¿El bebé está enfermo? Cuándo buscar atención médica

Cuando un bebé sano se enferme, no entres en pánico. Comprende cuándo debes comunicarte con el médico y cuándo buscar atención de urgencia para tu bebé.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Cuando tienes un bebé, es inevitable que este tenga infecciones y fiebre de vez en cuando. Pero incluso los padres que tienen experiencia con bebés enfermos pueden tener problemas para distinguir la agitación normal y las enfermedades leves de los problemas graves. En ese momento, debes comunicarte con el médico y buscar atención de urgencia para el bebé enfermo.

Cuándo comunicarte con el médico de tu bebé

Una enfermedad ocasional no suele ser un motivo de preocupación si el bebé está sano, pero, a veces, comunicarse con el médico es la mejor opción. Presta atención a los siguientes signos y síntomas:

  • Cambios en el apetito. Si el bebé rechaza la alimentación varias veces seguidas o se alimenta poco, contacta al médico.
  • Cambios de comportamiento. Avisa de inmediato al médico si te cuesta despertar a tu bebé o si está inusualmente somnoliento. Infórmale al médico si notas que el bebé está muy flojo, si llora más de lo habitual o si te cuesta mucho reconfortarlo.
  • Sensibilidad en el ombligo o en el pene. Comunícate con el médico si el pene o la zona umbilical del bebé de repente se enrojecen y comienzan a supurar o sangrar.
  • Fiebre. Comunícate con el médico si tu bebé tiene fiebre y todavía no cumplió los 3 meses.

    Comunícate con el médico si tu bebé tiene entre 3 y 6 meses y presenta una temperatura de 102 °F (38,9 °C) y parece estar enfermo, o si tiene una temperatura de más de 102 °F (38,9 °C).

    Comunícate con el médico si tu bebé tiene entre 6 y 24 meses y presenta una temperatura de más de 102 °F (38,9 °C) que dura más de un día, pero no tiene otros signos ni síntomas. Si tu bebé también presenta otros signos o síntomas —como resfriado, tos o diarrea— comunícate con el médico de inmediato, según la gravedad.

    Comunícate con el médico si tu bebé tiene una fiebre que dura más de 3 días.

  • Diarrea. Comunícate con el médico si las heces de tu bebé son especialmente líquidas o acuosas.
  • Vómitos. La «regurgitación» ocasional, cuando el contenido del estómago del bebé sale por la boca, es normal. El vómito ocurre cuando el contenido se expulsa con fuerza en lugar de gotear por la boca. Comunícate con el médico si el bebé vomita con fuerza después de alimentarse o si no logra retener los líquidos durante ocho horas.
  • Deshidratación. Comunícate con el médico si el bebé llora con pocas lágrimas, si disminuye de manera significativa la cantidad de pañales mojados o si tiene sequedad de la boca. Además, comunícate con el médico si la fontanela del bebé parece estar hundida.
  • Estreñimiento. Comunícate con el médico si el bebé evacúa los intestinos menos veces que lo habitual durante unos días, o si se siente incómodo y le cuesta hacerlo.
  • Resfriados. Comunícate con el médico si el bebé tiene un resfriado que afecta la respiración, si tiene mucosidad nasal durante más de 10 a 14 días, si le duele el oído o si tiene tos que dura más de una semana.
  • Erupción cutánea. Comunícate con el médico si la erupción parece infectada o si tu bebé presenta una erupción repentina e inexplicable, especialmente si está acompañada de fiebre.
  • Secreción ocular. Comunícate con el médico si uno o ambos ojos están enrojecidos y tienen secreción.

Si crees que debes comunicarte con el médico, hazlo. Después del horario de atención, puedes llamar a la línea del personal de enfermería disponible las 24 horas que ofrece el consultorio del médico o a tu compañía de seguro médico.

Cuándo buscar atención médica de urgencia

Busca atención de urgencia para lo siguiente:

  • Sangrado que no se puede detener
  • Intoxicación
  • Convulsiones
  • Aumento de la dificultad para respirar
  • Cualquier cambio en el conocimiento, confusión, dolor fuerte de cabeza o vómitos varias veces por día después de una lesión en la cabeza
  • Pérdida del conocimiento, comportarse de manera extraña o volverse más taciturno y menos alerta
  • Cortes grandes o profundos, quemaduras o inhalación de humo
  • Piel o labios azules, morados o grises
  • Dolor persistente fuerte o que aumenta en intensidad
  • Lesiones importantes en la boca o en el rostro
  • Cuasiahogamiento

Prepárate para las emergencias de antemano preguntándole al médico de tu bebé durante un control qué hacer y adónde ir si tu bebé necesita atención. Aprende los primeros auxilios básicos, como la reanimación cardiopulmonar (RCP), y mantén a mano los números de teléfono y direcciones de emergencia.

Prepárate para responder preguntas

Prepárate para ayudar al personal médico a comprender qué le sucede a tu bebé. Es probable que te hagan preguntas sobre lo siguiente:

  • Los síntomas del bebé. ¿Qué te impulsó a buscar atención médica para tu bebé? ¿Cuáles son tus inquietudes específicas?
  • La historia clínica del bebé. ¿Sabes si tiene alergias? ¿Tiene las vacunas al día? ¿Tiene alguna afección crónica? Prepárate para compartir detalles sobre el embarazo y sobre el nacimiento del bebé.
  • Cambios en la alimentación y en las evacuaciones intestinales del bebé. ¿Notaste cambios en los patrones de ingesta de alimentos o de bebidas de tu bebé, en la cantidad de pañales usados, o en la cantidad, el volumen o la consistencia de las evacuaciones intestinales?
  • Cambios en la temperatura del bebé. ¿Cuál es la temperatura de tu bebé? ¿Cómo y cuándo la mediste?
  • Remedios caseros y medicamentos. ¿Le diste a tu bebé algún remedio casero, o algún medicamento recetado o de venta libre? Si es así, ¿qué remedio, qué cantidad y en qué momento? Si sospechas que tu hijo ingirió alguna sustancia tóxica o algún medicamento, lleva el envase a la cita médica.
  • Posibles exposiciones. ¿Hay alguien enfermo en tu entorno familiar o, si corresponde, en el centro de cuidado infantil de tu bebé? ¿Viajaste recientemente con tu bebé?

Antes de comunicarte con el médico de tu bebé, asegúrate de prepararte para tomar nota de las instrucciones. Además, ten preparada la información de contacto de la farmacia.

Prever estas cosas les ahorrará tiempo a ti y al médico durante la llamada telefónica, la cita médica o la situación de emergencia.

June 13, 2018 See more In-depth