El Programa para Tumores Cerebrales de Mayo Clinic (disponible en los campus de la clínica en Arizona, Florida y Minnesota) ofrece atención personalizada, integral y especializada a las personas con tumores cerebrales. Si tienes un tumor cerebral grave, complejo o raro —como un glioma, un meningioma, tumores pituitarios, tumores de la base del cráneo o metástasis cerebrales—, aquí encontrarás exactamente la atención que necesitas. Tu equipo de atención se dedica a asignarte el equipo médico o quirúrgico que mejor se adapte a tu situación particular. Esto incluye elegir qué clínica es la más conveniente para ti.

Ver todo panorama general

Todos los días me siento inspirada. Todos los días hay un paciente que me da una lección de humildad. Cuando a un paciente se le diagnostica cáncer cerebral y debe hablar con alguien como yo o hacer una consulta con un neurooncólogo, es uno de los momentos que más miedo da. Entonces, uso los dones que creo que tengo para intentar darles tranquilidad. Quiero que reciban la mejor atención posible en un ambiente donde sientan que pueden confiar y donde estén cómodos. Si no puedes conectar con la persona para que pueda abrirse y hablar de cuáles son sus preocupaciones, habrás fracasado. A veces me preguntan: “¿Cómo haces para sentarte frente a las personas y tener conversaciones difíciles?”. La verdad es: ¿cómo no lo haría? Creo que estoy cumpliendo con mi propósito.

Kay Pool: He andado en patineta desde los cinco años. Una de las cosas que más me gusta es llevar a los niños e involucrarlos también a ellos en la actividad. Los primeros síntomas que presenté fueron dos convulsiones de tipo gran mal. Tengo una familia joven, estábamos esperando un bebé. Luego, en diciembre, tuve una convulsión focal importante. No podía hablar.

Dr. Daniel Lachance: La Srta. Pool asistió a Mayo Clinic después de padecer convulsiones epilépticas; por ese motivo, se realizaron estudios por imágenes del cerebro y, poco después, comprendimos que tenía un glioma, es decir, un tipo de tumor cerebral primario.

Dr. Ian Parney: Sin embargo, este caso presentó algo único: cuando ocurrió, la paciente estaba embarazada. Tenía 21 semanas de embarazo. En estas situaciones, el mejor tratamiento para el bebé es el mejor tratamiento para la madre, así que quisimos avanzar y considerar una cirugía para la paciente. Fue una situación compleja.

Kay Pool: Ya habíamos hablado con el Dr. Lachance, así que conocíamos su sugerencia: una cirugía del cerebro sin dormirme. Hablamos con el Dr. Parney. Fue muy específico sobre lo que ocurriría, así que no tuvimos dudas.

Byron Pool: No es una operación que se realiza a diario. Y ella se sentía segura, él también. Además, debido al lugar donde se encontraba el tumor y al hecho de que afectaba el habla, era prácticamente nuestra única opción.

Dr. Ian Parney: No exagero cuando digo que es extremadamente importante tener experiencia para lidiar con cosas como tumores cerebrales. En Mayo Clinic, realizamos más de 1000 procedimientos en tumores cerebrales al año, solo en Rochester.

Byron Pool: Realmente apreciamos que no hayan tenido miedo de consultar a otros médicos también. Sentimos que teníamos un verdadero equipo trabajando con nosotros.

Dr. Ian Parney: Contamos con colegas de neurología, oncología neurológica y neurocirugía.

Dr. Daniel Lachance: También estaba presente el equipo de obstetricia de alto riesgo para ayudarnos a cuidar el embarazo.

Dr. Ian Parney: Todos ellos aportaron su vasta experiencia, lo que verdaderamente lleva a mejores resultados.

Kay Pool: Sentimos que todos sabían con seguridad que esta era la mejor opción para nosotros.

Dr. Ian Parney: La cirugía fue un éxito y la paciente no presentó ningún problema neurológico importante. Una de las mejores cosas, para mí, fue que realizamos una ecografía del bebé al finalizar la cirugía y puedo jurar que el bebé me saludó con la mano. Fue algo maravilloso.

Kay Pool: Estoy muy agradecida de tener la oportunidad de ser mamá de dos hermosos niños. Ha sido realmente maravilloso disfrutar de ese momento cada día.