Descripción general

Las escaras (también llamadas úlceras por presión y úlceras de decúbito) son lesiones en la piel y el tejido inferior que resultan de una presión prolongada sobre la piel. En la mayoría de los casos, las escaras se manifiestan en la piel que recubre las partes óseas del cuerpo, como talones, tobillos, caderas y coxis.

Las personas que corren mayor riesgo de tener escaras tienen afecciones médicas que limitan su capacidad para cambiar de posición o que les hacen pasar la mayor parte del tiempo en una cama o una silla.

Las escaras pueden desarrollarse en el transcurso de horas o días. La mayoría de las llagas se curan con tratamiento, pero algunas nunca se curan completamente. Puedes tomar medidas para ayudar a prevenir las escaras y ayudar a que se curen.

Síntomas

Los signos de advertencia de las úlceras de decúbito o las úlceras por presión son:

  • Cambios inusuales en el color o la textura de la piel
  • Hinchazón
  • Drenaje similar al pus
  • Un área de la piel que se siente más fría o más caliente al tacto que otras áreas
  • Áreas sensibles

Las úlceras de decúbito pasan por distintos estadios que se diferencian por su profundidad, severidad y otras características. El grado de daño de la piel y los tejidos oscila desde una piel roja e intacta hasta una lesión profunda que afecta los músculos y los huesos.

Sitios comunes de las úlceras por presión

En el caso de las personas que utilizan sillas de ruedas, las escaras suelen aparecer en la piel en los siguientes sitios:

  • Coxis o glúteos
  • Omóplatos y columna vertebral
  • Parte trasera de los brazos y piernas donde se apoyan en contacto con la silla

En el caso de las personas que necesitan permanecer en la cama, pueden aparecer escaras en los siguientes sitios:

  • La parte trasera o los lados de la cabeza
  • Los omóplatos
  • La cadera, la espalda lumbar o el coxis
  • Los talones, los tobillos y la piel detrás de las rodillas

Cuándo consultar al médico

Si notas signos de advertencia de una úlcera de decúbito, cambia tu posición para aliviar la presión en el área. Si no ves mejoras en un plazo de 24 a 48 horas, ponte en contacto con el médico.

Busca atención médica inmediata si presentas signos de infección, como fiebre, secreción de una llaga, una llaga que huele mal o mayor enrojecimiento, calor o hinchazón alrededor de una llaga.

Causas

Las úlceras de decúbito se producen por la presión contra la piel que limita el flujo sanguíneo a la piel. El movimiento limitado puede hacer que la piel sea vulnerable a los daños y provocar el desarrollo de úlceras de decúbito.

Estos son los tres principales factores que contribuyen a las úlceras de decúbito:

  • Presión. La presión constante en cualquier parte del cuerpo puede disminuir el flujo sanguíneo a los tejidos. El flujo sanguíneo es esencial para llevar oxígeno y otros nutrientes a los tejidos. Sin estos nutrientes esenciales, la piel y los tejidos cercanos se dañan y podrían morir con el tiempo.

    Para las personas con movimientos limitados, este tipo de presión tiende a ocurrir en áreas que no están bien acolchadas con músculo o grasa y que se encuentran sobre un hueso, como la columna vertebral, el coxis, los omóplatos, las caderas, los talones y los codos.

  • Fricción. La fricción se produce cuando la piel roza contra la ropa o la ropa de cama. Puede hacer que la piel frágil sea más vulnerable a las lesiones, especialmente si la piel también está húmeda.
  • Rozamiento. El rozamiento se produce cuando dos superficies se mueven en dirección opuesta. Por ejemplo, cuando la cabecera de una cama está elevada, puedes deslizarte hacia abajo en la cama. A medida que el coxis se mueve hacia abajo, la piel sobre el hueso puede quedar en el mismo lugar, básicamente traccionando en sentido contrario.

Factores de riesgo

El riesgo de desarrollar escaras es mayor si tienes dificultades para moverte y no puedes cambiar de posición fácilmente mientras estás sentado o en la cama. Los factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • Inmovilidad. Esto puede deberse a una salud debilitada, a una lesión de la médula espinal y a otras causas.
  • Incontinencia. La piel se vuelve más vulnerable con la exposición prolongada a la orina y las heces.
  • Pérdida de la percepción sensorial. Las lesiones de la médula espinal, los trastornos neurológicos y otras afecciones pueden ocasionar una pérdida de la sensibilidad. La incapacidad para sentir dolor o malestar puede dar lugar a que no se tengan en cuenta las señales de advertencia y a la necesidad de cambiar de posición.
  • Nutrición e hidratación deficientes. Las personas necesitan suficientes líquidos, calorías, proteínas, vitaminas y minerales en su dieta diaria para mantener la piel sana y evitar la ruptura de los tejidos.
  • Afecciones médicas que afectan el flujo sanguíneo. Los problemas de salud que pueden afectar al flujo sanguíneo, como la diabetes y las enfermedades vasculares, pueden aumentar el riesgo de daño en los tejidos, como las escaras.

