Descripción general

La cirugía feminizante abarca los procedimientos que alteran tu apariencia para promover la correspondencia de tu cuerpo con tu identidad de género (congruencia de género). La cirugía feminizante incluye muchas opciones, como la cirugía de pecho para aumentar el tamaño de las mamas (aumento de mamas). La reconstrucción genital puede consistir en la extirpación de los testículos (orquiectomía) o en la extirpación de los testículos y el pene y la creación de una vagina, labios vulvares y clítoris (vaginoplastia). También puedes considerar la posibilidad de someterte a procedimientos faciales o de remodelación corporal para crear un aspecto más femenino.

Las personas que acuden a la cirugía de feminización, también llamada cirugía de reafirmación del género, suelen hacerlo como un paso en el proceso de tratamiento del malestar o sufrimiento emocional porque su identidad de género difiere del sexo asignado al nacer o de las características físicas relacionadas con el sexo (disforia de género).

La cirugía feminizante no es para todas las mujeres transgénero. Estas cirugías pueden ser costosas, conllevan riesgos y complicaciones, e implican cuidados y procedimientos médicos de seguimiento. Antes de algunos tipos de cirugía, es posible que tengas que recibir recomendaciones de proveedores de atención médica conductual, vivir como una mujer y recibir una terapia hormonal feminizante durante un período de tiempo específico. Algunas cirugías alterarán tu fertilidad y tus sensaciones sexuales, además de cómo te sientes con tu cuerpo.

Tu médico, así como las personas que se han sometido a estas cirugías, pueden ayudarte a considerar los riesgos y los beneficios.

Por qué se realiza

Las personas que desean someterse a una cirugía feminizante experimentan malestar o sufrimiento emocional porque su identidad de género difiere del sexo asignado al nacer o de las características físicas relacionadas con el sexo (disforia de género).

Para algunas mujeres transgénero, la cirugía feminizante es un paso natural e importante para su sentido de identidad. Sin embargo, muchos no eligen someterse a una cirugía. Las personas transgénero se relacionan con su cuerpo de diversas maneras y necesitan tomar las decisiones individuales que mejor se adapten a sus necesidades.

Las cirugías feminizantes normalmente se difieren hasta la edad adulta. Estas son algunas opciones:

  • Extirpación quirúrgica de los testículos (orquiectomía)
  • Vaginoplastia, un procedimiento que incluye lo siguiente:
    • Extirpación quirúrgica del pene (penectomía)
    • Extirpación quirúrgica de los testículos (orquiectomía)
    • Creación quirúrgica de una vagina utilizando tejido del pene o del colon (vaginoplastia)
    • Creación quirúrgica de un clítoris (clitoroplastia)
    • Creación quirúrgica de labios vulvares (labioplastia)
  • Cirugía para aumentar el tamaño de las mamas mediante implantes, la colocación de expansores de tejido debajo de la mama o el trasplante de grasa de otras partes del cuerpo a la mama (cirugía de pecho para mujeres transgénero)
  • Técnicas de cirugía plástica en las que se altera la mandíbula, el mentón, las mejillas, la frente, la nariz y las áreas que rodean los ojos, las orejas o los labios para crear una apariencia más femenina (cirugía de feminización facial)
  • Procedimientos de modelado del cuerpo, como una abdominoplastia, levantamiento de glúteos y un procedimiento quirúrgico que utiliza una técnica de succión para eliminar la grasa de zonas específicas del cuerpo (liposucción)
  • Terapia y cirugía para hacer lograr un tono de voz más agudo (terapia y cirugía feminizante de la voz)
  • Cirugía para reducir el cartílago tiroideo o la nuez de Adán (afeitado traqueal)
  • Procedimiento para retirar folículos pilosos de la parte posterior y lateral de la cabeza y trasplantarlos a áreas calvas (trasplante de cabello del cuero cabelludo)
  • Procedimiento que utiliza un láser para eliminar el vello no deseado (depilación láser) o un procedimiento que consiste en insertar una aguja diminuta en cada folículo piloso, emitiendo un pulso de corriente eléctrica para dañar y eventualmente destruir el folículo (electrólisis)

