Medidas de cuidados integrales para un accidente cerebrovascular

El gráfico a continuación muestra el porcentaje de pacientes elegibles a quienes se les diagnosticó accidente cerebrovascular y recibieron todas las medidas de cuidados integrales para tratar esta afección.

Chart.

Fuente: Midas TJC Comprehensive Stroke Profile (Perfil integral de accidente cerebrovascular de TJC de Midas)

Cuidado integral, eficaz y oportuno para pacientes con accidentes cerebrovasculares Explicación de la atención
Porcentaje de pacientes elegibles para quienes se ha realizado una escala de accidente cerebrovascular del Instituto Nacional de Salud antes de una posible recanalización aguda Se debe considerar de suma prioridad y realizar de forma oportuna un examen neurológico para todos los pacientes que se presentan al departamento de emergencias del hospital con signos y síntomas de advertencia de accidente cerebrovascular. El uso de una herramienta de puntuación o escala estandarizada de accidente cerebrovascular garantiza que se evalúen los componentes principales del examen neurológico. Las puntuaciones obtenidas sirven de ayuda en el diagnóstico inicial del paciente, facilitan la comunicación entre profesionales de atención médica e identifican la elegibilidad de los pacientes para distintas intervenciones y la posibilidad de complicaciones.
Porcentaje de pacientes elegibles para los cuales se realiza una medición de gravedad antes de la intervención quirúrgica La hemorragia subaracnoidea y la hemorragia intracerebral son casos de emergencia médica que requieren un diagnóstico y evaluación rápidos. La gravedad de las hemorragias subaracnoideas debe documentarse con la escala de Hunt y Hess y la gravedad de las hemorragias intracerebrales debe documentarse con la escala de hemorragia intracerebral para registrar el cuadro clínico del paciente, debido a que es un indicador útil de los resultados que sirve para planificar los cuidados a futuro con la familia y los médicos.
Porcentaje de pacientes elegibles que se tratan con agente de reversión procoagulante Los pacientes que reciben anticoagulantes orales, así como los que padecen un trastorno de la coagulación (coagulopatía) congénito o adquirido, tienen un mayor riesgo de sufrir expansión hemorrágica y hemorragia intracerebral con sangrados asociados a la warfarina. Se recomiendan la inversión rápida del índice internacional normalizado con infusiones intravenosas de vitamina K y plasma fresco congelado o la normalización con concentrados de complejo de protrombina, debido a que varios estudios han indicado que estos agentes pueden normalizar rápidamente el índice internacional normalizado en cuestión de minutos
Porcentaje de pacientes con accidente cerebrovascular isquémico que desarrollan una hemorragia intracraneal sintomática ≤ 36 horas después del inicio del tratamiento con terapia de reperfusión endovascular La terapia de reperfusión endovascular en el accidente cerebrovascular isquémico agudo comprende varios procedimientos farmacológicos y mecánicos. La trombectomía endovascular mecánica (una opción de tratamiento para pacientes con oclusiones de vasos grandes en los que la trombólisis farmacológica está contraindicada o podría ser ineficaz) está destinada a mejorar el rescate de tejidos y disminuir la hemorragia por reperfusión a la vez que amplía la población elegible para el tratamiento. Este procedimiento puede realizarse solo o en combinación con activador tisular del plasminógeno intravenosa o intraarterial.
Porcentaje de pacientes elegibles que recibieron tratamiento con nimodipina en un plazo de 24 horas después de su llegada al hospital El vasoespasmo cerebral es una complicación grave que ocurre después de la hemorragia subaracnoidea. El estrechamiento de la luz arterial da como resultado una disminución en el flujo de sangre al cerebro (perfusión cerebral) alejado de la arteria, que produce un déficit neurológico retardado, el cual puede avanzar y convertirse en un infarto cerebral si no se controla de inmediato. El objetivo principal del tratamiento actual es evitar o limitar la gravedad del vasoespasmo cerebral.
Porcentaje de pacientes con accidente cerebrovascular isquémico tratados con terapia trombolítica (t-PA) intravenosa (IV) o intraarterial (IA) o terapia de reperfusión endovascular mecánica y tienen una escala de Rankin modificada menor o igual a 2 a los 90 días La escala de Rankin modificada es el modelo aceptado para evaluar la recuperación después de un accidente cerebrovascular. Las puntuaciones se usan para medir el grado de discapacidad o dependencia en actividades de la vida cotidiana. La confiabilidad y reproducibilidad de las puntuaciones se mejoran a través del uso de una entrevista estructurada por parte de un evaluador capacitado. Las entrevistas pueden realizarse en persona o por teléfono.
Porcentaje de pacientes con accidente cerebrovascular isquémico que reciben terapia de reperfusión endovascular mecánica y logran una trombólisis en infartos cerebrales 2B o superior dentro de los 120 minutos de la llegada al hospital. El grado de reperfusión según la escala de trombólisis en infartos cerebrales se utiliza para medir la reperfusión cerebral y, por lo tanto, la restauración de la circulación o revascularización y se debe lograr lo antes posible y dentro de las 6 horas posteriores al inicio del accidente cerebrovascular. La reducción del tiempo desde el inicio de los síntomas hasta la revascularización endovascular mecánica (MER) se asociada firmemente con mejores resultados clínicos.
Porcentaje de pacientes con accidente cerebrovascular isquémico que reciben terapia de reperfusión endovascular mecánica y logran una trombólisis en infartos cerebrales 2B o superior dentro de los 60 minutos desde el momento de la punción de la piel La reperfusión se debe lograr lo antes posible y dentro de las 6 horas posteriores al inicio del accidente cerebrovascular. La reducción del tiempo desde el inicio de los síntomas hasta la revascularización endovascular mecánica (MER) se asociada firmemente con mejores resultados clínicos.
Modelo integral de «todo o nada» para el accidente cerebrovascular El modelo integral para el accidente cerebrovascular es una medida de «aprueba-no aprueba» a nivel paciente individual en el que se pregunta si un paciente elegible ha recibido todos los tratamientos de cuidado integral considerados como los mejores para el accidente cerebrovascular.