Descripción general

La cirugía de Mohs es una técnica quirúrgica precisa que se utiliza para tratar el cáncer de piel. Durante la cirugía de Mohs, se extraen progresivamente capas delgadas de la piel que contiene cáncer y se las examina, hasta que solo queda tejido sin cáncer. También se la conoce como «cirugía micrográfica de Mohs».

El objetivo de la cirugía de Mohs es extraer la mayor cantidad de cáncer de piel posible y, a su vez, reducir al mínimo el daño a los tejidos sanos que lo rodean. Por lo general, se realiza de forma ambulatoria con anestesia local.

La cirugía de Mohs es una mejora de la cirugía estándar (escisión local) que implica eliminar el cáncer visible y un pequeño margen del tejido sano que lo rodea al mismo tiempo. Este procedimiento les permite a los cirujanos verificar que se hayan extraído todas las células cancerosas al momento de la cirugía. Esto aumenta las posibilidades de curarse y reduce la necesidad de recurrir a tratamientos adicionales o a otra cirugía.

Enfoque de Mayo Clinic

Por qué se realiza

La cirugía de Mohs se utiliza para tratar los tipos de cáncer de piel más frecuentes, el carcinoma de células basales y el carcinoma epidermoide, así como algunas clases de melanoma y otros tipos de cáncer de piel más inusuales.

Esta cirugía es especialmente útil para los tipos de cáncer de piel con las siguientes características:

  • Presentan un alto riesgo de recurrencia o han vuelto a aparecer después de un tratamiento previo
  • Se encuentran en zonas en las que deseas preservar la mayor cantidad de tejido sano que sea posible, como alrededor de los ojos, las orejas, la nariz, la boca, las manos, los pies y los genitales
  • Tienen bordes que son difíciles de definir
  • Son grandes o agresivos

Riesgos

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, la cirugía de Mohs conlleva los siguientes riesgos:

  • Sangrado
  • Dolor o sensibilidad alrededor del lugar de la cirugía
  • Infección

La cirugía de Mohs puede provocar otras complicaciones poco frecuentes, entre ellas:

  • Entumecimiento temporal o permanente alrededor de la zona de la cirugía, si se cortan pequeñas terminaciones nerviosas
  • Debilidad temporal o permanente de la zona quirúrgica, si el tumor es grande y se corta un nervio muscular
  • Picazón o dolor punzante en la zona afectada
  • Una cicatriz agrandada (queloide)

Cómo prepararse

Elección de un cirujano de Mohs

La cirugía de Mohs puede ser técnicamente compleja. Muchos médicos que se especializan en la piel (dermatólogos) pueden realizar la cirugía de Mohs, ya que aprenden acerca de este procedimiento quirúrgico en su capacitación médica. Algunos cirujanos que llevan a cabo la cirugía de Mohs han recibido capacitación especializada —llamada «fellowship» en inglés— para aprender más sobre el procedimiento y ser más competentes en este tipo de cirugía.

Pregúntale a tu médico acerca de sus cualificaciones y su experiencia en la cirugía de Mohs.

Preparación para la cirugía

El cirujano te puede recomendar distintas maneras de prepararte para la cirugía. Es posible que te pida lo siguiente:

  • Dejar de tomar determinados medicamentos. Infórmale a tu cirujano si estás tomando algún medicamento o suplemento, incluso medicamentos anticoagulantes. Algunos suplementos pueden afectar tus posibilidades de presentar sangrado después de la cirugía, por lo que debes asegurarte de que tu cirujano esté al tanto de que los estás tomando. Continúa tomando todos los medicamentos con receta como se te haya indicado, a menos que el cirujano te indique lo contrario.
  • Cancelar todos tus compromisos para ese día. No es posible predecir cuánto tiempo tomará la cirugía de Mohs. Para la mayoría de las personas, el procedimiento toma menos de cuatro horas. Pero es posible que el cirujano te aconseje que te organices como si la cirugía fuera a tomar todo el día, ya que hay una pequeña posibilidad de que sea así.
  • Usar ropa cómoda. Usa ropa informal y cómoda. Vístete en capas para que puedas adaptarte fácilmente en el caso de que haga calor o frío en el quirófano.
  • Traer algo que te ayude a pasar el tiempo. Seguramente habrá momentos durante la cirugía de Mohs en los que deberás esperar. Recuerda traer un libro, una revista o alguna otra actividad que te ayude a pasar el tiempo.

Lo que puedes esperar

La cirugía de Mohs se realiza de manera ambulatoria en un quirófano o en una sala de procedimientos con un laboratorio cercano donde el cirujano puede examinar el tejido después de retirarlo.

En la mayoría de los casos, el procedimiento dura unas horas. Sin embargo, debido a que es difícil saber la extensión de un tumor de piel con solo mirar su superficie, los médicos suelen sugerir reservar todo el día para el procedimiento.

