Diagnósticos

Durante una exploración física, es posible que tu médico haga presión alrededor de las articulaciones para verificar la sensibilidad. Tu médico también puede mover las articulaciones en diversas posiciones para comprobar si se redujo la amplitud de movimiento.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Muchos trastornos pueden provocar dolor articular. Las pruebas de diagnóstico por imágenes pueden ayudar a identificar la causa del dolor. Algunas de las opciones son:

  • Radiografías. Las radiografías pueden revelar alteraciones óseas que ocurren en las etapas finales de una necrosis avascular. En las etapas iniciales de este trastorno, las radiografías suelen parecer normales.
  • Exploración por resonancia magnética y por tomografía computarizada. Estos estudios producen imágenes detalladas que muestran las modificaciones óseas tempranas que podrían indicar una necrosis avascular.
  • Gammagrafía ósea. Se inyecta una pequeña cantidad de material radioactivo en una vena. Este marcador radioactivo se distribuye en las partes de los huesos lesionadas o en proceso de cicatrización, y aparecen como puntos brillantes en la placa de imágenes.

Tratamientos

El objetivo es prevenir una mayor disminución de la masa ósea. El tratamiento específico, en general, depende de qué cantidad de hueso dañado tengas.

Medicamentos y tratamiento

En los estadios iniciales de la necrosis avascular, los síntomas se pueden reducir con medicamentos y tratamiento. El médico podría recomendarte:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides. Los medicamentos como el ibuprofeno (Advil y Motrin IB, y otros) y el naproxeno sódico (Aleve y otros) pueden aliviar el dolor y la inflamación asociados con la necrosis avascular.
  • Medicamentos para la osteoporosis. Los medicamentos como el alendronato (Fosamax, Binosto), pueden disminuir el avance de la necrosis avascular, aunque las pruebas son dispares.
  • Medicamentos para bajar el colesterol. Disminuir la cantidad de colesterol y de lípidos en la sangre puede ayudar a prevenir los bloqueos de los vasos responsables de la necrosis avascular.
  • Anticoagulantes. Si tienes un trastorno de la coagulación, se pueden recetar anticoagulantes como la warfarina (Coumadin, Jantoven), para prevenir los coágulos en los vasos que nutren los huesos.
  • Descanso. Reducir el peso y el estrés sobre el hueso afectado puede retrasar el daño. Es posible que tengas que limitar la actividad física o utilizar muletas para aliviar el peso en la articulación durante varios meses.
  • Ejercicios. Podrían derivarte a un fisioterapeuta para que aprendas ejercicios para mantener o mejorar la amplitud de movimiento de la articulación.
  • Estimulación eléctrica. La corriente eléctrica puede promover el desarrollo de hueso nuevo que reemplace la zona lesionada por la necrosis avascular. La estimulación eléctrica se puede usar durante la cirugía y se aplica directamente sobre la zona lesionada. O se puede administrar a través de electrodos adheridos a la piel.

Cirugías y otros procedimientos

Debido a que la mayoría de las personas no comienza a tener síntomas hasta que la necrosis avascular está bastante avanzada, tu médico puede recomendarte una cirugía. Algunas de las opciones son:

  • Descompresión del núcleo. El cirujano elimina parte de la capa interna del hueso. Además de disminuir el dolor, el espacio adicional en el interior del hueso estimula la producción de tejido óseo sano y nuevos vasos sanguíneos.
  • Trasplante óseo (injerto). Este procedimiento puede fortalecer la zona del hueso afectada por la necrosis avascular. El injerto es una porción de hueso sano tomada de otra parte del cuerpo.
  • Remodelado óseo (osteotomía). En este procedimiento, se saca una porción de hueso de arriba o de abajo de una articulación que soporta peso, para alejar el peso del hueso lesionado. Con el remodelado óseo podrías posponer el reemplazo articular.
  • Reemplazo articular. Si el hueso afectado ya colapsó o si otras opciones de tratamiento no sirven, podrías necesitar una cirugía para reemplazar las partes lesionadas de la articulación con elementos de plástico o de metal. Se estima que el 10 por ciento de los reemplazos de cadera en los Estados Unidos se realizan para tratar la necrosis avascular de la cadera.
  • Tratamiento de medicina regenerativa. El aspirado y concentración de médula ósea es un procedimiento novedoso que, con el tiempo, podría ser adecuado para el estadio temprano de la necrosis avascular de la cadera. Las células madre se obtienen a partir de tu propia médula ósea. Durante la cirugía, se extrae un núcleo de hueso muerto de la cadera y, en su lugar, se colocan células madre; con este procedimiento existe una posibilidad de que crezca hueso nuevo.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Preparación para la consulta

Es posible que te deriven a un médico que se especializa en enfermedades de las articulaciones (reumatólogo) o a un cirujano ortopédico.

Qué puedes hacer

  • Toma nota de tus síntomas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información médica más importante, incluidas otras enfermedades y cualquier antecedente de lesiones que hayas sufrido en la articulación que te duele.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos tus medicamentos, vitaminas y suplementos.
  • Pídele a un familiar o amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar lo que te diga el médico.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle a tu médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos sobre los que quieres hablar en detalle. Te puede preguntar lo siguiente:

  • ¿Dónde le duele exactamente?
  • ¿Durante cuánto tiempo has tenido este dolor?
  • ¿Hay alguna posición de la articulación que mejore o empeore el dolor?
  • ¿Alguna vez consumiste esteroides, como la prednisona?
  • ¿Qué cantidad de alcohol bebes?
March 21, 2015
References
  1. Ferri FF. Ferri’s Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1 (Consejos clínicos de Ferri 2015: 5 libros en 1). Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 23 de enero de 2015.
  2. Jones LC, et al. Osteonecrosis (avascular necrosis of bone) (Osteonecrosis [necrosis avascular del hueso]). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 19 de enero de 2015.
  3. Firestein GS, et al. Kelley’s Textbook of Rheumatology (Manual de Reumatología de Kelley). 9.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2013. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 23 de enero de 2015.
  4. AskMayoExpert. Who gets avascular necrosis of the hip? (¿Quiénes sufren necrosis avascular en la cadera?). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  5. Questions and answers about osteonecrosis (avascular necrosis) (Preguntas y respuestas sobre la osteonecrosis [necrosis avascular]). Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases). http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Osteonecrosis/default.asp. Último acceso: 23 de enero de 2015.
  6. Chang-Miller A (opinión de un experto). Mayo Clinic, Phoenix/Scottsdale, Ariz. 29 de enero de 2015.
  7. Issa K, et al. Osteonecrosis of the femoral head: The total hip replacement solution (Osteonecrosis de la cabeza del fémur: la solución del reemplazo total de cadera). Bone & Joint Journal (Revista de Cirugía Ósea y Articular). 2013;95-B:46.