Descripción general

La fertilización in vitro es una serie de procedimientos complejos utilizados para tratar la fertilidad o los problemas genéticos, y ayudar en la concepción de un niño.

Durante la fertilización in vitro, se recolectan los óvulos maduros de tus ovarios y se los fecunda con espermatozoides en un laboratorio. Después, el o los óvulos fecundados (embrión) son implantados en tu útero. Un ciclo de fertilización in vitro toma alrededor de dos semanas.

La fertilización in vitro es la forma más efectiva de tecnología de reproducción asistida. El procedimiento se puede realizar utilizando tus propios óvulos y los espermatozoides de tu pareja. O también, la fertilización in vitro podría utilizar óvulos, espermatozoides o embriones de un donador desconocido o anónimo. En algunos casos, se podría utilizar una sustituta gestacional (una mujer a quien se le implanta un embrión en su útero).

Las posibilidades de tener un niño sano utilizando la fertilización in vitro dependen de varios factores, como tu edad y la causa de tu infertilidad. Por otra parte, la fertilización in vitro puede llevar mucho tiempo, es costosa e invasiva. Si se implanta más de un embrión en el útero, la fertilización in vitro puede provocar un embarazo múltiple, con uno o más fetos.

Tu médico puede ayudarte a comprender cómo funciona la fertilización in vitro, los posibles riesgos y si este método para tratar la infertilidad es el adecuado para ti.

Por qué se realiza

La fertilización in vitro es un tratamiento para la infertilidad o para los problemas genéticos. Si se practica la fertilización in vitro para tratar la infertilidad, tú y tu pareja podrían probar opciones de tratamientos menos invasivos antes de realizar la fertilización in vitro, como el consumo de medicamentos para la fertilidad para una mayor producción de óvulos o una inseminación intrauterina, un procedimiento en el que el semen se coloca directamente en tu útero cerca de los días de ovulación.

A veces, la fertilización in vitro es el tratamiento para la infertilidad más ofrecido para mujeres mayores de 40 años. La fertilización in vitro también se puede realizar si tienes determinados problemas de salud. Por ejemplo, la fertilización in vitro puede ser una opción si tú o tu pareja presentan:

  • Daño u obstrucción en las trompas de Falopio. El daño o la obstrucción en las trompas de Falopio dificulta la fertilización de un óvulo y el recorrido del embrión hacia el útero.
  • Trastornos de la ovulación. Si la ovulación es poco frecuente o ausente, hay menos óvulos disponibles para la fertilización.
  • Insuficiencia ovárica prematura. La insuficiencia ovárica prematura es la pérdida de la función ovárica normal antes de los 40 años de edad. Si tus ovarios están debilitados, no producen una cantidad normal de estrógeno o no tienen óvulos suficientes para liberar de manera regular.
  • Endometriosis. La endometriosis ocurre cuando el tejido uterino se implanta y crece fuera del útero, lo que con frecuencia afecta la función de los ovarios, el útero y las trompas de Falopio.
  • Fibromas uterinos. Los fibromas son tumores benignos en la pared del útero y son frecuentes en mujeres de entre 30 y 40 años. Los fibromas pueden interferir con la implantación del óvulo fertilizado.
  • Esterilización o extracción previa de las trompas. Si te has ligado las trompas —un tipo de esterilización en la que se cortan o se bloquean tus trompas de Falopio para prevenir embarazos de forma permanente— y quieres concebir, la fertilización in vitro puede ser una alternativa a la reversión de la ligadura de trompas.
  • Producción o función del semen afectadas. Los espermatozoides pueden tener dificultades para fertilizar un óvulo si en el semen hay una baja concentración de espermatozoides, si estos presentan movilidad débil (movilidad deficiente), o si presentan anormalidades en su tamaño y forma. Si los espermatozoides presentan anormalidades, tu pareja deberá consultar a un especialista para determinar si hay problemas corregibles o si existen cuestiones de salud no diagnosticadas.
  • Infertilidad sin causa aparente. La infertilidad sin causa aparente significa que no se han encontrado causas de infertilidad a pesar de la evaluación de las causas frecuentes.
  • Trastornos genéticos. Si tú o tu pareja corren el riesgo de transmitirle algún trastorno genético a tu hijo, podrían ser candidatos a un diagnóstico genético de preimplantación (un procedimiento que implica la fertilización in vitro). Luego de que los óvulos sean recolectados y fertilizados, son examinados en busca de problemas genéticos, aunque no se pueden hallar todos los problemas genéticos. Los embriones sin problemas identificados se pueden transferir al útero.
  • Preservación de la fertilidad ante el cáncer u otras enfermedades. Si estás por comenzar un tratamiento oncológico —como la radiación o la quimioterapia— que puede afectar tu fertilidad, la fertilización in vitro para la preservación de la fertilidad puede ser una opción. Las mujeres pueden someterse a una recolección de los óvulos de los ovarios y congelarlos sin fertilizar para su uso posterior. O los óvulos pueden ser fertilizados y congelados como embriones para su uso posterior.

