Descripción general

La bronquiolitis es una infección pulmonar común en bebés y niños pequeños. Causa inflamación y congestión en las vías respiratorias pequeñas (bronquiolos) del pulmón. Casi siempre, la causa de la bronquiolitis es un virus. Normalmente, el pico de la bronquiolitis es durante los meses de invierno.

La bronquiolitis comienza con síntomas similares a los de un resfriado común pero luego avanza con tos, silbido al respirar y, a veces, dificultad para respirar. Los síntomas de la bronquiolitis pueden durar varios días hasta semanas, incluso un mes.

La mayoría de los niños se curan con cuidados en el hogar. Un porcentaje muy pequeño necesita hospitalización.

Síntomas

Durante los primeros días, los signos y síntomas de bronquiolitis son similares a los de un resfrío:

  • Moqueo
  • Nariz congestionada
  • Tos
  • Fiebre baja (no se presenta en todos los casos)

Luego de esto, es posible que haya una semana o más tiempo durante el que se presentan dificultades para respirar o un sonido tipo silbido cuando el niño respira (silbido al respirar).

Muchos bebés pequeños también sufren una infección del oído (otitis media).

Cuándo consultar al médico

En caso de que sea difícil lograr que el niño coma o beba y su respiración se torne más rápida o fatigosa, llame al médico del niño. Esto es especialmente importante si el niño es menor de 12 semanas o tiene otros factores de riesgo de bronquiolitis: incluidos nacimiento prematuro o una afección cardíaca o pulmonar.

Los siguientes signos y síntomas son motivos para buscar atención médica inmediata:

  • Vómitos
  • Silbido al respirar audible
  • Respiración muy rápida, más de 60 inhalaciones por minuto (taquipnea),  y superficial
  • Respiración fatigosa:  las costillas parecen succionarse hacia el interior cuando el niño inhala
  • Aspecto de pereza o letargo
  • El niño se rehúsa a beber una cantidad suficiente de líquidos, o la respiración se torna muy rápida al comer o beber
  • La piel se torna azul, especialmente los labios y las uñas (cianosis)

Causas

La bronquiolitis ocurre cuando un virus infecta los bronquiolos, que son las vías respiratorias más pequeñas en los pulmones. La infección hace que los bronquiolos se hinchen y se inflamen. La mucosidad se acumula en estas vías respiratorias, lo que dificulta el flujo libre del aire desde y hacia los pulmones.

La mayoría de los casos de bronquiolitis son causados por el virus respiratorio sincicial (VRS). El VRS es un virus frecuente que infecta a casi todos los niños a la edad de 2 años. Los brotes de la infección por VRS se producen todos los inviernos. La bronquiolitis también puede ser causada por otros virus, como los que causan la gripe o el resfrío frecuente. Los lactantes pueden ser reinfectados con VSR porque existen al menos dos cepas.

Los virus que causan la bronquiolitis se propagan fácilmente. Se pueden contraer a través de las gotitas en el aire cuando alguien enfermo tose, estornuda o habla. También se puede contraer al tocar objetos compartidos, como utensilios, toallas o juguetes, y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca.

Factores de riesgo

Los bebés menores de tres meses tienen mayor riesgo de padecer bronquiolitis debido a que los pulmones y el sistema inmunitario no se desarrollaron por completo.

Otros factores asociados con un mayor riesgo de bronquiolitis en bebés, o enfermedades más graves debido a la bronquiolitis, son:

  • Nacimiento prematuro
  • Una afección cardíaca o pulmonar no diagnosticada
  • Sistema inmunitario debilitado
  • Exposición al humo de tabaco
  • Nunca haber recibido lactancia materna; los bebés que reciben lactancia materna obtienen beneficios inmunitarios de la madre
  • Contacto con muchos niños, por ejemplo en un centro de cuidado de niños
  • Vivir en un entorno de hacinamiento
  • Tener hermanos que van a una escuela o centro de cuidado de niños y llevan la infección al hogar

Complicaciones

Las complicaciones de la bronquiolitis grave pueden incluir:

  • Labios o piel azules (cianosis). La cianosis es causada por la falta de oxígeno.
  • Pausas en la respiración (apnea). Es más probable que la apnea ocurra en bebés prematuros y en bebés de hasta dos meses de vida.
  • Deshidratación.
  • Niveles bajos de oxígeno e insuficiencia respiratoria.

Si esto ocurre, es posible que tu hijo necesite hospitalización. En caso de insuficiencia respiratoria grave, podrá ser necesario introducir un tubo por la tráquea del niño para ayudarlo a respirar hasta que la infección haya seguido su curso.