La cirugía feminizante no es para todas las mujeres trans. Tu médico podría recomendarte que no te sometas a estas cirugías si tienes alguna de las siguientes afecciones:

  • Afecciones no controladas de la salud conductual
  • Afecciones médicas importantes no controladas
  • Cualquier afección que limite tu capacidad para dar el consentimiento informado

Riesgos

Como cualquier otro tipo de cirugía mayor, muchos tipos de cirugía de feminización presentan un riesgo de sangrado, infección y reacción adversa a la anestesia. Otras posibles complicaciones son:

  • Retraso en la cicatrización de la herida
  • Acumulación de líquido debajo de la piel (seroma)
  • Una hinchazón sólida de sangre coagulada dentro de los tejidos (hematoma)
  • Cambios en la sensación de la piel, como dolor persistente, hormigueo, disminución de la sensibilidad o entumecimiento
  • Tejido del cuerpo dañado o muerto (necrosis tisular) en la vagina o en los labios vulvares
  • Un coágulo sanguíneo en una vena profunda (trombosis venosa profunda) o en un pulmón (embolia pulmonar)
  • Una conexión anormal entre dos partes del cuerpo (fístula), como entre la vejiga y la vagina o el intestino y la vagina
  • Problemas urinarios, como incontinencia
  • Disfunción del suelo pélvico
  • Cicatrices permanentes
  • Pérdida de placer y disfunción sexual
  • Empeoramiento de un problema de salud conductual subyacente

Tu fertilidad

Existen determinados tipos de cirugía de feminización que pueden hacerte daño o afectar tu fertilidad. Si deseas tener hijos biológicos y vas a someterte a una cirugía relacionada con los órganos genitales, habla con el médico sobre la congelación de esperma (criopreservación de esperma) antes de hacerte la cirugía.

Cómo prepararse

Antes de la cirugía feminizante, te reunirás con el cirujano. Consulta a un cirujano certificado y con experiencia en los procedimientos que desees. Tu cirujano te describirá las opciones y los posibles resultados. El cirujano proporcionará información sobre la anestesia, la ubicación de la operación y el tipo de procedimientos de seguimiento que podrías necesitar. Sigue las indicaciones específicas del médico sobre cómo tienes que prepararte para los procedimientos, incluidas las pautas para comer y beber, ajustar los medicamentos actuales y dejar de fumar.

Aunque dar tu consentimiento informado después de analizar los riesgos y beneficios del procedimiento es un estándar aceptable de atención médica, la mayoría de los cirujanos exigirán que cumplas determinados requisitos antes de la cirugía feminizante. Para empezar, el cirujano evaluará tu estado de salud para descartar o tratar cualquier enfermedad que pueda llegar a afectar o contraindicar el tratamiento. La evaluación podría incluir:

  • Una revisión de tus antecedentes médicos personales y familiares
  • Un examen físico, incluida una evaluación de tus órganos reproductores internos
  • Exámenes de laboratorio que evalúen tus valores de lípidos, glucosa en la sangre, recuento sanguíneo, enzimas hepáticas, electrolitos y hormona prolactina
  • Una revisión de tus vacunas
  • Exámenes de detección apropiados para la edad y el sexo
  • Identificación y manejo del consumo de tabaco, abuso de drogas, abuso de alcohol, VIH y otras infecciones de transmisión sexual
  • Hablar sobre la congelación de esperma (criopreservación de esperma)

Una evaluación de salud conductual por parte de un proveedor de atención médica con experiencia en salud transgénero también es necesaria. La evaluación podría incluir:

  • Tu identidad de género y disforia de género
  • La repercusión de tu identidad de género en el trabajo, la escuela, el hogar y los entornos sociales, incluidos temas relacionados con la discriminación, el abuso en las relaciones y el estrés minoritario
  • Estado de ánimo u otros problemas de salud mental
  • Problemas de salud sexual
  • Comportamientos riesgosos, como el consumo de sustancias y el uso de inyecciones de silicona de grado no médico, o terapia hormonal o suplementos no aprobados
  • Factores de protección, como el apoyo social de la familia, los amigos y los compañeros
  • Tus metas, riesgos y expectativas de tratamiento y tus planes de atención médica futura