    Las mujeres que no tengan un útero funcional, o para quienes el embarazo represente un riesgo grave para la salud, podrían elegir la fertilización in vitro y utilizar a otra persona para llevar adelante el embarazo (sustituta gestacional). En este caso, los óvulos de la mujer son fertilizados con espermatozoides, pero los embriones son colocados en el útero de la sustituta gestacional.

Riesgos

Los pasos específicos de un ciclo de fertilización in vitro (IVF) conllevan riesgos, entre ellos:

  • Nacimientos múltiples. La fertilización in vitro aumenta el riesgo de nacimientos múltiples si se implanta más de un embrión en el útero. Un embarazo con múltiples fetos conlleva un mayor riesgo de trabajo de parto prematuro y bajo peso al nacer que el embarazo con un solo feto.
  • Parto prematuro y bajo peso al nacer. La investigación sugiere que la aplicación de la fertilización in vitro aumenta ligeramente el riesgo de que un bebé sea prematuro o que tenga bajo peso al nacer.
  • Síndrome de hiperestimulación ovárica. El uso de medicamentos inyectables para la fertilidad —como la coriogonadotropina humana— para inducir la ovulación puede provocar el síndrome de hiperestimulación ovárica, en el que los ovarios se hinchan y causan dolor.

    Los signos y los síntomas suelen durar una semana y puden ser dolor abdominal leve, hinchazón, náuseas, vómitos y diarrea. Sin embargo, si quedas embarazada, los síntomas pueden durar varias semanas. En raras ocasiones, es posible desarrollar una forma más grave de síndrome de hiperestimulación ovárica que también puede causar aumento de peso rápido y dificultad para respirar.

  • Aborto espontáneo. La tasa de abortos espontáneos en mujeres que conciben mediante la fertilización in vitro con embriones frescos es similar a la de las mujeres que conciben de forma natural (alrededor del 15 al 25 por ciento), aunque la tasa aumenta con la edad de la madre. Sin embargo, el uso de embriones congelados durante la fertilización in vitro puede aumentar ligeramente el riesgo de aborto espontáneo.
  • Complicaciones en el procedimiento de obtención de óvulos. El uso de una aguja de aspiración para obtener óvulos podría provocar sangrado, infección o daño al intestino, a la vejiga o a un vaso sanguíneo. También existen riesgos relacionados con la anestesia general, si se utiliza.
  • Embarazo ectópico. Alrededor del 2 al 5 por ciento de las mujeres que se someten a la fertilización in vitro tendrán un embarazo ectópico (cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero, generalmente en una trompa de Falopio). El óvulo fertilizado no puede sobrevivir fuera del útero y no hay manera de continuar el embarazo.
  • Defectos congénitos. La edad de la madre es el principal factor de riesgo en el desarrollo de defectos congénitos, independientemente de cómo se conciba el niño. Se necesitan más investigaciones para determinar si los bebés concebidos mediante fertilización in vitro podrían estar en mayor riesgo de padecer ciertos defectos congénitos. Algunos expertos creen que el uso de la fertilización in vitro no aumenta el riesgo de tener un bebé con defectos congénitos.
  • Cáncer de ovario. Si bien algunos primeros estudios sugirieron que puede haber un vínculo entre ciertos medicamentos utilizados para estimular el crecimiento de los óvulos y el desarrollo de un tipo específico de tumor ovárico, los estudios más recientes no respaldan estas conclusiones.
  • Estrés. La fertilización in vitro puede ser financiera, física y emocionalmente extenuante. El apoyo de asesores, familiares y amigos puede ayudarte a ti y a tu pareja a atravesar los altibajos del tratamiento de la infertilidad.

Cómo te preparas

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Society for Assisted Reproductive Technology (Sociedad de Tecnología de Reproducción Asistida) proporcionan información en línea sobre las tasas de embarazos y nacidos vivos de cada una de las clínicas de los Estados Unidos.

