Descripción general

Una malformación arteriovenosa cerebral es una maraña de vasos sanguíneos que conectan las arterias y las venas del cerebro.

Las arterias llevan la sangre oxigenada desde el corazón hasta el cerebro. Las venas transportan la sangre sin oxígeno de nuevo a los pulmones y al corazón. Una malformación arteriovenosa cerebral altera este proceso vital.

Una malformación arteriovenosa puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero los lugares comunes son el cerebro y la médula espinal (aunque, en general, las malformaciones arteriovenosas cerebrales son poco frecuentes).

La causa de las malformaciones arteriovenosas cerebrales no está clara. La mayoría de las personas nace con ellas, pero se pueden formar más adelante en la vida. No suelen ser hereditarias.

Algunas personas con malformación arteriovenosa cerebral manifiestan signos y síntomas, como dolores de cabeza y convulsiones. Por lo general, una malformación arteriovenosa se detecta después de una exploración del cerebro que se hace originalmente por algún otro problema de salud o después de que los vasos sanguíneos se rompen y sangran (hemorragia).

Una vez diagnosticada, una malformación arteriovenosa puede tratarse para prevenir complicaciones, como daño cerebral o accidentes cerebrovasculares.

Síntomas

Es posible que una malformación arteriovenosa cerebral no produzca signos ni síntomas hasta que se rompa y genere una hemorragia. En aproximadamente la mitad de todas las malformaciones arteriovenosas cerebrales, la hemorragia es el primer signo.

Pero algunas personas con malformación arteriovenosa cerebral pueden presentar signos y síntomas distintos del sangrado, como los siguientes:

  • Convulsiones
  • Dolor de cabeza o dolor en una parte de la cabeza
  • Debilidad muscular o entumecimiento en alguna parte del cuerpo

Algunas personas pueden presentar signos y síntomas neurológicos más graves, según la ubicación de la malformación arteriovenosa, entre ellos:

  • Dolor de cabeza intenso
  • Debilidad, entumecimiento o parálisis
  • Pérdida de la visión
  • Dificultad para hablar
  • Confusión o incapacidad para entender a los demás
  • Inestabilidad grave

Los signos y síntomas de una malformación arteriovenosa cerebral pueden aparecer a cualquier edad, pero suelen presentarse entre los 10 y los 40 años. Con el tiempo, las malformaciones arteriovenosas pueden dañar el tejido cerebral. Los efectos se acumulan lentamente y, con frecuencia, producen síntomas a principios de la adultez.

Sin embargo, en la mediana edad, las malformaciones arteriovenosas cerebrales tienden a permanecer estables y es menos probable que produzcan síntomas.

En las investigaciones no se ha comprobado que el embarazo aumente el riesgo de sufrir hemorragia en las personas con una malformación arteriovenosa cerebral. Sin embargo, es necesario realizar más investigaciones.

Un tipo grave de malformación arteriovenosa cerebral es el que afecta la vena de Galeno. Provoca signos y síntomas que aparecen poco o inmediatamente después del nacimiento. Los vasos sanguíneos más importantes que se ven afectados en este tipo de malformación arteriovenosa cerebral pueden hacer que se acumule líquido en el cerebro y se hinche la cabeza. También puede causar hinchazón de las venas que se pueden ver en el cuero cabelludo, convulsiones, retraso en el desarrollo e insuficiencia cardíaca congestiva.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica inmediata si observas alguno de los signos o síntomas de una malformación arteriovenosa cerebral, como convulsiones, dolores de cabeza u otros. Una malformación arteriovenosa cerebral con sangrado puede ser mortal y requiere atención médica de urgencia.

Causas

Se desconoce la causa de la malformación arteriovenosa cerebral. Los investigadores creen que la mayoría de las malformaciones arteriovenosas cerebrales se presentan al nacer y se forman durante el desarrollo fetal, pero estas malformaciones arteriovenosas también pueden aparecer más adelante en la vida. Las malformaciones arteriovenosas cerebrales se observan en algunas personas con telangiectasia hemorrágica hereditaria, también conocida como síndrome de Osler-Weber-Rendu. La telangiectasia hemorrágica hereditaria afecta la manera en que se forman los vasos sanguíneos en distintas áreas del cuerpo, incluido el cerebro.

Comúnmente, el corazón envía sangre oxigenada al cerebro a través de las arterias. Las arterias reducen el flujo de sangre que pasa por una serie de redes cada vez más pequeñas de vasos sanguíneos, que termina en los vasos sanguíneos más pequeños (capilares). Lentamente, a través de sus paredes delgadas y porosas, los capilares envían oxígeno al tejido cerebral que los rodea.

La sangre sin oxígeno luego viaja hacia pequeños vasos sanguíneos y, a continuación, a venas más grandes que regresan la sangre al corazón y a los pulmones para obtener más oxígeno.

Las arterias y las venas de una malformación arteriovenosa no cuentan con esta red de vasos sanguíneos y capilares más pequeños de sostén. En cambio, la sangre fluye rápido y directamente desde las arterias hacia las venas, y no pasa por los tejidos cerebrales circundantes.

Factores de riesgo

Cualquiera puede nacer con una malformación arteriovenosa cerebral, pero estos factores pueden aumentar el riesgo de lo siguiente:

  • Haber nacido hombre. Las malformaciones arteriovenosas cerebrales son más frecuentes en los hombres.
  • Tener antecedentes familiares. En situaciones raras, se han informado casos de malformaciones arteriovenosas cerebrales en familias, pero no está claro si existe un factor genético o si son únicamente coincidencias. También es posible heredar otras afecciones médicas que aumenten el riesgo de malformación arteriovenosa cerebral, como telangiectasia hemorrágica hereditaria.

