¿Las dietas con alto contenido de proteínas son seguras para perder peso?

Respuesta de Katherine Zeratsky, R.D., L.D.

Para la mayoría de las personas sanas, una dieta con alto contenido de proteínas generalmente no es dañina, en especial cuando se sigue por un corto tiempo. Estas dietas pueden ayudar a la pérdida de peso porque te hacen sentir más lleno.

Sin embargo, pueden ocurrir muchos problemas de salud cuando sigues una dieta alta en proteínas durante mucho tiempo. Además, los investigadores siguen estudiando los riesgos a largo plazo de las dietas altas en proteínas que limitan el consumo de hidratos de carbono (carbohidratos).

  • Algunas dietas altas en proteínas limitan tanto el consumo de carbohidratos que posiblemente no obtengas los nutrientes ni las fibras necesarias. Esto puede causar problemas como mal aliento, dolor de cabeza y estreñimiento.
  • Algunas dietas altas en proteínas permiten el consumo de carne roja, carnes procesadas y otros alimentos ricos en grasas saturadas. Estos alimentos pueden aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Además, pueden aumentar el colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), que es el colesterol "malo".
  • Una dieta alta en proteínas puede empeorar el funcionamiento de los riñones en personas con enfermedad renal. Esto puede suceder porque es posible que el cuerpo no pueda eliminar todos los desechos de las proteínas descompuestas.

Si quieres seguir una dieta alta en proteínas, elige con cuidado las proteínas que consumas. Evita las carnes procesadas. Elige buenas opciones de proteína, como las siguientes:

  • Proteína de soja
  • Frijoles (alubias, porotos)
  • Frutos secos
  • Pescado
  • Pollo magro sin piel
  • Carnes magras
  • Carne de cerdo
  • Productos lácteos bajos en grasa

La calidad de los carbohidratos que comes también es importante. Elimina los carbohidratos procesados de tu dieta, como las papas fritas y las galletas dulces. Elige carbohidratos con alto contenido de fibra y nutrientes, como los granos integrales, las verduras y las frutas.

Antes de comenzar una dieta para perder peso, habla con el proveedor de atención médica. Esto es especialmente importante si tienes una enfermedad renal, diabetes u otras afecciones médicas crónicas.

Recuerda que la pérdida de peso puede ser a corto plazo, en particular si vuelves a comer como lo hacías antes. El mejor plan de alimentación es aquel que puedas mantener.

Sept. 22, 2022