Diagnóstico

Diagnóstico del cáncer de mama

Entre las pruebas y los procedimientos utilizados para diagnosticar el cáncer de mama se incluyen los siguientes:

  • Examen de mama. Tu médico chequeará tus dos mamas y los ganglios linfáticos de la axila; palpará para ver si encuentra un bulto u otra anormalidad.
  • Mamografía. Una mamografía es una radiografía de la mama. Las mamografías generalmente se utilizan para detectar un cáncer de mama. Si se detecta una anormalidad en una mamografía de detección, tu médico puede recomendarte una mamografía de diagnóstico para realizar más evaluaciones de esa anormalidad.
  • Ultrasonido de mama. El ultrasonido utiliza ondas de sonido para generar imágenes de las estructuras dentro del cuerpo. Se puede utilizar el ultrasonido para determinar si un bulto nuevo en la mama es una masa sólida o un quiste lleno de líquido.
  • Extirpación de una muestra de células de mama para realizar pruebas (biopsia). Una biopsia es la única manera definitiva de realizar un diagnóstico de cáncer de mama. Las muestras para la biopsia se envían al laboratorio para su análisis, donde los expertos determinan si las células son cancerosas o no. La muestra para la biopsia también se analiza para determinar el tipo de células involucradas en el cáncer de mama, la agresividad (grado) del cáncer, y si las células cancerosas tienen receptores hormonales u otros receptores que pueden influir en tus opciones de tratamiento.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM) de mama. Un máquina de IRM utiliza un imán y ondas de radio para generar una imágenes del interior de tu mama. Antes de una IRM de mama, te inyectan un colorante.

Según tu situación, quizás se puedan realizar otras pruebas y procedimientos.

Etapas del cáncer de mama

Una vez que tu médico te diagnostica cáncer de mama, determinará la extensión (etapa) de tu cáncer. La etapa del cáncer ayuda a determinar el pronóstico y las opciones de tratamiento.

Es posible que la información completa sobre la etapa de tu cáncer de mama no esté disponible sino hasta después de que te sometas a una cirugía de cáncer de mama.

Entre las pruebas y procedimientos utilizados para diagnosticar la etapa del cáncer de mama se incluyen las siguientes:

  • análisis de sangre, como un hemograma completo;
  • mamografía de la otra mama para buscar signos de cáncer;
  • IRM de mama;
  • exploración ósea;
  • tomografía computarizada (TC);
  • tomografía por emisión de positrones (TEP).

No todas las mujeres necesitan todas estas pruebas y procedimientos. Tu médico elegirá las pruebas adecuadas según tus circunstancias específicas y los síntomas nuevos que puedas estar sintiendo.

Las etapas del cáncer de mama van de 0 a IV, en donde 0 indica que el cáncer es no invasivo o que se encuentra en el conducto galactóforo. La etapa IV de cáncer de mama, también llamada cáncer de mama metastásico, indica que el cáncer se ha extendido hacia otras áreas del cuerpo.

Tratamiento

Tu médico determina las opciones de tratamiento contra el cáncer de mama según tu tipo de cáncer de mama, su etapa y grado, tamaño, y si las células cancerosas son sensibles a las hormonas. Tu médico también considera tu salud general y tus preferencias.

La mayoría de las mujeres se someten a cirugía de cáncer de mama y también reciben tratamiento adicional antes o después de la cirugía, como quimioterapia, terapia hormonal o radiación.

Existen muchas opciones para el tratamiento del cáncer de mama, y es posible que te sientas abrumada al tomar decisiones complejas sobre tu tratamiento. Considera buscar la segunda opinión de un especialista en mamas de un centro o clínica de mamas. Habla con otras mujeres que han enfrentado la misma decisión.

Cirugía de cáncer de mama

Entre las cirugías utilizadas para tratar el cáncer de mama se incluyen las siguientes:

  • Extracción del cáncer de mama (tumorectomía). Durante la tumorectomía, término que puede referirse a una cirugía para conservar la mama o a una escisión local amplia, el cirujano extirpa el tumor y un pequeño margen del tejido saludable que lo rodea. La tumorectomía generalmente solo se realiza en casos de tumores pequeños.
  • Extirpación de toda la mama (mastectomía). La mastectomía es una cirugía en la que se extirpa todo el tejido de tu mama. En la mayoría de los procedimientos de mastectomía se extirpa todo el tejido de la mama, los lóbulos, los conductos, el tejido graso y una porción de piel que incluye el pezón y la areola (mastectomía simple).

