentos corticosteroides orales y golpear el pecho para para aflojar la mucosidad (fisioterapia torácica) sean tratamientos efectivos para la bronquilitis, y no se recomiendan.

Atención hospitalaria

Un porcentaje muy bajo de niños necesita ir al hospital para controlar el trastorno. En el hospital, tal vez le darán oxígeno humidificado a tu hijo para mantener suficiente oxígeno en la sangre, y quizás le den líquidos por una vena (intravenosos) para prevenir la deshidratación. En casos graves quizás se inserte un tubo en la tráquea para ayudar al niño a respirar.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

Aunque quizás no sea posible acortar la duración de la enfermedad de tu hijo, quizás puedas hacer que se sienta más cómodo. A continuación hay algunos consejos que puedes probar:

  • Humedece el aire.Si el aire en el cuarto de tu hijo está seco, un humidificador con vapor fresco o un vaporizador pueden humedecer el aire y ayudar a aliviar la congestión y la tos. Asegúrate de mantener el humidificador bien limpio para evitar la proliferación de bacterias y moho. Otra manera de humedecer el aire es poner la ducha en el baño con agua caliente y dejar que llene el cuarto de baño de vapor. Sentarte en el baño con tu hijo por unos 15 minutos puede ayudar a aliviarlo si está tosiendo.
  • Mantén a tu hijo erguido. Si está en una posición vertical, generalmente podrá respirar con más facilidad.
  • Haz que tome líquidos. Para prevenir la deshidratación, dale a tu hijo muchos líquidos de color claro para que tome, como agua o jugo. Quizás tu hijo beba más lentamente que de costumbre a causa de la congestión.
  • Prueba con gotas salinas para la nariz para aliviar la congestión. Puedes comprar las gotas sin receta. Son eficaces, seguras, y no irritan, incluso para los niños. Para usarlas, pon varias gotas en un orificio nasal e inmediatamente succiónalo con una jeringa de succión (pero no empujes mucho la jeringa). Repite el procedimiento en el otro orificio nasal. Si tu hijo tiene la edad suficiente, enséñale a sonarse la nariz.
  • Usa analgésicos de venta libre. Para el tratamiento de la fiebre o el dolor, considera darle a tu hijo medicamentos de venta libre para la fiebre y el dolor para bebés o para niños, como paracetamol o acetaminofeno (Tylenol, otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin, otros), como una alternativa más segura a la aspirina. Ten cuidado cuando les des aspirinas a los niños o a los adolescentes. Si bien la aspirina está aprobada para niños mayores de 3 años de edad, los niños y adolescentes que se recuperan de la varicela o de síntomas parecidos a los de la influenza nunca deben tomar aspirina. Esto es porque la aspirina se ha asociado con el síndrome de Reye, una enfermedad poco frecuente pero que puede ser fatal para esos niños.
  • Asegura que no haya humo en el ambiente. El humo puede agravar los síntomas de las infecciones respiratorias. Si un miembro de tu familia fuma, pídele que fume afuera de la casa y afuera del automóvil.

Preparación para la consulta

Es probable que empieces por consultar al médico de familia o al médico de tu hijo. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que presente tu hijo, aunque no parezca estar relacionado a una infección de las vías respiratorias superiores, y cuándo comenzaron.
  • Anota información personal de importancia, por ejemplo si tu hijo nació prematuro o si tiene un trastorno cardíaco o pulmonar.
  • Anota preguntas para hacerle a tu doctor.

Qué esperar del médico

Prepárate para responder a las preguntas que el médico pueda hacerte:

  • ¿Cuándo comenzó tu hijo a presentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, los empeore?
April 20, 2018
  1. AskMayoExpert. Bronchiolitis. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2014.
  2. Piedra PA, et al. Bronchiolitis in infants and children: Clinical features and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Feb. 18, 2016.
  3. Piedra PA, et al. Bronchiolitis in infants and children: Treatment; outcome; and prevention. http://www.uptodate.com/home. Accessed Feb. 18, 2016.
  4. Fitzgerald DA. Viral bronchiolitis for the clinician. Journal of Pediatrics and Child Health. 2011;47:160.
  5. Ralston SL, et al. Clinical practice guideline: The diagnosis, management, and prevention of bronchiolitis. Pediatrics. 2014;134:e1474.
  6. Schroeder AR, et al. Recent evidence on the management of bronchiolitis. Current Opinion in Pediatrics. 2014;26:328.
  7. Bennett JE, et al. Bronchiolitis. In: Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed Feb. 18, 2016.
  8. Synagis (prescribing information). Gaithersburg, Md.: MedImmune; 2014. https://www.synagis.com/. Accessed Feb. 19, 2016.
  9. Get smart about antibiotics: Symptom relief. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/getsmart/community/for-patients/symptom-relief.html. Accessed Feb. 19, 2016.
  10. Schmitt BD, ed. Pediatric Telephone Protocols. 15th ed. Elk Grove Village, Ill.: American Academy of Pediatrics; 2013:106.
  11. An important FDA reminder for parents: Do not give infants cough and cold products designed for older children. U.S. Food and Drug Administration. http://www.fda.gov/Drugs/ResourcesForYou/SpecialFeatures/ucm263948.htm. Accessed March 8, 2016.
  12. Kliegman RM, et al. Wheezing, bronchiolitis, and bronchitis. In: Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed March 10, 2016.
  13. Protect against RSV. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/features/rsv/. Accessed March 21, 2016.
  14. AAP Committee on Infectious Diseases. Recommendations for prevention and control of influenza in children, 2017-2018. Pediatrics. 2017;140:e20172550.
  15. Sullivan JE, et al. Clinical report — Fever and antipyretic use in children. Pediatrics. 2011;127:580. Reaffirmed July 2016.
  16. 201.314 labeling of drug preparations containing salicylates. Electronic Code of Federal Regulations. https://www.ecfr.gov/cgi-bin/text-idx?SID=76be002fc0488562bf61609b21a6b11e&mc=true&node=se21.4.201_1314&rgn=div8. Accessed Feb. 22, 2018.
  17. Renaud DL (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 27, 2018.