Relaciones sexuales de personas mayores: consejos para hombres mayores

Qué puedes hacer para mantener una vida sexual saludable y placentera a medida que envejeces.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

A medida que envejeces, las relaciones sexuales ya no son como cuando tenías 20, pero pueden seguir siento satisfactorias. A diferencia de lo que transmiten los mitos frecuentes, las relaciones sexuales no son solo para la gente joven. Muchas personas mayores continúan disfrutando de su sexualidad hasta los 80 años e, incluso, más.

Además de darte satisfacción, mantener una vida sexual sana es beneficioso para otros aspectos de la vida, entre ellos, la salud física y la autoestima.

Relaciones sexuales de personas mayores: ¿qué cambia a medida que los hombres envejecen?

A medida que los hombres envejecen, los niveles de testosterona disminuyen y son frecuentes los cambios en la función sexual. Estos cambios fisiológicos pueden comprender:

  • La necesidad de una mayor estimulación para lograr las erecciones y el orgasmo, y mantenerlos
  • Orgasmos más cortos
  • Menos fuerza en la eyaculación y menos cantidad de semen
  • La necesidad de una mayor cantidad de tiempo para lograr otra erección después de eyacular

Es posible que sientas ansiedad por estos cambios, pero recuerda que estos no tienen por qué ser el final del disfrute del sexo. Adaptarte a los cambios del cuerpo puede ayudarte a mantener una vida sexual saludable y placentera. Por ejemplo, es posible que necesites ajustar tu rutina sexual para incorporar más estimulación y, de este modo, excitarte.

Relaciones sexuales en personas mayores y problemas de salud

La salud puede tener un efecto importante en la vida sexual y en el desempeño sexual. Un estado de salud deficiente y las enfermedades crónicas, como la enfermedad cardíaca o la artritis, dificultan la vida sexual y la intimidad.

Determinadas cirugías y muchos medicamentos, como los medicamentos para la presión arterial, los antihistamínicos, los antidepresivos y los medicamentos antiácidos, pueden afectar la función sexual.

Pero no te des por vencido. Tú y tu pareja pueden explorar formas para adaptarse a tus limitaciones.

Por ejemplo, si te preocupa tener relaciones sexuales después de un ataque cardíaco, habla con el médico sobre ello. Si el dolor de la artritis es un problema, prueba con diferentes posiciones sexuales o trata de usar calor para aliviar el dolor articular, antes o después de la actividad sexual.

Mantente positivo y céntrate en maneras de llevar tu sexualidad e intimidad que resulten satisfactorias para ti y para tu pareja.

Relaciones sexuales de personas mayores y problemas emocionales

A cualquier edad, los problemas emocionales pueden afectar la sexualidad. Por un lado, muchas parejas de personas mayores afirman tener una mayor satisfacción con su vida sexual porque tienen menos distracciones, más tiempo y privacidad, y no deben preocuparse por un posible embarazo.

Por el otro, algunos adultos mayores se sienten estresados por problemas de salud, preocupaciones económicas y otros cambios en el estilo de vida. La depresión puede reducir el deseo y el interés en el sexo. Si sientes que podrías estar deprimido, habla con el médico o con un consejero.

Consejos para las relaciones sexuales de personas mayores

Es posible que las relaciones sexuales no sean iguales a como lo eran cuando tú y tu pareja eran más jóvenes. Sin embargo, el sexo y la intimidad pueden seguir siendo una parte satisfactoria de tu vida. A continuación te damos algunos consejos para mantener una vida sexual saludable y placentera:

  • Habla con tu pareja. Incluso si te resulta difícil hablar sobre sexo, el compartir tus necesidades, deseos e inquietudes abiertamente puede ayudarlos a ambos a disfrutar más del sexo y las relaciones íntimas.
  • Visita al médico. El médico puede ayudarte a controlar las afecciones crónicas y los medicamentos que afectan tu vida sexual. Consulta con el médico sobre tratamientos si tienes problemas para mantener erecciones.
  • Consulta con un terapeuta sexual. Un terapeuta podría ayudarte a ti y a tu pareja con inquietudes específicas. Pídele una derivación a tu médico.
  • Amplía tu definición de sexo. El acto sexual no es la única forma de tener una vida sexual plena. Tocarse, besarse y otras formas de contacto íntimo pueden ser satisfactorias para ti y tu pareja.

    A medida que envejeces, es normal que tú y tu pareja tengan diferentes capacidades y necesidades sexuales. Sé abierto a encontrar nuevas formas de disfrutar el contacto sexual y la intimidad.

  • Adapta tu rutina. Los cambios simples pueden mejorar tu vida sexual. Cambia el momento del día en el que tienes relaciones sexuales por un momento en el que tengas la máxima energía. Prueba por la mañana, cuando te sientes renovado después de un buen sueño nocturno, en lugar de al final de un largo día.

    Como podría llevarles más tiempo a ti y a tu pareja excitarse, tómate más tiempo para preparar el escenario para el romance. Prueba con una posición sexual nueva o explora otras maneras de conectarte romántica y sexualmente.

  • No renuncies al romance. Si has perdido a tu pareja, puede ser difícil que te imagines comenzar otra relación; pero para muchos adultos mayores solteros, socializar vale la pena. Nadie es demasiado mayor para necesitar cercanía e intimidad emocional.

    Si comienzas una relación íntima con una pareja nueva, usa preservativo. Muchos adultos mayores no saben que aún corren el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual, como herpes o gonorrea.

Un último consejo para mantener una vida sexual saludable: Cuídate y mantente lo más sano posible:

  • Sigue una dieta saludable.
  • Haz ejercicio regularmente.
  • No bebas demasiado alcohol.
  • No fumes.

Consulta con tu médico regularmente, en especial si tienes enfermedades crónicas o tomas medicamentos recetados.

June 13, 2018 See more In-depth