Descripción general

Un estiramiento facial (ritidectomía) es un procedimiento quirúrgico estético para darle un aspecto más joven al rostro. El procedimiento puede reducir la flacidez o los pliegues de piel en los pómulos y la línea mandibular, y otros cambios en la forma del rostro que se producen con la edad.

Durante un estiramiento facial, se estira un colgajo de piel a cada lado del rostro, y se realizan cambios quirúrgicos en los tejidos debajo de la piel para darle una forma más joven al contorno del rostro. Antes de suturar el colgajo, se extirpa el exceso de piel.

El estiramiento de cuello (platismoplastia) con frecuencia se realiza como parte de un estiramiento facial para reducir los depósitos de grasa y la flacidez en la piel del cuello.

Un estiramiento facial no disminuirá los pliegues o las arrugas de la piel ni los daños ocasionados por el sol. Otros procedimientos estéticos pueden tratar la apariencia o la calidad de la piel.

Por qué se realiza

A medida que envejeces, la apariencia y la forma del rostro sufren alteraciones debido a los cambios normales relacionados con la edad. La piel se vuelve flácida y menos elástica, y los depósitos de grasa disminuyen en algunas partes del rostro y aumentan en otras. Los cambios en el rostro relacionados con la edad que pueden reducirse con un estiramiento facial incluyen los siguientes:

  • Apariencia caída de los pómulos.
  • Exceso de piel en la línea inferior de la mandíbula (carrillos).
  • Profundización del pliegue de piel desde el costado de la nariz hacia la comisura de la boca.
  • Piel flácida y exceso de grasa en el cuello (si el procedimiento incluye un estiramiento de cuello).

Un estiramiento facial no es un tratamiento para las arrugas superficiales, los daños por exposición al sol, los pliegues alrededor de la nariz y el labio superior o las irregularidades en el color de la piel.

Riesgos

Un estiramiento facial puede provocar complicaciones. Algunas pueden controlarse con atención médica adecuada, medicamentos o corrección quirúrgica. Si bien las complicaciones permanentes o a largo plazo son poco frecuentes, pueden provocar cambios significativos en la apariencia. Los riesgos incluyen los siguientes:

  • Hematoma. La acumulación de sangre (hematoma) debajo de la piel que provoca hinchazón y presión es la complicación más frecuente del estiramiento facial. La formación del hematoma, que suele producirse dentro de las 24 horas después de la cirugía, se trata de inmediato con cirugía para prevenir daños en la piel y otros tejidos.
  • Cicatrización. Las cicatrices de la incisión de un estiramiento facial son permanentes, aunque, generalmente, se ocultan con la línea del cabello y los contornos naturales del rostro y las orejas. En raras ocasiones, las incisiones pueden provocar cicatrices rojas y elevadas. Podrían utilizarse inyecciones de corticoesteroides u otros tratamientos para mejorar el aspecto de las cicatrices.
  • Lesión nerviosa. Si bien es poco frecuente, la lesión en los nervios puede afectar de manera temporal o permanente los nervios que controlan la sensibilidad o los músculos. La parálisis temporal de un músculo selecto, que provoca una apariencia o expresión facial desigual, o la pérdida temporal de la sensibilidad, puede durar de algunos meses a un año. Las intervenciones quirúrgicas pueden ofrecer algunas mejoras.
  • Pérdida del cabello. Podrías experimentar la pérdida del cabello temporal o permanente cerca de los sitios de incisión. La pérdida del cabello permanente puede tratarse con una cirugía para trasplantar piel con folículos pilosos.
  • Pérdida de piel. En raras ocasiones, un estiramiento facial puede interrumpir el suministro de sangre hacia los tejidos faciales. Esto puede provocar la pérdida de la piel (descamación). La descamación se trata con medicamentos, el cuidado de heridas adecuado y, si es necesario, un procedimiento para minimizar las cicatrices.

Al igual que cualquier otro tipo de cirugía mayor, un estiramiento facial tiene riesgo de sangrado, infección y reacciones adversas a la anestesia. Ciertas enfermedades o hábitos de estilo de vida también pueden aumentar el riesgo de complicaciones. Los siguientes factores pueden presentar un riesgo importante o causar resultados desfavorables, por lo cual el médico puede desaconsejarte un estiramiento facial.