Al elegir una clínica de fertilización in vitro, debes recordar que la tasa de éxito de una clínica depende de muchos factores, como la edad de los pacientes y problemas médicos, así como también de la población de tratamiento de la clínica y los enfoques de tratamiento. Pide información detallada sobre los costos asociados con cada paso del procedimiento.

Antes de comenzar un ciclo de fertilización in vitro con tus propios óvulos y esperma, será necesario que tú y tu pareja se sometan a diversos análisis, como los siguientes:

  • Análisis de reserva ovárica. Para determinar la cantidad y la calidad de los óvulos, el médico puede evaluar la concentración en sangre de la hormona estimulante del folículo, de estradiol (estrógeno) y de la hormona antimulleriana durante los primeros días del ciclo menstrual. Los resultados del análisis, generalmente junto con una ecografía de los ovarios, pueden ayudar a predecir cómo responderán los ovarios al medicamento para la fertilidad.
  • Análisis de semen. Si no se realiza como parte de la evaluación inicial de fertilidad, el médico realizará un análisis de semen poco antes de comenzar un ciclo de tratamiento de fertilización in vitro.
  • Análisis para detección de enfermedades infecciosas. Tanto a ti como a tu pareja se les realizarán análisis para detectar enfermedades infecciosas, como el VIH.
  • Práctica (prueba) de transferencia de embriones. El médico hará una prueba de transferencia de embriones para determinar la profundidad de la cavidad uterina y las técnicas más adecuadas para colocar los embriones en el útero con éxito.
  • Examen de la cavidad uterina. El médico examinará la cavidad uterina antes de que comiences con la fertilización in vitro. Esto puede implicar una sonohisterografía, en la que se inyecta líquido en el útero a través del cuello uterino, y una ecografía para obtener imágenes de la cavidad uterina. También puede comprender una histeroscopia, en la que se inserta un instrumento delgado, flexible y con luz (histeroscopio) en el útero a través de la vagina y del cuello uterino.

Antes de comenzar un ciclo de fertilización in vitro, considera hacer preguntas importantes, como las siguientes:

  • ¿Cuántos embriones se van a transferir? La cantidad de embriones que se transfieren depende generalmente de la edad y la cantidad de óvulos obtenidos. Debido a que el índice de implantación es menor para las mujeres mayores, por lo general se transfieren más embriones, excepto para las mujeres que utilizan óvulos de una donante.

    La mayoría de los médicos siguen pautas específicas para evitar embarazos múltiples de alto orden (trillizos o más) y, en algunos países, la legislación limita la cantidad de embriones que se pueden transferir por vez. Asegúrate de acordar con el médico la cantidad de embriones que se transferirán antes del procedimiento de transferencia.

  • ¿Qué harás con los embriones excedentes? Los embriones excedentes se pueden congelar y almacenar para uso futuro durante varios años. No todos los embriones sobrevivirán al proceso de congelación y descongelación, aunque la mayoría sí lo hará.

    La criopreservación puede hacer que los ciclos futuros de fertilización in vitro sean menos costosos y menos invasivos. Sin embargo, el índice de niños nacidos vivos de embriones congelados es levemente menor que el índice de niños nacidos vivos de embriones frescos. También, puedes donar los embriones congelados que no uses a una pareja o a un centro de investigación. Otra opción que tienes es desechar los embriones que no uses.

  • ¿Cómo afrontarás un embarazo múltiple? Si se transfiere más de un embrión al útero, la fertilización in vitro puede dar lugar a un embarazo múltiple, lo que presenta riesgos para tu salud y la de tus bebés. En algunos casos, se puede recurrir a la reducción embrionaria para ayudar a una mujer a tener menos hijos con menos riesgos para la salud. Sin embargo, someterse a una reducción embrionaria es una decisión importante con consecuencias éticas, emocionales y psicológicas.
  • ¿Pensaste sobre las posibles complicaciones relacionadas con el hecho de usar óvulos, esperma o embriones de donantes o con el hecho de recurrir a una madre subrogada? Un asesor especializado con pericia en asuntos relativos a los donantes te puede ayudar a comprender ciertas cuestiones, como los derechos legales del donante. Es posible que también necesites un abogado para presentar los papeles ante un tribunal para que puedan convertirse en los padres legales de un embrión implantado.