Es poco probable que debas usar una bata quirúrgica, salvo que sea necesario por la ubicación del tumor. Para prepararte para la cirugía, el cirujano o un miembro del personal de enfermería limpia la zona que se operará, la delinea con un marcador especial e inyecta anestesia local en la zona. La anestesia adormece la piel para que no sientas ninguna molestia durante el procedimiento.

Durante el procedimiento

Una vez que la anestesia surte efecto, el cirujano usa un bisturí para extirpar la parte visible del cáncer junto con una capa fina y subyacente de tejido que es algo mayor que el tumor visible. Se coloca una venda temporaria en la incisión. Esto toma solo unos pocos minutos.

El cirujano luego lleva este tejido al laboratorio para su análisis. Esta parte del procedimiento, por lo general, es la que lleva más tiempo.

Debes estar preparado para esperar una hora aproximadamente en una sala de espera hasta que regrese el cirujano. Podría ser útil que lleves un libro o una revista para pasar el tiempo. Podrás usar el baño o comer un tentempié, si es necesario, pero no podrás retirarte del consultorio del cirujano hasta que el procedimiento esté completo.

Mientras esperas, el cirujano o el técnico cortan la muestra de tejido en secciones y las examinan con un microscopio. El cirujano presta mucha atención al elaborar un mapa para registrar el lugar exacto de donde se extrajo cada pieza de tejido. De esa manera, si se encuentra una pequeña zona de cáncer en una porción de tejido, el cirujano sabrá exactamente dónde continuar con la cirugía.

Si sigue habiendo cáncer, la cirugía de Mohs continuará. El cirujano extrae una capa adicional de tejido de la zona afectada, procurando retirar tejido con cáncer y dejar la mayor cantidad de tejido sano posible sin tocar. Una vez más, deberás esperar mientras el cirujano examina el tejido en el laboratorio.

El proceso se repite hasta que la última muestra de tejido extraída no tenga cáncer. Se puede volver a administrar anestesia local según sea necesario.

Después del procedimiento

Después de haber extraído todo el cáncer, tú y el cirujano pueden decidir cómo reparar la herida. Según la extensión de la operación, esto puede comprender lo siguiente:

  • Dejar que la herida sane sola (cicatrización por segunda intención)
  • Usar puntos para cerrar la herida (cierre principal)
  • Utilizar piel de una zona adyacente (colgajo de piel) para revestir la herida
  • Usar un injerto de piel de otra parte del cuerpo, como detrás de la oreja, para tapar la herida

Si la zona quirúrgica es extensa o compleja, el cirujano puede cerrar de manera temporal la herida y, luego, derivarte a otro cirujano para una cirugía reparadora a fin de reparar la herida.

Resultados

Una de las ventajas de la cirugía de Mohs es que conoces los resultados de inmediato y, por lo general, no te retiras de la consulta hasta que todo el cáncer de piel se haya extirpado. Es posible que debas asistir a una consulta de seguimiento con tu cirujano o con el médico que te derivó para controlar tu recuperación, a fin de garantizar que la herida esté sanando correctamente.

Exámenes de seguimiento para detectar más cáncer de piel

Si bien la cirugía de Mohs tiene una alta tasa de curación para el cáncer de piel, siempre tendrás un pequeño riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer o de padecer otro tipo de cáncer de piel.

Las personas a quienes se les ha diagnosticado cáncer de piel tienen un riesgo mayor de volver a presentarlo, en comparación con las personas que nunca han tenido cáncer de piel. Casi la mitad de las personas que reciben un diagnóstico de los tipos de cáncer de piel más frecuentes volverán a presentar otro tipo de cáncer de piel en un período de cinco años.

Planifica asistir a consultas de seguimiento regulares con tu dermatólogo o tu médico de cabecera para detectar cualquier tipo de cáncer de piel nuevo. Pídele a tu dermatólogo que elabore un programa de seguimiento para ti. La frecuencia con la que tengas que someterte a exámenes de seguimiento de la piel dependerá de tu diagnóstico. Puedes esperar someterte a exámenes de la piel como mínimo una o dos veces por año, y con mayor frecuencia si tu cáncer fue agresivo o hay más posibilidades de que vuelva a aparecer.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Cirugía de Mohs - atención en Mayo Clinic

Sept. 06, 2017
References
  1. Robinson JK, et al., eds. Mohs micrographic surgery and cutaneous oncology. In: Surgery of the Skin: Procedural Dermatology. 3rd ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2010. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 28, 2017.
  2. AskMayoExpert. Mohs micrographic surgery. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2016.
  3. Nehal K, et al. Mohs surgery. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed July 28, 2017.
  4. Mohs micrographic surgery in the treatment of skin cancer. American Society for Mohs Surgery. http://www.mohssurgery.org/patient-resources/patient-brochure/. Accessed July 28, 2017.
  5. Squamous cell skin cancer. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed July 28, 2017.
  6. Basal cell skin cancer. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed July 28, 2017.
  7. Warner KJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 17, 2017.
  8. Gibson LE (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Aug. 21, 2017.