Además, antes de someterte a una cirugía feminizante no genital, te pedirán que tengas una carta de apoyo de un proveedor de atención médica conductual con experiencia en salud transgénero. La carta debe confirmar si cumples con los criterios de atención de la Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero (WPATH, por sus siglas en inglés) para la cirugía, que incluye:

  • Tener la capacidad para tomar decisiones informadas con pleno conocimiento de causa y para consentir el tratamiento
  • Estar tratando cualquier problema médico o de salud mental importante

Antes de someterte a una cirugía genital, te solicitarán que tengas dos cartas de apoyo, cada una de un proveedor de atención médica conductual con experiencia en salud transgénero. Las cartas deben confirmar que cumples con los criterios de atención de la Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero para la cirugía, que incluye:

  • Someterte a una terapia hormonal según sea apropiado para tus objetivos de género durante al menos 12 meses, a menos que tengas una contraindicación médica o no puedas o no quieras tomar hormonas
  • Vivir en un rol de género que coincida con tu identidad de género durante al menos 12 meses continuos

Consentimiento

Dado que la cirugía feminizante puede causar cambios físicos irreversibles, debes dar tu consentimiento informado después de analizar a fondo lo siguiente:

  • Riesgos y beneficios
  • Costo
  • Alternativas a la cirugía
  • Metas y expectativas
  • Consecuencias sociales y jurídicas
  • Posibles complicaciones
  • Repercusión en la función sexual y la fertilidad

La cobertura del seguro médico para los procedimientos quirúrgicos feminizantes es variable.

También podrías hablar con otras personas que se hayan sometido a una cirugía feminizante. Pueden ayudarte a formar las expectativas de lo que se puede lograr y ayudarte a prepararte para el proceso de recuperación, las cicatrices y los posibles cambios en las sensaciones sexuales. También pueden ayudarte a entender los problemas personales y sociales que puedes tener durante el tratamiento.

Lo que puedes esperar

Cirugía de feminización facial

La cirugía de feminización facial incluye una amplia gama de procedimientos para cambiar los rasgos faciales masculinos por rasgos femeninos. Se puede mover la línea del cabello para crear una frente más pequeña, aumentar los labios y los pómulos con implantes, o remodelar y redimensionar la mandíbula y el mentón. Si te reducen un hueso, es posible que necesites una cirugía de estiramiento de la piel.

Estas cirugías suelen ser para pacientes ambulatorios y no requieren hospitalización. El tiempo de recuperación para la mayoría de estos procedimientos es de aproximadamente dos semanas, aunque la recuperación de los procedimientos de la mandíbula llevará más tiempo.

Condrolaringoplastia

La condrolaringoplastia es un procedimiento quirúrgico para reducir al mínimo el cartílago de la tiroides o la nuez de Adán. Durante el procedimiento, se realiza una pequeña incisión debajo del mentón o en un pliegue de la piel del cuello para que la cicatriz quede oculta. Luego, el cirujano reduce y remodela el cartílago. Este procedimiento suele ser ambulatorio, sin estancia hospitalaria.

Cirugía de pecho para mujeres transgénero

Aunque el uso de estrógenos estimula el crecimiento de las mamas, muchas personas no están satisfechas solo con este crecimiento. La cirugía de pecho para mujeres transgénero es un procedimiento quirúrgico para aumentar el tamaño de las mamas que puede incluir implantes, injertos de grasa o ambos.

Tu cirujano hará incisiones alrededor de la areola, cerca de la axila o en el pliegue bajo la mama. Luego, el cirujano colocará los implantes de silicona o de solución salina bajo el tejido mamario. Otra posibilidad es que te trasplanten grasa, músculos o tejido de otras partes del cuerpo a las mamas.

Si las hormonas feminizantes no han hecho que tus mamas sean lo suficientemente grandes, es posible que necesites una cirugía inicial para que te coloquen dispositivos llamados expansores de tejido delante de los músculos del pecho. Visitarás a tu médico cada pocas semanas para que te inyecten una pequeña cantidad de solución salina en los expansores de tejido. Esto estirará lentamente la piel de tu pecho y otros tejidos para hacer espacio para los implantes. Cuando la piel se haya estirado lo suficiente, tendrás que someterte a otra cirugía para retirar los expansores y colocar los implantes.