  • Suplementos o medicamentos anticoagulantes. Los medicamentos o suplementos que diluyen la sangre pueden afectar la capacidad de coagulación de la sangre e incrementar el riesgo de hematomas después de la cirugía. Estos medicamentos incluyen anticoagulantes (Coumadin, Plavix u otros), aspirina, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, ginseng, Ginkgo biloba, aceite de pescado y otros.
  • Enfermedades. Si tienes una enfermedad que impide la coagulación de la sangre, no podrás someterte a un estiramiento facial. Otros trastornos, como la diabetes mal controlada o la presión arterial alta, incrementan el riesgo de una mala cicatrización de las heridas, hematomas y complicaciones cardíacas.
  • Tabaquismo. Fumar aumenta considerablemente el riesgo de una mala cicatrización de las heridas, hematomas y pérdida de piel después de un estiramiento facial.
  • Fluctuación del peso. Si tienes antecedentes de ciclos reiterados de aumento y pérdida de peso (factores que afectan la forma del rostro y la condición de la piel), el resultado de la cirugía puede no ser satisfactorio o puede ser satisfactorio solo por un corto tiempo.

Cómo prepararse

Inicialmente, hablarás con un cirujano plástico sobre la ritidoplastia facial. La consulta probablemente incluirá:

  • Historia clínica y examen físico. Prepárate para responder preguntas sobre trastornos médicos pasados y actuales, cirugías previas, cirugías plásticas previas, complicaciones causadas por cirugías previas, antecedentes de tabaquismo, y consumo de drogas o alcohol. El cirujano te hará un examen físico, puede pedirte registros recientes de tu médico o pedir una consulta con un especialista si existe alguna inquietud sobre tus condiciones para someterte a una cirugía.
  • Revisión de la medicación. Proporciona el nombre y la dosis de todos los medicamentos que tomas periódicamente, incluidos los medicamento recetados, los medicamentos de venta libre, los medicamentos a base de hierbas, las vitaminas y otros suplementos alimentarios.
  • Examen facial. El cirujano plástico te tomará fotografías del rostro desde diferentes ángulos y fotografías en primer plano de algunos rasgos. El cirujano también examinará la estructura ósea, la forma de tu rostro, la distribución de la grasa y la calidad de la piel, para determinar las mejores opciones para una cirugía de estiramiento facial.
  • Expectativas. El cirujano te hará preguntas sobre tus expectativas acerca de los resultados del levantamiento facial. Te ayudará a entender de qué forma un estiramiento facial cambiará tu aspecto y lo que no abarca un estiramiento facial, como las arrugas finas o una asimetría natural de tu rostro.

Antes de un estiramiento facial:

  • Sigue las instrucciones sobre la medicación. Recibirás instrucciones sobre qué medicamentos debes dejar de tomar y cuándo debes hacerlo. Por ejemplo, es probable que te pidan que suspendas cualquier suplemento o medicamento anticoagulante dos semanas antes de la cirugía como mínimo. Habla con el médico acerca de qué medicamento es seguro tomar y si debes ajustar la dosis.
  • Lávate el rostro y el pelo. Probablemente te pedirán que te laves el rostro y el pelo con un jabón desinfectante la mañana de la cirugía.
  • No comas. Te pedirán que no comas nada después de la medianoche previa a la cirugía. Podrás beber agua y tomar medicamentos que hayan sido aprobados por el cirujano.
  • Organízate para tener ayuda durante la recuperación. Si la ritidoplastia facial se realiza como procedimiento de paciente ambulatorio, planifica que alguien te lleve a tu casa y que se quede contigo la primera noche después de la cirugía.

Lo que puedes esperar

Una ritidoplastia facial puede realizarse en un hospital o en un centro quirúrgico ambulatorio.

Antes del procedimiento

A veces, el procedimiento se realiza con sedantes y anestesia local, que insensibiliza solo una parte de tu cuerpo. En otros casos, se recomienda la anestesia general, que te deja inconsciente.

Durante el procedimiento

En general, en la ritidoplastia facial se eleva la piel y se tensan los tejidos y músculos subyacentes. Es posible que se esculpa, se elimine o se redistribuya la grasa del rostro y del cuello. Luego, la piel del rostro se vuelve a colocar sobre los contornos recientemente reposicionados del rostro, se elimina la piel excedente y se cose la herida o se la cierra con cinta.

Las incisiones realizadas en el procedimiento dependen de las técnicas que se utilizan y de las preferencias del paciente. Algunas opciones son:

  • Una incisión tradicional en la ritidoplastia facial comienza en las sienes, en la línea del nacimiento del cabello, continúa hacia abajo y alrededor del frente de las orejas y finaliza detrás de las orejas, en la parte inferior del cuero cabelludo. Podría realizarse una incisión debajo del mentón para mejorar la apariencia del cuello.
  • Una incisión limitada, que es más corta y comienza en la línea del nacimiento del cabello, justo arriba de la oreja, continúa alrededor del frente de la oreja pero no se extiende hasta la parte inferior del cuero cabelludo.
  • La incisión para el levantamiento del cuello comienza frente al lóbulo de la oreja y continúa alrededor de la oreja hasta la parte inferior del cuero cabelludo. También se realiza una pequeña incisión debajo del mentón.