    En una mastectomía que conserva la piel, la piel que se encuentra sobre la mama se deja intacta para mejorar la reconstrucción y el aspecto. Según la ubicación y el tamaño del tumor, quizás también sea posible conservar el pezón.

  • Extirpación de una cantidad limitada de ganglios linfáticos (biopsia del ganglio centinela). Para determinar si el cáncer se ha extendido a tus ganglios linfáticos, tu cirujano hablará contigo sobre lo que implica extraer los ganglios linfáticos que son los primeros en recibir el drenaje linfático de tu tumor.

    Si no se encuentra cáncer en esos ganglios linfáticos, hay pocas posibilidades de encontrar cáncer en cualquiera de los ganglios linfáticos remanentes y no es necesario extirpar ningún otro.

  • Extirpación de varios ganglios linfáticos (disección de los ganglios linfáticos de la axila). Si se descubre cáncer en los ganglios centinelas, tu cirujano hablará contigo sobre lo que implica extirpar los ganglios linfáticos adicionales de la axila.
  • Extirpación de ambas mamas. Algunas mujeres con cáncer en una mama pueden decidir que les extirpen la otra mama, saludable, (mastectomía contralateral profiláctica) si tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer en ella debido a una predisposición genética o un antecedente familiar fuerte.

    La mayoría de las mujeres que tienen cáncer en una mama nunca desarrollan cáncer en la otra mama. Consulta con su médico sobre tu riesgo de tener cáncer de mama, así como también sobre los beneficios y los riesgos de este procedimiento.

Las complicaciones de la cirugía de cáncer de mama dependen del procedimiento que elijas. La cirugía de cáncer de mama conlleva un riesgo de dolor, hemorragia, infección e inflamación del brazo (linfedema).

Algunas mujeres optan por realizarse una reconstrucción de la mama luego de la cirugía. Consulta con tu cirujano sobre tus opciones y preferencias.

Considera la derivación a un cirujano plástico antes de realizarte la cirugía de cáncer de mama. Tus opciones pueden ser una reconstrucción con un implante mamario (de silicona o de solución salina) o una reconstrucción con tu propio tejido. Estas cirugías pueden realizarse en el mismo momento de la mastectomía o después.

Radioterapia

La radioterapia utiliza haces de energía de alta potencia, como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas. La radioterapia generalmente se realiza con una gran máquina que dirige los haces de energía hacia tu cuerpo (radiación con haz externo). Sin embargo, la radiación también se puede realizar al colocar material radiactivo en tu cuerpo (braquiterapia).

La radiación con haz externo generalmente se realiza luego de la tumorectomía para el cáncer de mama en etapa temprana. Los médicos también pueden recomendar que te realices radioterapia en la pared torácica luego de la mastectomía, en los casos de cáncer de mama más grandes o cánceres que se extendieron a los ganglios linfáticos.

Entre los efectos secundarios de la radioterapia se incluyen fatiga y un sarpullido rojo similar a una quemadura de sol en el lugar donde se dirige la terapia. El tejido de la mama puede inflamarse o ponerse más firme. En raras ocasiones se producen problemas más serios, como que se dañen el corazón o pulmones o, muy raramente, se desarrollen segundos cánceres en el área tratada.

Quimioterapia

La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. Si presentas un alto riesgo de que tu cáncer vuelva a desarrollarse o se extienda a otra parte de tu cuerpo, tu médico puede recomendarte la quimioterapia para disminuir la posibilidad de que esto suceda. Esto se conoce como quimioterapia adyuvante.

La quimioterapia a veces se administra antes de la cirugía a las mujeres con tumores de mama grandes. El objetivo es encoger el tumor a un tamaño que sea más fácil de extirpar mediante la cirugía.