Complicaciones

Algunas complicaciones de una malformación arteriovenosa cerebral incluyen las siguientes:

  • Sangrado en el cerebro. Una malformación arteriovenosa ejerce demasiada presión en las paredes de las arterias y las venas afectadas, y esto hace que se vuelvan más delgadas o se debiliten. Como resultado, puede producirse la ruptura y el sangrado de la malformación arteriovenosa en el cerebro.

    El riesgo de sangrado de una malformación arteriovenosa cerebral varía alrededor de un 2 % a 3 % cada año. El riesgo de sangrado puede ser más alto para ciertos tipos de malformaciones arteriovenosas o si ha habido una ruptura previa de la malformación arteriovenosa.

    Algunas hemorragias asociadas a las malformaciones arteriovenosas no se detectan porque ya no provocan un daño importante ni signos o síntomas en el cerebro. No obstante, es posible que sucedan episodios de sangrado que pongan en riesgo la vida.

    Las malformaciones arteriovenosas representan aproximadamente el 2 % de todos los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos todos los años. A menudo son la causa de las hemorragias en niños y adultos jóvenes que tienen hemorragia cerebral.

  • Menos oxígeno en el tejido cerebral. Con una malformación arteriovenosa cerebral, la sangre no pasa por la red de capilares y fluye directamente de las arterias a las venas. La sangre fluye rápidamente por el camino alterado debido a que no puede pasar más lento por los canales de los vasos sanguíneos más pequeños.

    El tejido cerebral circundante no puede absorber con facilidad oxígeno de la sangre que fluye con rapidez. Sin oxígeno suficiente, los tejidos cerebrales se debilitan y pueden morir por completo. Esto genera síntomas parecidos a los de los accidentes cerebrovasculares, como dificultades del habla, debilidad, entumecimiento, pérdida de la visión o inestabilidad grave.

  • Vasos sanguíneos delgados o débiles. Una malformación arteriovenosa ejerce demasiada presión en las paredes delgadas o débiles de los vasos sanguíneos. Se puede producir una protuberancia en la pared de un vaso sanguíneo (aneurisma) y que es susceptible a ruptura.
  • Daño cerebral. Es posible que el cuerpo haga que más arterias suministren sangre a la malformación arteriovenosa cerebral que fluye rápidamente. Como resultado, algunas malformaciones arteriovenosas pueden crecer y desplazarse, o comprimir partes del cerebro. Esto puede impedir que los líquidos protectores fluyan libremente en los hemisferios del cerebro.

    Si se acumula líquido, puede presionar el tejido cerebral contra el cráneo.

Malformación arteriovenosa cerebral - atención en Mayo Clinic

Aug. 11, 2022
  1. Arteriovenous malformations information page. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/All-Disorders/Arteriovenous-Malformation-Information-Page. Accessed Dec. 16, 2021.
  2. What is an arteriovenous malformation. American Stroke Association. https://www.stroke.org/en/about-stroke/types-of-stroke/hemorrhagic-strokes-bleeds/what-is-an-arteriovenous-malformation. Accessed Dec. 16, 2021.
  3. Singer RJ, et al. Brain arteriovenous malformations. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 16, 2021.
  4. Neurological diagnostic tests and procedures fact sheet. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Neurological-Diagnostic-Tests-and-Procedures-Fact. Accessed Dec. 16, 2021.
  5. Chen C-J, et al. Brain arteriovenous malformations. Neurology. 2020; doi:10.1212/WNL.0000000000010968.
  6. Shaligram SS, et al. Risk factors for hemorrhage of brain arteriovenous malformation. CNS Neuroscience and Therapeutics. 2019; doi:10.1111/cns.13200.
  7. Rutledge C, et al. Brain arteriovenous malformations. Handbook of Clinical Neurology. 2021; doi:10.1016/B978-0-444-64034-5.00020-1.
  8. Post stroke mood disorders. American Stroke Association. https://www.stroke.org/en/about-stroke/effects-of-stroke/emotional-effects-of-stroke/post-stroke-mood-disorders. Accessed Dec. 16, 2021.
  9. AskMayoExpert. Cerebral vascular malformations. Mayo Clinic; 2021.
  10. Ferri FF. AV malformations, cerebral. In: Ferri's Clinical Advisor 2022. Elsevier; 2022. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 17, 2021.
  11. Davidoff CL, et al. Risk of first hemorrhage of brain arteriovenous malformations during pregnancy: A systematic review of the literature. Neurosurgery. 2019; doi:10.1093/neuros/nyz175.
  12. Arteriovenous malformations and other vascular lesions of the central nervous system fact sheet. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Arteriovenous-Malformation-Fact-Sheet. Accessed Dec. 30, 2021.
  13. Ye X, et al. A three-dimensional color-printed system allowing complete modeling of arteriovenous malformations for surgical simulations. Journal of Clinical Neuroscience. 2020; doi:10.1016/j.jocn.2020.04.123.
  14. Soldozy S, et al. Systematic review of functional mapping and cortical reorganization in the setting of arteriovenous malformations, redefining anatomical eloquence. Frontiers in Surgery. 2020; doi:10.3389/fsurg.2020.514247.
  15. Ami T. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Jan. 5, 2022.