Cirugía genital

Orquiectomía

La orquiectomía es una cirugía para extraer los testículos. Dado que los testículos producen esperma y la hormona testosterona, una orquiectomía puede eliminar la necesidad de usar bloqueantes de testosterona, como espironolactona (Aldactone), y reducir la cantidad de estrógeno necesaria para alcanzar y mantener tu apariencia deseada.

Este tipo de cirugía se realiza generalmente en forma ambulatoria. Te aplicarán anestesia local, con la cual estarás despierto y únicamente se insensibilizará el área testicular, o te aplicarán anestesia local, con la cual estarás dormido durante la cirugía. Para extirparte los testículos, el cirujano realizará una incisión en el escroto y extraerá los testículos a través de la abertura. La orquiectomía se realiza, generalmente, como parte de la cirugía para la vaginoplastia, aunque algunas personas prefieren que se les realice únicamente la orquiectomía sin otra cirugía genital.

Vaginoplastia

La vaginoplastia es la creación quirúrgica de una vagina. Durante la vaginoplastia, se utiliza la piel del cuerpo del pene y el escroto para crear un canal vaginal. En algunas técnicas, también se utiliza dicha piel para crear los labios de la vulva (labioplastia). Para crear quirúrgicamente un clítoris (clitoroplastia), se utilizan la punta (glande) del pene y los nervios que lo abastecen. De manera alternativa, se puede tomar piel de otra área del cuerpo o tejido del colon para crear la vagina. Los testículos también se extraen en la cirugía.

Algunos cirujanos utilizan una técnica que requiere electrólisis o depilación láser en el área del pene y del escroto para obtener tejido sin vello para el procedimiento. El proceso puede durar varios meses. Otras técnicas no requieren depilación antes de la cirugía, ya que los folículos capilares se destruyen durante el procedimiento.

Después de la vaginoplastia, te colocarán un tubo (sonda) en la uretra para recoger la orina. Será necesario que te controlen atentamente en el hospital o en un centro de atención médica asociado durante aproximadamente una semana después de la cirugía. La recuperación puede tardar hasta dos meses. Tu médico te indicará cuándo podrás comenzar a tener actividad sexual con tu nueva vagina. Te entregarán un conjunto de dilatadores vaginales de tamaños que van en aumento que te colocarás en la vagina en intervalos espaciados para mantener, alargar y estirar el tamaño de la vagina. Tendrás que dilatarla de manera regular indefinidamente.

Ten en cuenta que, debido a que la glándula prostática no se extrae durante la cirugía, deberás seguir las recomendaciones adecuadas para tu edad con respecto a los análisis para la detección del cáncer de próstata. También es posible que tengas síntomas de obstrucción urinaria por el alargamiento benigno de la próstata.

Resultados

Las investigaciones indican que la cirugía de confirmación del género puede tener una repercusión positiva en tu bienestar y función sexual.

Los cuidados postoperatorios y el seguimiento a largo plazo tras el tratamiento quirúrgico de la disforia de género también se han relacionado con buenos resultados. Antes de operarte, habla con tu cirujano, con el médico que te ha recetado las hormonas (si las estás tomando) y con el proveedor de atención médica conductual sobre el tratamiento continuo que necesitarás.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de pruebas y procedimientos para ayudar a prevenir, detectar, tratar o controlar las afecciones.

Cirugía de feminización - atención en Mayo Clinic

March 17, 2021
  1. Tangpricha V, et al. Transgender women: Evaluation and management. https://www.uptodate.com/ contents/search. Accessed Feb. 14, 2017.
  2. Erickson-Schroth L, ed. Medical transition. In: Trans Bodies, Trans Selves: A Resource for the Transgender Community. New York, N.Y.: Oxford University Press; 2014.
  3. The World Professional Association of Transgender Health. Standards of care for the health of transsexual, transgender and gender nonconforming people, 7th version. http://www.wpath.org. Accessed Dec. 23, 2016.
  4. AskMayoExpert. Feminizing or masculinizing surgery. Mayo Clinic; 2020.
  5. Nippoldt TB (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 14, 2020.
  6. Litin SC (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 10, 2017.
  7. Manrique OJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester Minn. Sept. 18, 2017.