La quimioterapia también se administra a mujeres cuyo cáncer se ha extendido hacia otra parte del cuerpo. La quimioterapia se puede recomendar para intentar controlar el cáncer y disminuir cualquier síntoma producido por él.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen de los medicamentos que se te administren. Entre los típicos efectos secundarios se incluyen pérdida de cabello, náuseas, vómitos, fatiga y un alto riesgo de desarrollar infecciones. Entre los efectos secundarios atípicos se pueden incluir menopausia prematura, infertilidad (en caso de mujeres premenopáusicas), daños en el corazón y riñones, daños en los nervios y, muy raramente, cáncer de las células sanguíneas.

Terapia hormonal

La terapia hormonal —mejor llamada terapia de bloqueo hormonal— generalmente se utiliza para tratar los casos de cáncer de mama que son más sensibles a las hormonas. A veces, los médicos se refieren a estos tipos de cáncer como con «receptores de estrógeno positivos» y «receptores de progesterona positivos».

La terapia hormonal puede usarse antes o después de una cirugía u otros tratamientos para disminuir la probabilidad de recurrencia del cáncer. Si el cáncer ya se ha expandido, la terapia hormonal podría disminuir el tamaño del tumor y controlarlo.

Los tratamientos que pueden usarse en la terapia hormonal incluyen los siguientes:

  • Medicamentos que impiden que las hormonas se adhieran a las células cancerosas. Los moduladores selectivos de los receptores de estrógeno (SERM) impiden que el estrógeno se adhiera al receptor de estrógeno de las células cancerosas, lo cual disminuye la velocidad de crecimiento de los tumores y mata las células tumorales.

    Los SERM incluyen el tamoxifeno, el raloxifeno (Evista) y el toremifeno (Fareston).

    Los posibles efectos secundarios incluyen sofocos, sudores nocturnos y sequedad vaginal. Los riesgos más importantes incluyen la formación de coágulos sanguíneos, accidentes cerebrovasculares, cáncer de útero y cataratas.

  • Medicamentos que impiden que el organismo produzca estrógeno después de la menopausia. Estos medicamentos, llamados inhibidores de la aromatasa, bloquean la acción de una enzima que convierte los andrógenos del organismo en estrógenos. Estos medicamentos resultan eficaces solamente en mujeres posmenopáusicas.

    Los inhibidores de la aromatasa incluyen el anastrozol (Arimidex), el letrozol (Femara) y el exemestano (Aromasin).

    Los efectos secundarios incluyen sofocos, sudores nocturnos, sequedad vaginal, dolor articular y muscular y mayor riesgo de pérdida del grosor óseo (osteoporosis).

  • Un medicamento que fija como objetivo los receptores de estrógeno para su destrucción. El medicamento fulvestrant (Faslodex) bloquea los receptores de estrógeno de las células cancerosas y envía señales a las células para que destruyan los receptores. El fulvestrant se utiliza en mujeres posmenopáusicas. Los efectos secundarios que pueden presentarse incluyen sofocos y dolor articular.
  • Cirugía o medicamentos para frenar la producción de hormonas en los ovarios. En las mujeres posmenopáusicas, la cirugía para extirpar los ovarios o los medicamentos para impedir que estos fabriquen estrógeno puede ser un tratamiento hormonal eficaz.

Medicamentos dirigidos

Los tratamientos farmacológicos dirigidos atacan anormalidades específicas que se encuentran dentro de las células cancerosas. Entre los medicamentos dirigidos utilizados para tratar el cáncer de mama se incluyen los siguientes:

