Descripción general

Durante la vigilancia activa para el cáncer de próstata, el médico controla este tipo de cáncer de cerca a fin de detectar algún cambio. En ocasiones, la vigilancia activa para el cáncer de próstata recibe el nombre de «manejo o conducta expectante».

No se administra ningún tratamiento oncológico durante la vigilancia activa para el cáncer de próstata. Esto significa que no se indican medicamentos, radiación ni cirugía. Se realizan exámenes periódicos para detectar signos de crecimiento del cáncer.

Podrías considerar la vigilancia activa para el cáncer de próstata si tu cáncer es pequeño, se espera que crezca muy lentamente, se reduce a un área de la próstata y no causa signos ni síntomas.

Si tienes otros problemas de salud que limitan tu expectativa de vida, la vigilancia activa del cáncer de próstata también puede ser un enfoque razonable.

Por qué se realiza

Se recurre a la vigilancia activa para el cáncer de próstata a fin de evitar los efectos secundarios del tratamiento en hombres con un riesgo muy bajo de progresión del cáncer de próstata.

Debido a que el cáncer de próstata crece muy lentamente, es probable que los hombres que reciben el diagnóstico cuando el tumor es muy pequeño nunca presenten signos y síntomas de la enfermedad. Muchos pueden vivir toda su vida normal antes de que el cáncer incluso crezca lo suficiente como para necesitar tratamiento.

La vigilancia activa para el cáncer de próstata puede ser adecuada en tu caso si ocurre lo siguiente:

  • El tumor es pequeño. Si el cáncer se detecta de forma temprana, mientras aún es pequeño y está limitado a un área de la próstata, la vigilancia activa puede ser una opción razonable.
  • Una puntuación baja en la escala de Gleason. La vigilancia activa puede ser lo mejor para hombres con una puntuación baja en la escala de Gleason (generalmente 6 o menos), lo que indica una forma de cáncer menos agresiva y con un crecimiento más lento (poco activo).
  • Tienes otros problemas graves de salud. Si tienes otros problemas de salud avanzados (como una enfermedad cardíaca grave) que limitan tu expectativa de vida y podrían potencialmente empeorar con el tratamiento para el cáncer de próstata, puedes optar por la vigilancia activa.

Riesgos

Los riesgos de la vigilancia activa para el cáncer de próstata incluyen lo siguiente:

  • Ansiedad. Es posible que sientas ansiedad y tengas una sensación de incertidumbre sobre el estado del cáncer.
  • Consultas médicas frecuentes. Los hombres que eligen la vigilancia activa deben estar dispuestos a reunirse con los médicos cada algunos meses.
  • Crecimiento del cáncer. El cáncer puede crecer y esparcirse mientras esperas. Si el cáncer se esparce, es posible que pierdas la oportunidad de realizar un tratamiento efectivo.
  • Menos opciones de tratamiento. Si el cáncer se esparce, es posible que tengas menos opciones de tratamiento. Las opciones de tratamiento podrían ser más drásticas que los tratamientos utilizados para tumores muy pequeños.

Lo que puedes esperar

Durante la vigilancia activa, realizarás visitas regulares a tu médico para controlar el cáncer, generalmente cada unos meses.

En estas visitas, el médico puede realizar las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Tacto rectal. Durante el tacto rectal, el médico utiliza un guante lubricado para introducir suavemente el dedo en el recto a fin de examinar la próstata. El médico puede palpar la superficie de la próstata y evaluar si el cáncer ha crecido.
  • Análisis de sangre para el antígeno prostático específico. Este análisis mide la cantidad de antígeno prostático específico en la sangre. Si el nivel aumenta, puede indicar el crecimiento del cáncer.
  • Ecografía o imágenes por resonancia magnética (RM). Si otras pruebas generan preocupaciones, el médico puede recurrir a la ecografía transrectal o a la resonancia magnética para realizar evaluaciones adicionales de la próstata. Durante la ecografía, se introduce en el recto una pequeña sonda, aproximadamente del tamaño y de la forma de un cigarro. La sonda usa ondas sonoras para crear una imagen de la próstata. Durante la resonancia magnética, te recuestas dentro de una máquina que utiliza ondas de radio para generar imágenes transversales de la próstata.
  • Recolección de células de la próstata (biopsia de próstata). La recolección de muestras de células del interior de la próstata generalmente se recomienda un año después del comienzo de la vigilancia activa. La biopsia puede repetirse ocasionalmente, según la recomendación del médico, para determinar el crecimiento del cáncer y revaluar el puntaje en la escala de Gleason a fin de determinar si el cáncer continúa creciendo lentamente.

Resultados

Muchos hombres que eligen la vigilancia activa para el cáncer de próstata nunca se someten a un tratamiento oncológico. Es posible que el cáncer no crezca nunca y estos hombres puedan alcanzar su expectativa de vida normal.

Sin embargo, algunos hombres pueden elegir recibir tratamiento para el cáncer de próstata si ocurre lo siguiente:

  • El cáncer comienza a crecer más rápido de lo esperado
  • El cáncer se extiende más allá de un área limitada dentro de la próstata
  • El cáncer provoca signos y síntomas

Las opciones de tratamiento para el cáncer de próstata dependen de tu situación particular, pero pueden incluir cirugía, medicamentos y radiación.

Feb. 24, 2018
  1. Wein AJ, et al. Active surveillance of prostate cancer. In: Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Accessed Sept. 21, 2016.
  2. Prostate cancer. Fort Washington, Pa.: National Comprehensive Cancer Network. http://www.nccn.org/professionals/physician_gls/f_guidelines.asp. Accessed July 13, 2016.

Vigilancia activa para el cáncer de próstata