Lo que puedes esperar

La fertilización in vitro implica varios pasos: la inducción de la ovulación, la obtención de óvulos, la obtención de espermatozoides, la fertilización y la transferencia de embriones. Un ciclo de fertilización in vitro puede tomar alrededor de dos semanas y es posible que se necesite más de un ciclo.

Inducción de la ovulación

Si estás usando tus propios óvulos durante la fertilización in vitro, al comienzo de un ciclo, comenzarás el tratamiento con hormonas sintéticas con el fin de estimular los ovarios para que produzcan varios óvulos, en lugar de uno solo, como sucede normalmente todos los meses. Se necesitan varios óvulos debido a que algunos no se fecundarán ni desarrollarán normalmente luego de la fertilización.

Es posible que necesites varios medicamentos diferentes, como:

  • Medicamentos para la estimulación ovárica. Con el fin de estimular los ovarios, es posible que recibas un medicamento inyectable con una hormona folículoestimulante, una hormona luteinizante o una combinación de ambas. Estos medicamentos estimulan el desarrollo de más de un óvulo a la vez.
  • Medicamentos para la maduración de los ovocitos. Cuando los folículos están listos para la obtención de los óvulos, generalmente después de ocho a 14 días, podrás tomar coriogonadotropina humana u otros medicamentos para ayudar a madurar los óvulos.
  • Medicamentos para prevenir la ovulación prematura. Estos medicamentos evitan que el cuerpo libere los óvulos en desarrollo demasiado pronto.
  • Medicamentos para preparar el revestimiento del útero. El día de la obtención de óvulos o en el momento de la transferencia de embriones, es posible que tu médico te recomiende que comiences a tomar suplementos de progesterona para que el revestimiento del útero sea más receptivo a la implantación.

Tu médico trabajará contigo para determinar qué medicamentos tomar y cuándo.

Generalmente, necesitarás de una a dos semanas para la estimulación ovárica antes de que los óvulos estén listos para el proceso de obtención. A fin de determinar el momento en que los óvulos están listos para la recolección, posiblemente el médico realizará lo siguiente:

  • Ecografía vaginal: un examen por imágenes de tus ovarios para controlar el desarrollo de los folículos (sacos ováricos llenos de líquido donde maduran los óvulos)
  • Análisis de sangre: para medir tu respuesta a los medicamentos de estimulación ovárica, los niveles de estrógeno habitualmente aumentan a medida que se desarrollan los folículos, y los niveles de progesterona se mantienen bajos hasta después de la ovulación

A veces, se deben cancelar los ciclos de fertilización in vitro antes de la obtención de óvulos por una de las siguientes razones:

  • Número inadecuado de folículos en desarrollo
  • Ovulación prematura
  • Demasiados folículos en desarrollo, que crean el riesgo de desarrollar el síndrome de hiperestimulación ovárica
  • Otras cuestiones médicas

Si se cancela tu ciclo, tu médico puede recomendarte cambiar los medicamentos o las dosis para promover una mejor respuesta durante los ciclos futuros de fertilización in vitro. O es posible que te informen que necesitas una donante de óvulos.

Obtención de óvulos

La obtención de óvulos se puede realizar en el consultorio del médico o en una clínica 34 a 36 horas después de la última inyección y antes de la ovulación.

  • Durante la obtención de óvulos, estarás sedada y te darán analgésicos.
  • La aspiración por ecografía transvaginal es el método habitual de obtención. Se inserta una sonda ecográfica en la vagina para identificar folículos. Luego, se inserta una aguja fina en una guía ecográfica para pasar por la vagina y llegar a los folículos a fin de obtener los óvulos.
  • Si no se puede acceder a los ovarios a través de una ecografía transvaginal, se puede utilizar una cirugía abdominal o laparoscopia, un procedimiento en el que se realiza una pequeña incisión cerca del ombligo y se inserta un instrumento de visualización delgado (laparoscopio), para guiar la aguja.
  • Los óvulos se extraen de los folículos a través de una aguja conectada a un dispositivo de succión. Se pueden extraer varios óvulos durante aproximadamente 20 minutos.
  • Luego de una obtención de óvulos, es posible que tengas calambres, sensación de saciedad o presión.
  • Los óvulos maduros se colocan en un líquido nutritivo (medio de cultivo) y se incuban. A los óvulos que parecen sanos y maduros se los mezclará con esperma para intentar crear embriones. Sin embargo, no todos los óvulos se pueden fertilizar con éxito.