Si tu bebé nació prematuramente, tiene una afección cardíaca o pulmonar, o tiene el sistema inmunitario comprometido, obsérvalo detenidamente para ver si presenta los signos iniciales de la bronquiolitis. La infección puede empeorar rápidamente. En esos casos, habitualmente, será necesario hospitalizar a tu hijo.

Prevención

Debido a que los virus pueden hacer que la bronquiolitis se transmita de una persona a otra, una de las mejores maneras de prevenirla es lavarse las manos con frecuencia, especialmente al tocar a tu bebé cuando tienes algún resfrío o enfermedad respiratoria. Usar una máscara facial en este momento es adecuado.

Si tu hijo tiene bronquiolitis, no lo saques de tu casa hasta que la enfermedad haya pasado para evitar que sea transmitida a otras personas.

Otras formas de sentido común que ayudan a controlar la infección son, entre otras:

  • Limitar el contacto con personas que tienen fiebre o resfrío. Si tu hijo es recién nacido, especialmente un bebé prematuro, evita la exposición a personas con resfríos durante los primeros dos meses de vida.
  • Limpia y desinfecta las superficies. Limpia y desinfecta las superficies y objetos que las personas tocan con frecuencia, como los juguetes y las perillas de las puertas. Esto es especialmente importante si un familiar está enfermo.
  • Cúbrete al toser o estornudar. Cubre con un pañuelo la boca y la nariz. Luego desecha el pañuelo y lávate las manos o usa un desinfectante de manos con alcohol.
  • Usa tu propio vaso. No lo compartas con otras personas, especialmente si algún familiar está enfermo.
  • Lávate las manos con frecuencia. Lávate las manos y las de tu hijo con frecuencia. Ten a mano un desinfectante de manos con alcohol para usar tú y tu hijo cuando están fuera de casa.
  • Amamanta a tu hijo. Las infecciones respiratorias son significativamente menos frecuentes en los bebés que son amamantados.

Vacunas y medicamentos

No existen vacunas para las causas más frecuentes de la bronquiolitis (VRS y rinovirus). Sin embargo, se recomienda la vacuna antigripal inyectable todos los años para todas las personas menores de 6 meses.

A los bebés con riesgo alto de infección por VRS, como los nacidos muy prematuramente o con una afección cardiorrespiratoria o un sistema inmunitario deprimido, se les puede administrar palivizumab (Synagis) para disminuir la posibilidad de infecciones por VRS.

Aug. 19, 2017
References
  1. AskMayoExpert. Bronchiolitis. Rochester, Minnesota: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2014.
  2. Piedra PA, et al. Bronchiolitis in infants and children: Pathogenesis, clinical features and diagnosis (Colecistitis aguda: patogénesis, características clínicas y diagnóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 18 de febrero de 2016.
  3. Piedra PA, et al. Bronchiolitis in infants and children: Treatment; outcome; and prevention. http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 18 de febrero de 2016.
  4. Fitzgerald DA. Viral bronchiolitis for the clinician. Journal of Pediatrics and Child Health. 2011;47:160.
  5. Ralston SL, et al. Clinical practice guideline: The diagnosis, management, and prevention of bronchiolitis. Pediatrics (Pediatría). 2014;134:e1474.
  6. Schroeder AR, et al. Recent evidence on the management of bronchiolitis. Current Opinion in Pediatrics. 2014;26:328.
  7. Bennett JE, et al. Bronchiolitis. En: Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases (Principios y práctica de enfermedades infecciosas de Mandell, Douglas y Bennett). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 18 de febrero de 2016.
  8. Synagis (prescribing information). Gaithersburg, Md.: MedImmune; 2014. https://www.synagis.com/. Último acceso: 19 de febrero de 2016.
  9. Get smart about antibiotics: Alivio de los síntomas. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/getsmart/community/for-patients/symptom-relief.html. Último acceso: 19 de febrero de 2016.
  10. Schmitt BD, ed. Pediatric Telephone Protocols. 15.ª ed. Elk Grove Village, Ill.: American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría); 2013:106.
  11. Un recordatorio importante de la FDA (Food and Drug Administration, Administración de Alimentos y Medicamentos) para los padres: No les des a los bebés productos para la tos o resfrío indicados para niños más grandes. Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. http://www.fda.gov/Drugs/ResourcesForYou/SpecialFeatures/ucm263948.htm. Último acceso: 8 de marzo de 2016.
  12. Kliegman RM, et al. Wheezing, bronchiolitis, and bronchitis. En: Nelson Textbook of Pediatrics (Manual de pediatría de Nelson). 20.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de marzo de 2016.
  13. Protect against RSV. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://www.cdc.gov/features/rsv/. Último acceso: 21 de marzo de 2016.