Descripción general

Una hernia umbilical ocurre cuando una parte del intestino sobresale a través de la abertura umbilical, en los músculos abdominales. Las hernias umbilicales son frecuentes y, en general, son inofensivas. Son más frecuentes en lactantes, pero también pueden afectar a los adultos. En un lactante, una hernia umbilical puede ser más evidente cuando el recién nacido llora, lo que hace que el ombligo sobresalga. Este es un signo clásico de una hernia umbilical.

En los niños, muchas hernias umbilicales se cierran solas a la edad de 1 o 2 años, aunque algunas tardan más. Para prevenir las complicaciones, las hernias umbilicales que no desaparecen a los 4 años, o las que aparecen durante la adultez, pueden necesitar una intervención quirúrgica.

Síntomas

Una hernia umbilical forma un bulto o hinchazón blanda cerca del ombligo. Si tu bebé tiene una hernia umbilical, es posible que notes el bulto solo cuando llora, tose o hace fuerza. El bulto puede desaparecer cuando el bebé se calma o cuando está acostado boca arriba.

Las hernias umbilicales en los niños suelen ser indoloras. Las hernias umbilicales que aparecen en la adultez pueden causar molestias abdominales.

Cuándo consultar al médico

Si sospechas que tu bebé tiene una hernia umbilical, habla con el pediatra. Busca atención de urgencia si tu bebé tiene una hernia umbilical, además de lo siguiente:

  • El bebé parece tener dolor
  • El bebé comienza a vomitar
  • El bulto se vuelve sensible, se hincha y cambia de color

Las pautas para los adultos son parecidas. Habla con el médico si tienes un bulto cerca del ombligo. Busca atención de urgencia si el bulto se vuelve doloroso y sensible al tacto. Un diagnóstico y un tratamiento inmediatos pueden ayudarte a prevenir las complicaciones.

Causas

Durante el embarazo, el cordón umbilical pasa a través de una pequeña abertura en los músculos abdominales del bebé. Esta abertura, normalmente, se cierra justo después del nacimiento. Si los músculos no se cierran por completo en la línea media del abdomen, este punto débil en la pared abdominal puede producir una hernia umbilical en el momento del parto o en algún momento de la vida.

En los adultos, un exceso de presión abdominal puede producir una hernia umbilical. Las posibles causas en los adultos son:

  • Obesidad
  • Embarazos múltiples
  • Líquido en la cavidad abdominal (ascitis)
  • Cirugía abdominal previa
  • Diálisis peritoneal crónica

Factores de riesgo

Las hernias umbilicales son más frecuentes en los niños, en especial en los bebés prematuros y en aquellos con bajo peso al nacer. Los bebés afroamericanos parecen tener un riesgo levemente mayor de hernias umbilicales. El trastorno afecta a niños y a niñas por igual.

Para los adultos, tener sobrepeso o varios embarazos puede aumentar el riesgo de desarrollar una hernia umbilical. Este tipo de hernia tiende a ser más frecuente en mujeres.

Complicaciones

En los niños, las complicaciones de una hernia umbilical son poco frecuentes. Las complicaciones pueden producirse cuando el tejido abdominal que sobresale queda atrapado (encarcelado) y no se puede empujar para que vuelva a la cavidad abdominal. Esto disminuye la irrigación sanguínea en el segmento de intestino atrapado y puede producir dolor umbilical y daño en el tejido. Si al segmento de intestino atrapado se le corta por completo la irrigación sanguínea (hernia estrangulada), puede haber muerte del tejido (gangrena). La infección puede diseminarse a toda la cavidad abdominal y provocar un cuadro que pone en riesgo la vida.

Los adultos con hernia umbilical son un poco más propensos a la encarcelación u obstrucción del intestino. En general, se requiere una cirugía de urgencia para tratar estas complicaciones.

April 24, 2015
References
  1. Hernias de la pared abdominal. The Merck Manual Professional Edition (Edición para Profesionales del Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/gastrointestinal_disorders/acute_abdomen_and_surgical_gastroenterology/hernias_of_the_abdominal_wall.html#v890814. Último acceso: 2 de marzo de 2015.
  2. Kelly KB, et al. Pediatric abdominal wall defects (Defectos de la pared abdominal en niños). Surgical Clinics of North America (Clínicas Quirúrgicas de Norteamérica). 2013;93:1255.
  3. Brooks DC. Overview of abdominal wall hernias (Descripción general de las hernias de la pared abdominal). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de marzo de 2015.
  4. Palazzi DL, et al. Care of the umbilicus and management of umbilical disorders (Atención del ombligo y tratamiento de los trastornos umbilicales). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 2 de marzo de 2015.
  5. Earle DB, et al. Repair of umbilical and epigastric hernias (Reparación de las hernias epigástricas y umbilicales). Surgical Clinics of North America (Clínicas Quirúrgicas de Norteamérica). 2013;93:1057.
  6. Barreto L, et al. Umbilical hernia (Hernia umbilical). BMJ. 2013;347:f4252.
  7. Hoecker JL (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 12 de marzo de 2015.
  8. Hassan AMA, et al. Outcome of sublay mesh repair in non-complicated umbilical hernia with liver cirrhosis and ascites (Resultado de la reparación con malla «sublay» en la hernia umbilical no complicada con cirrosis hepática y ascitis). International Journal of Surgery (Revista internacional de cirugía). 2014;12:181.
  9. Cameron JL, et al. In: Current Surgical Therapy (Terapia quirúrgica actual). 11.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de marzo de 2015.