  • Trastuzumab (Herceptin). Algunos cánceres de mama producen una cantidad excesiva de una proteína denominada receptor del factor de crecimiento epidérmico 2 (HER2), que contribuye con el crecimiento y la supervivencia de las células de cáncer de mama. Si las células del cáncer de mama producen mucha HER2, trastuzumab puede ayudar a bloquear esa proteína y hacer que las células cancerosas se mueran. Entre los efectos secundarios se pueden incluir dolores de cabeza, diarrea y problemas cardíacos.
  • Pertuzumab (Perjeta). Pertuzumab ataca a la proteína HER2 y se ha aprobado su administración para el tratamiento de cáncer de mama metastásico en combinación con trastuzumab y quimioterapia. Esta combinación de tratamientos se reserva para las mujeres que aún no han recibido otros tratamientos farmacológicos para tratar su cáncer. Entre los efectos secundarios se pueden incluir diarrea, pérdida de cabello y problemas cardíacos.
  • Ado-trastuzumab (Kadcyla). Este medicamento combina trastuzumab con un medicamento que mata células. Cuando el medicamento de combinación ingresa al cuerpo, trastuzumab lo ayuda a encontrar las células cancerosas debido a que HER2 lo atrae. A continuación, el medicamento que mata células es liberado en las células cancerosas. Ado-trastuzumab puede ser una opción para mujeres con cáncer de mama metastásico que ya han probado trastuzumab y quimioterapia.
  • Lapatinib (Tykerb). Lapatinib ataca la proteína HER2 y se ha aprobado su administración para el tratamiento de cáncer de mama metastásico o avanzado. Lapatinib puede administrarse en combinación con quimioterapia o tratamiento hormonal. Entre los efectos secundarios potenciales se incluyen diarrea, dolor en las manos y pies, náuseas, y problemas cardíacos.
  • Palbociclib (Ibrance). Palbociclib se administra con inhibidores de aromatasa a mujeres con cáncer de mama con receptor hormonal positivo y avanzado. Entre los efectos secundarios se pueden incluir un alto riesgo de infecciones, fatiga y náuseas.
  • Everolimus (Afinitor). Everolimus ataca una vía que involucrada en el crecimiento de células cancerosas. Se administra en combinación con exemestano a mujeres con cáncer de mama avanzado. Entre los efectos secundarios se pueden incluir llagas en la boca, alto riesgo de infecciones, sarpullido y problemas pulmonares.

Cuidados de apoyo (paliativos)

Los cuidados paliativos se tratan de atención médica especializada que se concentra en brindar alivio del dolor y de otros síntomas de una enfermedad seria. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan contigo, con tu familia y con tus otros médicos para brindar un apoyo adicional que complementa tu atención en curso. Los cuidados paliativos pueden realizarse mientras el paciente se somete a otros tratamientos agresivos, como cirugía, quimioterapia o radioterapia.

Cuando los cuidados paliativos se utilizan junto con todos los otros tratamientos correspondientes, las personas con cáncer pueden sentirse mejor y vivir más.

Los cuidados paliativos son proporcionados por un equipo de médicos, enfermeras y otros profesionales capacitados especialmente. Los equipos de cuidados paliativos tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y sus familiares. Esta forma de cuidado se ofrece junto con tratamientos curativos u otros tratamientos que puedas recibir.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Medicina alternativa

No se ha demostrado que ningún tratamiento médico alternativo cure el cáncer de mama. Sin embargo, las terapias médicas alternativas y complementarias pueden ayudarte a enfrentar los efectos secundarios del tratamiento al combinarse con la atención de tu médico.

Muchos supervivientes del cáncer de mama sienten una fatiga durante y después del tratamiento que puede continuar por años. Al combinarse con la atención de tu médico, las terapias médicas alternativas y complementarias pueden ayudarte a aliviar la fatiga.

Habla con tu médico sobre lo siguiente:

Medicina alternativa para la fatiga.

  • Actividad física de intensidad baja. Si tu médico lo aprueba, comienza a realizar actividad física de intensidad baja unas pocas veces a la semana y añade más intensidad si sientes deseo de hacerlo. Considera practicar caminata, natación, yoga o tai chi.
  • Control del estrés. Toma el control del estrés en tu vida diaria. Intenta aplicar técnicas para reducir el estrés, como relajación muscular, visualización y pasar tiempo con amigos y familiares.
  • Expresión de tus sentimientos. Encuentra una actividad que te permita escribir sobre tus emociones o analizarlas, como escribir un diario, participar en un grupo de apoyo o hablar con un consejero.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Un diagnóstico de cáncer de mama puede ser abrumador. Justo mientras intentas enfrentar la conmoción y los miedos sobre tu futuro, se te pide que tomes decisiones importantes con respecto a tu tratamiento.

