Potty training (Entrenamiento para dejar el pañal): How to get the job done (Cómo lograrlo)

El entrenamiento para dejar el pañal es un acontecimiento muy importante. Infórmate sobre el momento adecuado, la técnica y cómo hacer frente a los accidentes.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El entrenamiento para usar el baño es un gran paso, tanto para los niños como para sus padres. ¿Cuál es el secreto del éxito? Esperar al mejor momento, y tener paciencia.

¿Es hora?

El éxito en el entrenamiento para dejar el pañal depende de los logros físicos, del desarrollo y del comportamiento, no de la edad. Muchos niños muestran señales de estar listos para comenzar el entrenamiento para dejar el pañal entre los 18 y 24 meses de edad. Sin embargo, algunos no están listos hasta los 3 años. No hay apuro. Si te apresuras, es posible que te lleve más tiempo entrenar a tu hijo.

¿Tu hijo está listo? Pregúntate:

  • ¿Puede caminar y sentarse en el inodoro?
  • ¿Puede bajarse y subirse los pantalones?
  • ¿Se mantiene seco durante, al menos, dos horas?
  • ¿Puede entender y seguir indicaciones básicas?
  • ¿Puede expresar sus ganas de ir al baño?
  • ¿Demuestra interés en usar el baño?

Si respondiste «sí» a la mayoría de las preguntas, tu hijo podría estar listo. Si respondiste «no» a la mayoría de las preguntas, quizás sea mejor esperar — particularmente si tu hijo está por enfrentar un cambio importante, como una mudanza o la llegada de un nuevo hermanito.

También es importante que tú estés preparado. Deja que sea la motivación de tu hijo la que guíe el proceso, y no tu ansiedad. Trata de no comparar el éxito o la dificultad del entrenamiento para dejar el pañal con la inteligencia o la tozudez de tu hijo. Además, ten presente que los accidentes son inevitables y que no hay lugar para el castigo en el proceso. Planifica el proceso para aprender a ir al baño para cuando tú o un cuidador puedan dedicar tiempo y energía a ser consistentes a diario durante algunos meses.

¡Prontos, listos, y ya!

Cuando llegue el momento de comenzar el entrenamiento para dejar el pañal, sigue estos pasos:

  • Prepara todo lo necesario. Coloca una bacinica en el baño o, al principio, en el lugar en el que tu hijo pase la mayor cantidad de tiempo. Para empezar, aliéntalo a sentarse en la bacinica con la ropa puesta. Asegúrate de que tenga los pies apoyados en el piso o en un banquito. Utiliza palabras simples y positivas para referirte al inodoro. Puede ser buena idea pasar el contenido de un pañal sucio a la bacinica y al inodoro para mostrarle para qué sirven. Pídele a tu hijo que tire la cadena del inodoro.
  • Programa ciertos momentos para usar la bacinica. Pídele a tu hijo que se siente en la bacinica o en el inodoro sin pañal durante unos minutos cada dos horas, al levantarse por la mañana y después de despertarse de la siesta. En el caso de los varones, en general es mejor que aprendan a orinar sentados y, una vez que aprendan a evacuar los intestinos en la bacinica, comiencen a orinar de pie. Quédate con el niño y léele un libro o dale un juguete para que juegue mientras está sentado en la bacinica. Permítele levantarse si así lo desea. Aunque tu hijo no haga más que estar sentado en la bacinica, elogia su esfuerzo y recuérdale que puede volver a intentarlo más tarde. Para ser consistente, lleva la bacinica contigo si viajas con tu hijo.
  • ¡Pronto: al baño! Si observas señales de que tu hijo podría querer ir al baño — por ejemplo, si se retuerce, se pone en cuclillas o se toca los genitales — no pierdas tiempo. Ayúdalo a familiarizarse con estas señales, a interrumpir lo que esté haciendo, y a ir al baño. Elogia a tu hijo cuando te avise que quiere ir al baño. Ponle al niño ropa suelta, que sea fácil de quitar.
  • Explícale los principios de la higiene. Enséñales a las niñas a abrir las piernas y limpiarse con cuidado de adelante hacia atrás, para evitar que los microbios del recto pasen a la vagina o a la vejiga. Asegúrate de que se laven las manos después de ir al baño.
  • Deshazte de los pañales. Después de un par de semanas de usar la bacinica en forma exitosa y, si el niño permanece seco durante el día, podría estar preparado para dejar los pañales y empezar a usar bragas o ropa interior. Celebra la transición. Si el niño vuelve a orinarse, deja que vuelva a usar los pañales. Considera usar una tabla con calcomanías o estrellas a modo de refuerzo positivo.

Si tu hijo se resiste a usar la bacinica o el inodoro, o no tiene éxito en unas semanas, dale un respiro. Probablemente aún no esté preparado para dejar los pañales. Presionarlo si no está listo puede provocar una lucha de poder muy frustrante. Vuelve a intentarlo en unos meses.

Entrenamiento por la noche

El entrenamiento para la siesta y la noche típicamente lleva más tiempo. La mayoría de los niños entre los 5 y 7 años no moja la cama por la noche. En el interín, usa ropa interior desechable para entrenamiento y cubre el colchón donde duerme el niño.

Siempre ocurren accidentes

Cómo enfrentar los accidentes:

  • No pierdas la calma. No regañes, ni castigues, ni avergüences a tu hijo. Puedes decirle: "Esta vez te olvidaste. Pero la próxima vez ve al baño antes."
  • Prepárate. Ten a mano una muda de ropa interior y de ropa, especialmente en la escuela o la guardería.

Cuándo buscar asistencia

Si tienes preguntas acerca del entrenamiento para dejar el pañal o si tu hijo tiene dificultades para lograrlo, habla con el médico del niño. Te podrá orientar y podrá determinar si existe algún problema que no es aparente.

Nov. 10, 2018 See more In-depth