La polisomnografía, también llamada estudio del sueño, es una prueba utilizada para diagnosticar trastornos del sueño. La polisomnografía registra las ondas cerebrales, los niveles de oxígeno en la sangre, la frecuencia cardíaca y respiratoria, así como los movimientos de los ojos y las piernas durante el estudio.

La polisomnografía se suele realizar en una unidad de trastornos del sueño, dentro de un hospital o en un centro del sueño. Te solicitarán que vayas al centro del sueño por la tarde para realizarte la polisomnografía, de manera que el estudio pueda registrar los patrones del sueño durante la noche. En ocasiones, la polisomnografía se realiza durante el día para adaptarse a los trabajadores por turnos que habitualmente duermen durante el día.

Además de ayudar a diagnosticar los trastornos del sueño, la polisomnografía se puede usar para ajustar tu plan de tratamiento si ya tienes un diagnóstico de trastorno del sueño.

Dec. 04, 2014