Cada persona encuentra su propia manera de enfrentar un diagnóstico de cáncer. Hasta que encuentres lo que te resulte mejor, lo siguiente te puede ayudar:

  • Obtén información sobre cáncer de mama que sea suficiente como para tomar decisiones sobre tu cuidado. Si deseas saber más sobre tu cáncer de mama, pregunta a tu médico sobre los detalles de tu cáncer: el tipo, la etapa y el estado del receptor hormonal. Solicita buenas fuentes de información actualizada sobre tus opciones de tratamiento.

    Saber más sobre tu cáncer y las opciones a disposición te puede ayudar a sentirte más segura al tomar decisiones. Aun así, algunas mujeres no desean saber los detalles de su cáncer. Si esto es lo que deseas, infórmaselo a tu médico.

  • Habla con otros supervivientes de cáncer de mama. Hablar con otras personas que se encuentran en la misma situación te puede resultar útil y alentador. Comunícate con American Cancer Society (Sociedad Estadounidense Contra el Cáncer) para obtener información sobre grupos de apoyo en tu área y en línea.
  • Busca a alguien con quien hablar sobre tus sentimientos. Busca a un amigo o familiar que sea bueno escuchando, o habla con un miembro del clero o consejero. Solicita a tu médico una derivación a un consejero u otro profesional que atienda a supervivientes del cáncer.
  • Mantente unido a tus amigos y familiares. Tus amigos y tu familia pueden ser una red de apoyo crucial durante tu tratamiento oncológico.

    Al contarles a las personas acerca de tu cáncer de mama, seguramente muchos te ofrecerán ayuda. Piensa con anticipación con qué deseas ayuda; puedes necesitar a alguien con quien hablar cuando te desanimes o quien te ayude a preparar la comida.

  • Conserva la intimidad con tu pareja. En las culturas occidentales, los senos de las mujeres se asocian con la atracción, la femineidad y la sexualidad. Debido a estas actitudes, el cáncer de mama puede afectar tu imagen y lastimar tu autoestima en las relaciones íntimas. Habla con tu pareja sobre tus inseguridades y tus sentimientos.

Cómo prepararte para la consulta

Consulta con su equipo de atención médica

Las mujeres con cáncer de mama pueden tener consultas con sus médicos de atención primaria, así como también con muchos otros médicos y otros profesionales de la salud, entre los que se encuentran los siguientes:

  • especialistas en la salud de la mama;
  • cirujanos de mama;
  • médicos que se especializan en análisis de diagnósticos, como mamografías (radiólogos);
  • médicos que se especializan en el tratamiento del cáncer (oncólogos);
  • médicos que tratan cáncer con radiación (oncólogos de radiación);
  • asesores en genética;
  • cirujanos plásticos.

Qué puedes hacer para prepararte

  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Anota tus antecedentes familiares de cáncer. Anota a todos tus familiares que hayan tenido cáncer, incluido el vínculo familiar con cada uno de ellos, el tipo de cáncer, la edad del diagnóstico y si la persona sobrevivió.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Guarda todos los registros que se relacionen con el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Organiza tus registros en una carpeta que puedas llevar a las consultas.
  • Considera llevar a un familiar o amigo de confianza. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que tú olvidaste mencionar.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Preguntas para hacerle al médico

El tiempo con tu médico es limitado, por lo que preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar el tiempo al máximo. Enumera las preguntas de la más importante a la menos importante, en caso de que se agote el tiempo. Con respecto al cáncer de mama, estas son algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico:

