¿Hay un equivalente de Viagra para la mujer?

Answers from Yvonne Butler Tobah, M.D.

Dado el éxito de los medicamentos para tratar la disfunción eréctil (como el sildenafilo [Viagra], el tadalafilo [Cialis] y el vardenafilo [Levitra]), las compañías farmacéuticas buscaron un fármaco comparable para la mujer.

Incluso se probó Viagra como tratamiento para la disfunción sexual en la mujer. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) no aprobó Viagra para este uso.

De hecho, hasta hace poco, no había ningún medicamento que la FDA hubiera aprobado para tratar los problemas de excitación y deseo sexual en la mujer. Sin embargo, 4 de cada 10 mujeres informan que tienen problemas sexuales.

La FDA aprobó como tratamiento para el bajo deseo sexual en la mujer premenopáusica un medicamento de venta con receta llamado flibanserina (Addyi), originalmente desarrollado como antidepresivo.

Con una píldora por día, Addyi puede potenciar el deseo sexual de las mujeres que experimentan un deseo sexual bajo y a quienes la experiencia les resulta angustiante. Entre los efectos secundarios potencialmente graves podemos mencionar la baja presión arterial, mareos y desmayos, en especial si el medicamento se mezcla con alcohol. Los expertos recomiendan dejar de tomar el medicamento si no notas una mejoría en tu impulso sexual después de ocho semanas.

La respuesta sexual femenina es compleja. Los problemas sexuales pueden estar relacionados con dificultad para excitarse, falta de deseo o ambas cosas. Hay muchos factores que influyen sobre el deseo sexual de las mujeres. Por ejemplo:

  • Muchas mujeres sienten que los factores de estrés de la vida cotidiana agotan su deseo sexual.
  • Es posible que los altibajos en el deseo sexual coincidan con el inicio o la terminación de una relación, o con cambios importantes en la vida, como el embarazo o la menopausia.
  • A algunas mujeres puede resultarles muy difícil llegar al orgasmo, lo cual les causa inquietud o preocupación que genera la pérdida de interés en el sexo.
  • Con frecuencia, el deseo se relaciona con el sentimiento de intimidad con la pareja, así como también con las experiencias pasadas. Con el tiempo, los problemas psicológicos pueden favorecer los problemas biológicos y viceversa.
  • Algunas afecciones crónicas, como la diabetes o la esclerosis múltiple, pueden alterar el ciclo de respuesta sexual, y generar cambios en la excitación o la respuesta orgásmica.

Si estás notando cambios o dificultades con la función sexual, consulta con tu médico. En algunos casos, ciertos medicamentos, hormonas, cremas, productos para la estimulación del clítoris u otros tratamientos pueden resultar útiles. Es posible que tu médico te recomiende consultar con un terapeuta sexual.

With

Yvonne Butler Tobah, M.D.

April 11, 2017 See more Expert Answers