Complicaciones

Las complicaciones de las úlceras por presión, algunas de las cuales ponen en riesgo la vida, incluyen las siguientes:

  • Celulitis. La celulitis es una infección de la piel y está relacionada con los tejidos blandos. Puede causar calor, enrojecimiento e hinchazón del área afectada. Las personas con daños en los nervios a menudo no sienten dolor en la zona afectada por la celulitis.
  • Infecciones óseas y articulares. Una infección de una úlcera de decúbito puede traspasar las articulaciones y los huesos. Las infecciones en las articulaciones (artritis séptica) pueden dañar cartílagos y tejidos. Las infecciones óseas (osteomielitis) pueden reducir la función de las articulaciones y las extremidades.
  • Cáncer. Las heridas no cicatrizadas a largo plazo (úlceras de Marjolin) pueden convertirse en un tipo de carcinoma de células escamosas.
  • Septicemia. Rara vez, una úlcera en la piel deriva en septicemia.

Prevención

Puede ayudar a prevenir las úlceras de decúbito si se reposiciona con frecuencia para evitar el estrés en la piel. Otras estrategias incluyen el cuidado de la piel, el mantenimiento de una buena nutrición y la ingesta de líquidos, el dejar de fumar, el manejo del estrés y el ejercicio diario.

Consejos para el reposicionamiento

Considera las siguientes recomendaciones relacionadas con el reposicionamiento en una cama o silla:

  • Cambia el punto de apoyo del peso con frecuencia. Solicita ayuda para reposicionarte alrededor de una vez por hora.
  • Levántate, en caso de ser posible. Si tienes suficiente fuerza en la parte superior del cuerpo, haz flexiones en la silla de ruedas: levanta el cuerpo del asiento empujándote sobre los apoyabrazos de la silla.
  • Busca una silla de ruedas especial. Algunas sillas de ruedas pueden inclinarse, y esto puede aliviar la presión.
  • Selecciona almohadones o un colchón que alivie la presión. Usa almohadones o un colchón especial para aliviar la presión y asegurarte de que el cuerpo esté bien posicionado. No uses almohadones con forma de dona, ya que pueden concentrar la presión en el tejido circundante.
  • Ajusta la elevación de la cama. Si la cama puede elevarse en la parte de la cabeza, súbela no más de 30 grados. Esto ayuda a prevenir el cizallamiento.

Consejos para el cuidado de la piel

Considera las siguientes sugerencias para el cuidado de la piel:

  • Mantener la piel limpia y seca. Lava la piel con un limpiador suave y sécala con palmaditas. Haz esta rutina de limpieza regularmente para limitar la exposición de la piel a la humedad, la orina y las heces.
  • Proteger la piel. Use cremas de barrera de humedad para proteger la piel de la orina y las heces. Cambia la ropa de cama y la ropa con frecuencia si es necesario. Presta atención a los botones de la ropa y las arrugas en las sábanas que puedan irritar la piel.
  • Revisar la piel a diario. Observa atentamente tu piel todos los días para ver si hay signos de advertencia de una llaga por presión.

Feb. 29, 2020
  1. Pressure ulcers. Merck Manual Professional Version. http://www.merck.com/mmpe/sec10/ch126/ch126a.html. Accessed Dec. 16, 2016.
  2. Berlowitz D. Clinical staging and management of pressure-induced injury. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 16, 2016.
  3. Office of Patient Education. How to prevent pressure injuries. Mayo Clinic; 2017.
  4. AskMayoExpert. Pressure injury. Mayo Clinic; 2019.
  5. Ferri FF. Pressure ulcers. In: Ferri's Clinical Advisor 2017. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 16, 2016.
  6. Office of Patient Education. How to manage pressure injuries. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  7. Berlowitz D. Prevention of pressure ulcers. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 16, 2016.
  8. Tleyjeh I, et al. Infectious complications of pressure ulcers. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 16, 2016.
  9. Lebwohl MG, et al. Superficial and deep ulcers. In: Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 16, 2016.
  10. National Pressure Ulcer Advisory Panel (NPUAP) announces a change in terminology from pressure ulcer to pressure injury and updates the stages of pressure injury. News release. www.npuap.org. Accessed April 13, 2016.
  11. Raetz J, et al. Common questions about pressure ulcers. American Family Physician. 2015;92:888.
  12. Berlowitz D. Epidemiology, pathogenesis and risk assessment of pressure ulcers. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 16, 2016.
  13. Gibson LE (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Dec. 23, 2016.
  14. Pressure ulcer prevention. Rockville, Md.: Agency for Healthcare Research and Quality. https://www.guidelines.gov/summaries/summary/43935/pressure-ulcer-prevention-in-evidencebased-geriatric-nursing-protocols-for-best-practice?q=pressure+ulcer+prevention. Accessed Dec. 16, 2016.
  15. AskMayoExpert. Pressure injury flap surgery (adult). Mayo Clinic; 2019.

Úlceras de decúbito (úlceras por presión)