Realizar la ritidoplastia facial generalmente toma entre dos y cuatro horas, pero podría demorar más si se realizan otros procedimientos estéticos al mismo tiempo.

Después del procedimiento

Después de un estiramiento facial, puedes manifestar lo siguiente:

  • Dolor de leve a moderado
  • Secreción de las incisiones
  • Hinchazón
  • Hematomas
  • Entumecimiento

Comunícate con tu médico de inmediato si presentas lo siguiente:

  • Dolor intenso en un lado del rostro o del cuello dentro de las 24 horas posteriores a la cirugía
  • Falta de aliento
  • Dolor en el pecho
  • Latidos irregulares

Probablemente, las incisiones se cubran con vendas que aplican una suave presión para minimizar la hinchazón y los hematomas. Se podría colocar un tubo pequeño debajo de la piel detrás de una oreja o de ambas para drenar el exceso de sangre o de líquido.

Los primeros días después de la cirugía:

  • Descansa con la cabeza elevada.
  • Toma los analgésicos según la recomendación del médico.
  • Ponte compresas frías en el rostro para aliviar el dolor y reducir la hinchazón.

Consultas de seguimiento

Te programarán varias consultas de seguimiento durante los dos meses posteriores a la cirugía. En estas consultas, se hará lo siguiente:

  • El día después de la cirugía, el cirujano probablemente te quitará el tubo de drenaje, te aplicará un ungüento antibiótico en las incisiones y te colocará nuevos vendajes en el rostro.
  • Dos o tres después del estiramiento facial, podrás dejar de usar vendajes y empezar a usar un cabestrillo facial elastizado.
  • Alrededor de una semana después de la cirugía, el médico te quitará los puntos y evaluará la herida.
  • Se programarán visitas posteriores para controlar tu evolución.

Cuidado personal

El cuidado personal en tu casa durante las primeras tres semanas te ayudará a recuperarte y reducirá el riesgo de complicaciones:

  • Sigue las instrucciones de cuidado de heridas según las indicaciones del cirujano.
  • No quites las costras que se forman sobre la herida.
  • Sigue las instrucciones sobre cuándo puedes comenzar a usar champú y jabones, y qué clases usar.
  • Usa prendas que se abrochen en la parte delantera (en lugar de prendas que se colocan por encima de la cabeza).
  • Evita la presión o los movimientos excesivos sobre las incisiones, o alrededor de estas.
  • Evita usar maquillaje.
  • Evita realizar actividad aeróbica enérgica o deportes.
  • Evita la exposición directa de la incisión al sol durante tres semanas y, posteriormente, usa protector solar con factor de protección solar de 30 o mayor.
  • Evita hacerte permanentes y teñirte o decolorarte el cabello.

Seis semanas después del estiramiento facial, podrás arreglarte el cabello para ocultar cualquier señal que haya quedado de la incisión. También puedes elegir aplazar la asistencia a eventos sociales importantes durante un par de meses, cuando probablemente sentirás que vuelves a la normalidad.

Resultados

Un estiramiento facial puede darle una apariencia más joven al rostro y al cuello. Los resultados de un estiramiento facial no son permanentes. Con la edad, la piel facial puede comenzar a caerse nuevamente. En general, un estiramiento facial puede durar 10 años.

Estiramiento facial - atención en Mayo Clinic

Jan. 24, 2019
  1. Neligan PC, et al., eds. Facelift: Principles of and surgical approaches to facelift. In: Plastic Surgery. 4th ed. London, U.K.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 29, 2018.
  2. Facelift surgery: Rhytidectomy. American Society of Plastic Surgeons. https://www.plasticsurgery.org/cosmetic-procedures/facelift. Accessed July 29, 2018.
  3. Fonseca RJ, ed. Rhytidectomy. In: Oral and Maxillofacial Surgery. 3rd ed. St. Louis, Mo.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed July 29, 2018.
  4. Chaffoo RA. Complications in facelift surgery: Avoidance and management. Facial Plastic Surgery Clinics of North America. 2013;21:551.
  5. AskMayoExpert. Facelift (adult). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  6. Bagheri SC, et al. Rhytidectomy (facelifting). In: Current Therapy in Oral and Maxillofacial Surgery. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012.
  7. Brown AY. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 28, 2018.