  • ¿Qué tipo de cáncer de mama tengo?
  • ¿En qué etapa se encuentra mi cáncer?
  • ¿Puede explicarme mi informe patológico? ¿Puedo tener una copia de mis expedientes?
  • ¿Tengo que realizarme más pruebas?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento que se encuentran disponibles para mí?
  • ¿Cuáles son los beneficios de cada tratamiento que recomienda?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de cada opción de tratamiento?
  • ¿El tratamiento me provocará menopausia?
  • ¿De qué forma afectará mi vida diaria cada tratamiento? ¿Puedo seguir trabajando?
  • ¿Hay algún tratamiento que le parezca mejor que los otros?
  • ¿Cómo sabe que estos tratamientos me beneficiarán?
  • ¿Qué le recomendaría a un amigo o familiar en mi situación?
  • ¿Qué tan pronto necesito tomar una decisión sobre el tratamiento oncológico?
  • ¿Qué sucedería si no quiero hacer ningún tratamiento oncológico?
  • ¿Cuánto costará el tratamiento oncológico?
  • ¿Mi seguro médico cubre las pruebas y tratamientos que me recomienda?
  • ¿Debo buscar una segunda opinión? ¿Mi seguro lo cubre?
  • ¿Tiene algún folleto o información impresa que me pueda llevar? ¿Qué sitios web o libros me recomienda?
  • ¿Existen ensayos clínicos o tratamientos nuevos que deba considerar?

Además de las preguntas que has preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacerle preguntas adicionales que se te ocurran durante la consulta.

Qué puedes esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas puede darte tiempo luego para tratar otros puntos que quieras abordar. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán agudos son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar los síntomas?
Aug. 16, 2016
References
  1. AskMayoExpert. Breast cancer. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2015.
  2. Breast cancer. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed May 3, 2016.
  3. Townsend CM Jr, et al. Diseases of the breast. Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 19th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 3, 2016.
  4. Leading new cancer cases and deaths — 2016 estimates. American Cancer Society. http://www.cancer.org/research/cancerfactsstatistics/cancerfactsfigures2016/index. Accessed May 4, 2016.
  5. SEER stat fact sheet: Female breast cancer. National Cancer Institute. http://seer.cancer.gov/statfacts/html/breast.html. Accessed May 4, 2016.
  6. AskMayoExpert. Breast reconstruction. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2016.
  7. What you need to know about breast cancer. National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/publications/patient-education/wyntk-breast-cancer. Accessed May 9, 2016.
  8. Hormone therapy for breast cancer. National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/types/breast/breast-hormone-therapy-fact-sheet. Accessed May 9, 2016.
  9. Cancer‐related fatigue. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed May 3, 2016.
  10. Palliative care. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed May 3, 2016.
  11. Faslodex (prescribing information). Wilmington, Del.: AstraZeneca; 2016. http://www.faslodex.com. Accessed May 9, 2016.
  12. Herceptin (prescribing information). South San Francisco, Calif.: Genentech Inc.; 2016. http://www.herceptin.com. Accessed May 9, 2016.
  13. Perjeta (prescribing information). South San Francisco, Calif.: Genentech Inc.; 2016. http://www.perjeta.com. Accessed May 9, 2016.
  14. Kadcyla (prescribing information). South San Francisco, Calif.: Genentech Inc.; 2016. http://www.kadcyla.com. Accessed May 9, 2016.
  15. Tykerb (prescribing information). Research Triangle Park, N.C.: GlaxoSmithKline; 2015. http://www.tykerb.com. Accessed May 9, 2016.
  16. McDermott AM, et al. Surgeon and breast unit volume-outcome relationships in breast cancer surgery and treatment. Annals of Surgery. 2013;258:808.
  17. Ibrance (prescribing information). New York, N.Y.: Pfizer; 2016. http://www.ibrance.com. Accessed May 6, 2016.
  18. Afinitor (prescribing information). East Hanover, N.J.: Novartis; 2016. http://www.afinitor.com. Accessed May 6, 2016.
  19. AskMayoExpert. Tamoxifen and CYP2D6. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2014.
  20. Breast SPOREs. National Cancer Institute. http://trp.cancer.gov/spores/breast.htm. Accessed May 3, 2016.
  21. Cook AJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 3, 2016.
  22. Toledo E, et al. Mediterranean diet and invasive breast cancer risk among women at high cardiovascular risk in the PREDIMED trial. JAMA Internal Medicine. 2015;175:1752.
  23. Breast cancer prevention — Patient version (PDQ). National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/types/breast/patient/breast-prevention-pdq. Accessed May 9, 2016.