Descripción general

La prostatectomía es una cirugía para extraer una parte o toda la próstata. La próstata se sitúa en la pelvis del varón, por debajo de la vejiga urinaria. Rodea la uretra, que lleva la orina desde la vejiga hasta el pene.

El procedimiento se utiliza para tratar una serie de trastornos que afectan la próstata. En la mayoría de los casos, se utiliza como tratamiento para el cáncer de próstata.

La prostatectomía se puede realizar de distintas maneras, según la afección que se desee tratar. Entre las opciones disponibles, se puede mencionar la cirugía robótica mínimamente invasiva o la cirugía abierta tradicional.

En la mayoría de los casos, los urólogos de Mayo Clinic utilizan técnicas endoscópicas de avanzada para abordar los síntomas de agrandamiento de próstata sin la necesidad de realizar una cirugía abierta, laparoscópica o robótica.

Por qué se realiza

Con mayor frecuencia, la prostatectomía se realiza para tratar el cáncer de próstata localizado. Puede usarse sola o combinada con radiación, quimioterapia y terapia hormonal.

La prostatectomía radical es una cirugía para extirpar toda la glándula prostática y los ganglios linfáticos circundantes para tratar a hombres que padecen cáncer de próstata localizado. Un cirujano puede realizar una prostatectomía radical mediante diferentes técnicas, entre ellas:

  • Prostatectomía radical asistida por robot. El cirujano hace entre cinco y seis pequeñas incisiones en la parte inferior del abdomen para extirpar la próstata. Él o ella se sienta en una consola y usa instrumentos conectados a un dispositivo mecánico asistido por computadora (robot). El dispositivo robótico permite una respuesta más precisa al movimiento de las manos del cirujano.
  • Prostatectomía radical abierta. El cirujano suele hacer una incisión en la parte inferior del abdomen para extirpar la próstata.

Con menos frecuencia, se puede recomendar la prostatectomía simple para hombres que presenten síntomas urinarios graves y glándulas prostáticas muy agrandadas. Las glándulas prostáticas agrandadas se conocen como hiperplasia benigna de próstata (HBP).

La prostatectomía simple suele realizarse como un procedimiento mínimamente invasivo con asistencia robótica. No se realiza a menudo como un procedimiento abierto.

La prostatectomía simple para tratar la hiperplasia benigna de la próstata no siempre implica extirpar toda la próstata, como en la prostatectomía radical. A través de este procedimiento, se extrae solo la parte de la próstata que bloquea el flujo de orina. La cirugía alivia los síntomas urinarios y las complicaciones que derivan del flujo de orina bloqueado, entre ellas:

  • Necesidad frecuente y urgente de orinar
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Orina lenta (prolongada)
  • Mayor frecuencia de micción por la noche
  • Detenerse y comenzar a orinar nuevamente
  • Sensación de no poder vaciar completamente la vejiga
  • Infecciones urinarias
  • Imposibilidad de orinar

En la mayoría de los casos, los urólogos de Mayo Clinic utilizan técnicas endoscópicas de avanzada para abordar estos síntomas sin realizar incisiones.

Tu equipo quirúrgico analizará las ventajas y desventajas de cada técnica, así como también tus preferencias, para determinar qué enfoque es el más adecuado para ti.

Médico en consulta con un paciente. Explicación de las opciones de prostatectomía

Un urólogo de Mayo Clinic explica las opciones de prostatectomía.

Riesgos

Riesgos de la prostatectomía radical

Además de los riesgos asociados a cualquier cirugía, los riesgos de una prostatectomía radical comprenden los siguientes:

  • Sangrado
  • Infección de las vías urinarias
  • Incontinencia urinaria
  • Disfunción eréctil (impotencia)
  • Estrechamiento de la uretra o del cuello de la vejiga
  • Formación de quistes que contienen linfa (linfocele)

En Mayo Clinic, los urólogos que hacen procedimientos de prostatectomía tienen una capacitación avanzada y una amplia experiencia en todos los aspectos de la cirugía. Gran parte de esta experiencia se debe a la gran cantidad de pacientes que tratamos: en Mayo Clinic se hacen más cirugías robóticas que en cualquier otro lugar del mundo. Además, el enfoque multidisciplinario de Mayo asegura las tasas más bajas de complicaciones y brinda los mejores resultados posibles para las personas que se hacen esta cirugía.

Riesgos de la prostatectomía simple

Si bien la prostatectomía simple es eficaz para aliviar los síntomas urinarios, presenta un mayor riesgo de complicaciones y un mayor tiempo de recuperación que otros procedimientos para tratar el agrandamiento de próstata, como la resección transuretral de la próstata, la cirugía de vaporización fotoselectiva de la próstata con láser o la cirugía de próstata con láser de holmio.