Obtención de espermatozoides

Si estás usando el espermatozoide de tu pareja, él proporcionará una muestra de semen obtenida mediante la masturbación, en el consultorio de tu médico o en una clínica, la mañana de la obtención de óvulos. En ocasiones, se requieren otros métodos, como la aspiración testicular, el uso de un procedimiento quirúrgico o con aguja para extraer espermatozoides directamente del testículo. También se puede recurrir a un donante de espermatozoides. El espermatozoide se separa del semen en el laboratorio.

Fertilización

La fertilización se puede intentar usando dos métodos comunes:

  • Inseminación. Durante la inseminación, se mezclan los óvulos maduros y los espermatozoides sanos, y se incuban por una noche.
  • Inyección intracitoplásmica de espermatozoides. En la inyección intracitoplásmica de espermatozoides, se inyecta un solo espermatozoide sano directamente en cada óvulo maduro. Por lo general, la inyección intracitoplásmica de espermatozoides se utiliza cuando el problema es la cantidad o la calidad de los espermatozoides o cuando los intentos de fertilización durante los ciclos de fertilización in vitro previos han fallado.

En ciertas situaciones, el médico puede recomendarte otros procedimientos antes de la transferencia de embriones.

  • Eclosión asistida. Unos cinco o seis días después de la fertilización, un embrión «eclosiona» de su membrana envolvente (zona pelúcida), lo cual le permite implantarse en el revestimiento del útero. Si eres una mujer mayor, o si has tenido varios intentos de fertilización in vitro que fallaron, es posible que el médico te recomiende la eclosión asistida (una técnica en la que se realiza un orificio en la zona pelúcida justo antes de la transferencia para ayudar a que el embrión eclosione y se implante).
  • Prueba genética preimplantacional. Los embriones se dejan desarrollar en la incubadora hasta que alcanzan el estadio en el que se puede extraer una pequeña muestra para analizarla a fin de detectar enfermedades genéticas específicas o la cantidad correcta de cromosomas, por lo general, después de cinco o seis días del desarrollo. Los embriones que no contienen genes ni cromosomas afectados se pueden transferir al útero. Si bien mediante la prueba genética preimplantacional se puede reducir la probabilidad de que un padre transmita un problema genético, no se puede eliminar el riesgo. Es posible que aún se recomiende el análisis prenatal.

Transferencia de embriones

La transferencia de embriones se lleva a cabo en el consultorio del médico o en una clínica y, generalmente, se lleva a cabo de dos a seis días después de la recolección de ovocitos.

  • Es posible que te den un sedante suave. Por lo general, el procedimiento es indoloro, aunque puedes tener cólicos leves.
  • El médico o el personal de enfermería colocarán una estructura tubular larga, fina y flexible llamada «catéter» en la vagina, a través del cuello uterino y hasta el útero.
  • En el extremo del catéter, se conecta una jeringa que contiene uno o más embriones suspendidos en una pequeña cantidad de líquido.
  • Con la jeringa, el médico o el personal de enfermería colocan el embrión o los embriones en el útero.

Si se tiene éxito, un embrión se implantará en el revestimiento del útero en aproximadamente seis a diez días después de la recolección de ovocitos.

Después del procedimiento

Después de la transferencia de embriones, puedes retomar tus actividades diarias habituales. De todos modos, es posible que los ovarios sigan agrandados. Trata de evitar actividades intensas que pueden provocar molestias.

Los efectos secundarios generalmente comprenden los siguientes:

  • Paso de una pequeña cantidad de líquido limpio o hemorrágico poco después del procedimiento debido al hisopado del cuello uterino antes de la transferencia de embriones
  • Sensibilidad en la mama debido a los altos niveles de estrógeno
  • Hinchazón leve
  • Cólicos leves
  • Estreñimiento

Si sientes un dolor moderado o intenso luego de la transferencia de embriones, comunícate con el médico. Él te examinará para ver si existen complicaciones, como una infección, la torsión de un ovario (torsión ovárica) y el síndrome de hiperestimulación ovárica.

Resultados

Aproximadamente de 12 días a 2 semanas después de la recolección de ovocitos, el médico analizará una muestra de sangre para detectar si estás embarazada.

  • Si estás embarazada, el médico te derivará a un obstetra o a otro especialista en embarazos para que recibas atención prenatal.
  • Si no estás embarazada, dejarás de tomar progesterona y probablemente tendrás el período menstrual aproximadamente en una semana. Si no tienes el período menstrual o si tienes un sangrado inusual, comunícate con el médico. Si te interesa intentar con otro ciclo de fertilización in vitro, el médico te puede sugerir los pasos que debes seguir para aumentar tus probabilidades de quedar embarazada mediante la fertilización in vitro.

