Descripción general

La necrosis avascular es la muerte de tejido óseo debido a la falta de irrigación sanguínea. La necrosis avascular, también llamada «osteonecrosis», puede producir pequeñas fracturas en el hueso y, con el tiempo, el colapso de este.

El flujo sanguíneo a un segmento del hueso puede interrumpirse si el hueso se fractura o si la articulación se disloca. La necrosis avascular también se asocia con el consumo prolongado de esteroides en dosis altas y con la ingesta excesiva de alcohol.

Cualquier persona puede sufrir necrosis avascular. Sin embargo es más frecuente en las personas entre 30 y 60 años. Debido a este rango de edades relativamente cortas, la necrosis avascular puede tener consecuencias importantes a largo plazo.

Síntomas

Muchas personas no tienen ningún síntoma en las primeras etapas de la necrosis avascular. Mientras la enfermedad empeora, es posible que la articulación afectada duela solo cuando le pones peso. Con el tiempo, la articulación puede doler incluso cuando estás recostado.

El dolor puede ser leve o intenso y, por lo general, se manifiesta gradualmente. El dolor asociado con la necrosis avascular de la cadera puede concentrarse en la ingle, el muslo o el glúteo. Además de la cadera, las zonas que es probable que se vean afectadas son el hombro, la rodilla, la mano y el pie.

Algunas personas padecen necrosis avascular bilateral, por ejemplo, en ambas caderas o en ambas rodillas.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si presentas dolor persistente en alguna articulación. Busca atención médica inmediata si crees que tienes un hueso fracturado o una articulación dislocada.

Causas

La necrosis avascular ocurre cuando se interrumpe o reduce el flujo sanguíneo a un hueso. Esta disminución en la irrigación de sangre puede deberse a lo siguiente:

  • Traumatismo óseo o articular. Una lesión, como una articulación dislocada, puede dañar los vasos sanguíneos de la zona. Los tratamientos oncológicos con radiación también debilitan el hueso y dañan los vasos sanguíneos.
  • Depósitos de grasa en los vasos sanguíneos. La grasa (lípidos) puede bloquear los vasos sanguíneos pequeños, esto reduce el flujo sanguíneo que nutre los huesos.
  • Determinadas enfermedades. Trastornos médicos, como la anemia de células falciformes y la enfermedad de Gaucher, también pueden disminuir la irrigación sanguínea del hueso.

En aproximadamente 25 por ciento de las personas con necrosis avascular, no se conoce la causa de la interrupción del flujo sanguíneo.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de contraer necrosis avascular comprenden:

  • Traumatismo. Las lesiones como la dislocación o la fractura de caderas pueden dañar los vasos sanguíneos de la zona y reducir el flujo sanguíneo a los huesos.
  • Consumo de esteroides. El consumo de dosis altas de corticoesteroides, como la prednisona, es la causa más frecuente de necrosis avascular que no está relacionada con un traumatismo. Se desconoce el motivo exacto, sin embargo, hay una hipótesis de que los corticoesteroides pueden aumentar los niveles lipídicos en la sangre, al reducir el flujo sanguíneo y producir necrosis avascular.
  • Consumo excesivo de alcohol. El consumo de varias bebidas alcohólicas al día durante años puede hacer que se formen depósitos de grasa en los vasos sanguíneos.
  • Consumo de bisfosfonato. El consumo de medicamentos a largo plazo para aumentar la densidad ósea puede ser un factor de riesgo de contraer osteonecrosis de la mandíbula. Esta complicación ha ocurrido en algunas personas que consumen estos medicamentos para tratar distintos tipos de cáncer, como mieloma múltiple y cáncer de mama metastásico. El riesgo parece ser menor en mujeres que reciben bisfosfonatos para tratar la osteoporosis.
  • Ciertos tratamientos médicos. La radioterapia contra el cáncer puede debilitar los huesos. El trasplante de órganos, especialmente el de riñón, también está relacionado con la necrosis avascular.

Las enfermedades relacionadas con la necrosis avascular son:

  • Pancreatitis
  • Diabetes
  • Enfermedad de Gaucher
  • VIH/sida
  • Lupus eritematoso diseminado
  • Anemia de células falciformes

Complicaciones

La necrosis avascular no tratada empeora con el paso del tiempo. Finalmente, el hueso se debilita tanto que termina por colapsar. La necrosis avascular también hace que el hueso pierda su forma lisa, y esto puede provocar una artritis grave.

Prevención

Para disminuir el riesgo de padecer necrosis avascular y mejorar tu estado de salud general, haz lo siguiente:

  • Limita el consumo de alcohol. Beber mucho es uno de los mayores riesgos para desarrollar necrosis avascular.
  • Mantén los niveles de colesterol bajos. Los fragmentos muy pequeños de grasa son las sustancias más frecuentes asociadas con los bloqueos de la irrigación sanguínea a los huesos.
  • Controla el consumo de esteroides. Asegúrate de que el médico sepa sobre el consumo de esteroides en altas dosis, en el pasado o en el presente. El daño óseo relacionado con los esteroides parece empeorar con los ciclos reiterados de esteroides en altas dosis.
March 21, 2015
References
  1. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1 (Consejos clínicos de Ferri 2015: 5 libros en 1). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 23 de enero de 2015.
  2. Jones LC, et al. Osteonecrosis (avascular necrosis of bone) (Osteonecrosis [necrosis avascular del hueso]). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de enero de 2015.
  3. Firestein GS, et al. Kelley’s Textbook of Rheumatology (Manual de Reumatología de Kelley). 9.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2013. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 23 de enero de 2015.
  4. AskMayoExpert. Who gets avascular necrosis of the hip? (¿Quiénes sufren necrosis avascular en la cadera?). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  5. Questions and answers about osteonecrosis (avascular necrosis) (Preguntas y respuestas sobre la osteonecrosis [necrosis avascular]). Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases). http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Osteonecrosis/default.asp. Último acceso: 23 de enero de 2015.
  6. Chang-Miller A (opinión de un experto). Mayo Clinic, Phoenix/Scottsdale, Ariz. 29 de enero de 2015.
  7. Issa K, et al. Osteonecrosis of the femoral head: The total hip replacement solution (Osteonecrosis de la cabeza del fémur: la solución del reemplazo total de cadera). Bone & Joint Journal (Revista de Cirugía Ósea y Articular). 2013;95-B:46.