Entre los riesgos de la prostatectomía simple abierta se pueden mencionar:

  • Sangrado
  • Infección de las vías urinarias
  • Incontinencia urinaria
  • Orgasmo seco
  • Disfunción eréctil (impotencia)
  • Estrechamiento (constricción) de la uretra o del cuello de la vejiga

Cómo prepararse

Antes de la cirugía, es posible que el médico desee hacer una prueba que utiliza un campo visual para observar el interior de la uretra y la vejiga (cistoscopia). La cistoscopia le permite al médico comprobar el tamaño de la próstata y examinar el sistema urinario. Es posible que el médico también quiera realizar otras pruebas, como análisis de sangre o pruebas para medir específicamente la próstata y el flujo de orina.

Sigue las instrucciones del médico acerca de lo que debes hacer antes del tratamiento. Estos son algunos temas para hablar con el médico:

Alimentos y medicamentos

  • Tus medicamentos. Dile al médico todos los medicamentos con receta, de venta libre o suplementos que tomas. Esto es especialmente importante si tomas medicamentos anticoagulantes, como warfarina (Coumadin) o clopidogrel (Plavix), y analgésicos de venta libre como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno sódico (Aleve u otros). Es posible que varios días antes a la cirugía el cirujano te pida que suspendas los medicamentos que aumenten el riesgo de sangrado.
  • Alergias o reacciones a medicamentos. Habla con el equipo de atención médica que te atiende sobre las alergias o reacciones que hayas tenido a algún medicamento.
  • Ayuno antes de la cirugía. Probablemente tu médico te pida que no comas ni bebas nada después de la medianoche. En la mañana del procedimiento, toma solo los medicamentos que tu médico te indique con un pequeño sorbo de agua.
  • Preparación del intestino antes de la cirugía. Es posible que te entreguen un kit e instrucciones para que te realices un enema a fin de limpiar el intestino antes de la cirugía.

Ropa y elementos personales

Planifica con anticipación para evitar usar estos elementos en la cirugía:

  • Joyas
  • Anteojos
  • Lentes de contacto
  • Dentaduras postizas

Arreglos posteriores a la cirugía

Pregúntale al médico cuánto tiempo estarás en el hospital. Haz arreglos con anticipación para que te lleven a casa, porque no podrás conducir inmediatamente después de la cirugía.

Restricciones en las actividades

Es posible que no puedas trabajar ni realizar actividades extenuantes durante varias semanas después de la cirugía. Pregúntale al médico cuánto tiempo de recuperación podrías necesitar.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

La prostatectomía suele realizarse con anestesia general, lo que significa que no estarás despierto durante el procedimiento. Tu médico también puede darte un antibiótico justo antes de la cirugía para ayudar a evitar una infección.

Durante el procedimiento

  • Prostatectomía radical asistida por robot. Tu cirujano se sienta frente a una consola con control remoto cerca tuyo y de la mesa de operaciones y controla con precisión el movimiento de los instrumentos quirúrgicos con dos dispositivos de control que usan ambas manos y dedos. La consola muestra una vista tridimensional amplificada del área quirúrgica que permite que el cirujano visualice el procedimiento en mucho mayor detalle que en la cirugía laparoscópica tradicional.

    El sistema robótico permite realizar incisiones más pequeñas y precisas, lo que promueve en algunos hombres una recuperación más rápida que con la cirugía abierta tradicional. Al igual que con la cirugía retropúbica abierta, el enfoque robótico permite técnicas de preservación de nervios que pueden conservar la potencia sexual y la continencia en una persona seleccionada adecuadamente.

  • Prostatectomía radical abierta. Tu cirujano realiza una incisión en la parte inferior del abdomen, desde justo debajo del ombligo hasta justo encima del pubis. Después de diseccionar cuidadosamente la glándula prostática de los nervios y vasos sanguíneos que la rodean, el cirujano extrae la próstata junto con el tejido cercano. La incisión luego se cierra con suturas.
  • Prostatectomía simple. Al comienzo del procedimiento, el médico puede introducir un endoscopio largo y flexible (cistoscopio) en la cabeza del pene para ver el interior de la uretra, la vejiga y el área de la próstata. Tu médico luego insertará un tubo (sonda de Foley) en la punta del pene, que se extenderá hasta la vejiga para drenar la orina durante el procedimiento. La ubicación de las incisiones dependerá de la técnica que utilice el médico. Si también tienes un problema de hernia o de vejiga, tu médico puede usar la cirugía como una oportunidad para solucionarlo.

    Una vez que tu médico haya extraído la parte de la próstata que provocaba los síntomas, se pueden insertar uno o dos tubos de drenaje temporal en los orificios de la piel cerca del lugar donde se realizó la cirugía. Un tubo va directamente a la vejiga (tubo suprapúbico) y el otro tubo se coloca en el área donde se extrajo la próstata (drenaje pélvico).

Después del procedimiento

Después de la cirugía, sucederá lo siguiente:

  • Te administrarán analgésicos intravenosos Tu médico puede darte prescribirte analgésicos para que tomes después de que extraigan la vía intravenosa.
  • Tu médico te hará caminar el mismo día o el día después de la cirugía. También realizarás ejercicios para mover los pies mientras estás en la cama.
  • Probablemente te vayas a tu casa el día después de la cirugía. Cuando el médico crea que es seguro que regreses a tu casa, se quitará el drenaje pélvico. Deberás regresar al médico en una o dos semanas para que te quiten las grapas.
  • Regresarás a tu casa con la sonda colocada. La mayoría de los hombres necesita una sonda urinaria durante siete a 10 días después de la cirugía. La recuperación completa del control urinario puede tardar hasta un año después de la cirugía.