Las probabilidades de tener un bebé sano después de una fertilización in vitro dependen de varios factores, como los siguientes:

  • La edad de la madre. Mientras más joven seas, más probabilidades tienes de quedar embarazada y de tener un bebé sano utilizando tus propios óvulos durante la fertilización in vitro. A las mujeres de 41 años o más se les suele recomendar que consideren el hecho de utilizar óvulos de una donante durante la fertilización in vitro para aumentar las probabilidades de tener éxito.
  • Estado del embrión. La transferencia de embriones que están más desarrollados está relacionada con índices de embarazo más altos en comparación con la transferencia de embriones menos desarrollados (segundo o tercer día). Sin embargo, no todos los embriones sobreviven al proceso de desarrollo. Habla con el médico u otro proveedor de atención médica acerca de tu situación particular.
  • Antecedentes reproductivos. Las mujeres que ya han dado a luz tienen más probabilidades de quedar embarazadas mediante una fertilización in vitro que las mujeres que nunca dieron a luz. Las tasas de éxito son menores para las mujeres que se sometieron varias veces a la fertilización in vitro pero no quedaron embarazadas.
  • Causa de la infertilidad. Tener un suministro de óvulos normal aumenta tus probabilidades de quedar embarazada mediante una fertilización in vitro. Las mujeres que padecen endometriosis grave tienen menos probabilidades de quedar embarazadas mediante una fertilización in vitro que las mujeres con infertilidad inexplicable.
  • Factores relacionados con el estilo de vida. Por lo general, se obtienen menos óvulos durante la fertilización in vitro de las mujeres fumadoras, y dichas mujeres pueden sufrir abortos espontáneos con más frecuencia. Fumar puede disminuir en un 50 por ciento las probabilidades de éxito de una mujer que se somete a una fertilización in vitro. La obesidad puede disminuir las probabilidades de quedar embarazada y tener un hijo. El consumo de alcohol, drogas de uso recreativo, cafeína en exceso y determinados medicamentos también puede ser perjudicial.

Habla con el médico acerca de los factores que se relacionan contigo y cómo pueden afectar tus probabilidades de tener un embarazo exitoso.

Jan. 06, 2018
References
  1. Medications for inducing ovulation: A guide for patients. American Society for Reproductive Medicine. http://www.reproductivefacts.org/BOOKLET_Medications_for_Inducing_Ovulation/. Accessed March 30, 2016.
  2. Paulson R. In vitro fertilization. http://www.uptodate.com/home. Accessed March 30, 2016.
  3. Paulson R. Pregnancy outcome after assisted reproductive technology. http://www.uptodate.com/home. Accessed March 31, 2016.
  4. ART: Step-by-step guide. Society for Assisted Reproductive Technology. http://www.sart.org/ART_Step-by-Step_Guide/. Accessed March 31, 2016.
  5. Treating infertility. American College of Obstetricians and Gynecologists. http://www.acog.org/Patients/FAQs/Treating-Infertility. Accessed March 31, 2016.
  6. Evaluating infertility. American College of Obstetricians and Gynecologists. http://www.acog.org/Patients/FAQs/Evaluating-Infertility. Accessed March 31, 2016.
  7. Infertility fact sheet. Office On Women's Health. http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/infertility.html. Accessed March 31, 2016.
  8. Risks of in vitro fertilization (IVF). American Society for Reproductive Medicine. http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/infertility.html. Accessed March 31, 2016.
  9. 2013 Assisted reproductive technology fertility clinic success rates report. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/art/reports/2013/fertility-clinic.html. Accessed March 31, 2016.
  10. Infertility FAQs. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/reproductivehealth/Infertility/. Accessed March 31, 2016.
  11. Assisted reproductive technologies: A guide for patients. American Society for Reproductive Medicine. https://www.asrm.org/BOOKLET_Assisted_Reproductive_Technologies/. Accessed March 31, 2016.
  12. Coddington III CC (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. April 4, 2016.
  13. Intrauterine insemination. American Society for Reproductive Medicine. http://www.asrm.org/FACTSHEET_Intrauterine_Insemination_IUI/. Accessed March 30, 2016.
  14. Anchan RM, et al. Surrogate pregnancy. https://www.uptodate.com/home. Accessed March 31, 2016.

Fertilización in vitro