Asegúrate de comprender las medidas que debes adoptar después de la cirugía y cualquier tipo de restricción, como conducir o levantar objetos pesados:

  • Tendrás que regresar a tu nivel de actividad progresivamente. Volverás a tu rutina normal en aproximadamente cuatro a seis semanas.
  • Tendrás que regresar a ver al médico un par de veces para asegurarte de que todo esté bien. La mayoría de los hombres ve a sus médicos después de aproximadamente seis semanas y luego nuevamente cada tres meses durante el primer año y dos veces en el segundo año después de la cirugía. Si tienes algún problema o inquietud, deberás consultar a tu médico antes o más seguido.
  • Posiblemente podrás reanudar tu actividad sexual después de recuperarte de la cirugía. Después de una prostatectomía simple, puedes seguir teniendo orgasmos durante las relaciones sexuales, pero eyacularás muy poco o nada de semen. Después de la prostatectomía radical, la recuperación completa de la función eréctil puede tardar hasta 18 meses para algunos hombres.

Resultados

La prostatectomía robótica puede generar una disminución en el dolor y la pérdida de sangre, una disminución de traumatismos en los tejidos, una hospitalización más corta y un menor tiempo de recuperación que una prostatectomía tradicional. Por lo general, puedes reanudar las actividades normales, con restricciones menores, alrededor de cuatro semanas después de la cirugía.

La prostatectomía simple da un alivio a largo plazo de los síntomas urinarios por el agrandamiento de la próstata. Aunque es el procedimiento más invasivo para tratar un agrandamiento de próstata, las complicaciones graves son poco frecuentes. La mayoría de los hombres a quienes se les realiza el procedimiento generalmente no necesitan ningún tratamiento de seguimiento para su hiperplasia prostática benigna.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de pruebas y procedimientos para ayudar a prevenir, detectar, tratar o controlar las afecciones.

Prostatectomía - atención en Mayo Clinic

July 29, 2021
  1. AskMayoExpert. Radical prostatectomy (adult). Mayo Clinic; 2019.
  2. Cunningham GR, et al. Surgical treatment of benign prostatic hyperplasia. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 31, 2020.
  3. Office of Patient Education. Your robotic-assisted prostate surgery. Mayo Clinic; 2018.
  4. Surgery for prostate cancer. Prostate cancer foundation. https://www.pcf.org/about-prostate-cancer/prostate-cancer-treatment/surgery-prostate-cancer/. Accessed March 27, 2020.
  5. Partin AW, et al., eds. Simple prostatectomy: Open and robotic-assisted laparoscopic approaches. In: Campbell-Walsh-Wein Urology. 12th ed. Elsevier; 2021. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 1, 2020.
  6. Ilic D, et al. Laparoscopic and robotic-assisted versus open radical prostatectomy for the treatment of localised prostate cancer. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2017; doi:10.1002/14651858.CD009625.pub2.
  7. Moreira DM, et al. Evaluation of pT0 prostate cancer in patients undergoing radical prostatectomy. BJU International. 2017; doi:10.1111/bju.13266.
  8. Motterle G, et al. The role of radical prostatectomy and lymph node dissection in clinically node positive patients. Frontiers in Oncology. 2019; doi:10.3389/fonc.2019.01395.
  9. Warner KJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic. Feb. 24, 2020.
  10. Costello AJ. Considering the role of radical prostatectomy in 21st century prostate cancer care. Nature Reviews|Urology. 2020; doi:10.1038/s41585-020-0287-y.
  11. Agarwal DK, et al. Initial experience with da Vinci single-port robot-assisted radical prostatectomies. European Urology. 2020; doi:10.1016/j.eururo.2019.04.001.
  12. Ashfaq A, et al. Incidence and outcomes of ventral hernia repair after robotic retropubic prostatectomy: A retrospective cohort of 570 consecutive cases. International Journal of Surgery. 2017; doi:10.1016/j.ijsu.2016.12.034.
  13. Moris L, et al. Impact of lymph node burden on survival of high-risk prostate cancer patients following radical prostatectomy and pelvic lymph node dissection. Frontiers in Surgery. 2016; doi:10.3389/fsurg.2016.00065.
  14. Kaushik D, et al. Oncological outcomes following radical prostatectomy for patients with pT4 prostate cancer. International Brazilian Journal of Urology. 2016; doi:10.1590/S1677-5538.IBJU.2016.0290.
  15. Alshalalfa M, et al. Low PCA3 expression is a marker of poor differentiation in localized prostate tumors: Exploratory analysis from 12,076 patients. Oncotarget. 2017; doi:10.18632/oncotarget.15133.