Alimentos sólidos: Cómo comenzarlos con el bebé

Los alimentos sólidos representan un gran paso para un bebé. Descubre cuándo y cómo hacer la transición de la leche materna o de fórmula infantil a los alimentos sólidos.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El primer contacto de tu bebé con los alimentos sólidos es un hito muy importante. A continuación, te presentamos lo que debes saber antes de que tu bebé dé su primer mordisco.

¿Está listo tu bebé para los alimentos sólidos?

La leche materna o la fórmula es el único alimento que necesita el recién nacido y American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) recomienda la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses después del nacimiento.

Pero para los 4 a 6 meses de edad, la mayoría de los bebés están listos para comenzar a consumir alimentos sólidos como complemento de la lactancia o la fórmula. Es durante esta época que los bebés habitualmente dejan de usar la lengua para empujar el alimento fuera de la boca y comienzan a desarrollar la coordinación para mover los alimentos sólidos desde la parte delantera de la boca hasta la parte posterior para tragarlos.

Además de la edad, busca otros signos de que tu bebé está listo para comer alimentos sólidos. Por ejemplo:

  • ¿Puede tu bebé sostener la cabeza en una posición vertical constante?
  • ¿Puede tu bebé sentarse con ayuda?
  • ¿Se lleva tu bebé las manos o los juguetes a la boca?
  • ¿A tu bebé le interesa lo que comes?

Si tu respuesta a cualquiera de estas preguntas es sí y el médico del bebé está de acuerdo, puedes comenzar a complementar la dieta líquida del bebé.

¿Qué debo darle de comer y cuándo?

Sigue alimentando a tu bebé con leche materna o de fórmula, hasta 32 onzas (950 ml) por día. Luego, haz lo siguiente:

  • Empieza por lo simple. Ofrécele alimentos de un solo ingrediente que no contengan azúcar ni sal y espera de tres a cuatro días antes de darle otro nuevo alimento. De esta manera, si tu bebé tiene una reacción, como diarrea, sarpullido o vómitos, sabrás cuál fue la causa. Después de darle los alimentos que contienen un solo ingrediente, puedes ofrecérselos combinados.
  • Nutrientes importantes. El hierro y el cinc son nutrientes importantes en la segunda mitad del primer año de vida de tu bebé. Estos nutrientes se encuentran en el puré de carne y los cereales de grano simple fortificados con hierro. También pueden ser adecuados los frijoles, las lentejas y otros alimentos culturalmente aceptables.
  • Información básica sobre los cereales para bebés. Mezcla 1 cucharada de cereal para bebé de grano simple y fortificado con hierro con 4 cucharadas (60 mililitros) de leche materna o de fórmula. No utilices el biberón. Ayuda a tu bebé a sentarse erguido y ofrécele el cereal con una pequeña cuchara una o dos veces al día. Dale de comer una o dos cucharaditas después del biberón o de amamantar. Una vez que tu bebé se acostumbre a tragar el cereal blando, mézclalo con menos líquido y aumenta gradualmente la cantidad que le ofreces. Dale distintos cereales de grano simple, tales como arroz, avena o cebada. Evita darle solo el cereal de arroz debido a la posible exposición al arsénico.
  • Agrega frutas y verduras. Sigue agregando alimentos de un solo ingrediente que no contengan azúcar ni sal de manera gradual. Comienza con un puré de verduras y, luego, ofrece frutas. Espera de tres a cinco días entre cada alimento nuevo.
  • Ofrece alimentos picados en trozos muy finos que se puedan comer con las manos. Entre los 8 y los 10 meses, la mayoría de los bebés puede comer pequeñas porciones de este tipo de alimentos, como fruta blanda, verduras, pasta, quesos, carnes bien cocidas, galletas para bebés y cereales secos. Cuando tu bebé esté por cumplir 1 año, ofrécele tres comidas al día — así como refrigerios — que sean versiones picadas o en puré de lo que tú comas.

¿Qué sucede si mi bebé rechaza sus primeros alimentos?

No es inusual. A menudo, los bebés rechazan sus primeras porciones de alimentos en puré porque el sabor y la textura son nuevos. Si tu bebé rechaza la comida, no lo obligues a comer. Intenta de nuevo en una semana. Si el problema continúa, consulta al médico de tu hijo para asegurarte de que esta resistencia no indique un problema.

¿Qué ocurre con las alergias a los alimentos?

Para ayudar a prevenir las alergias a los alimentos, anteriormente se les decía a los padres que evitaran alimentar a sus hijos pequeños con productos muy alergénicos, como huevos, pescado, maní y frutos secos. En la actualidad, sin embargo, no hay pruebas convincentes de que evitar estos alimentos durante la primera infancia ayude a prevenir las alergias a los alimentos. Las investigaciones recientes también sugieren que la desensibilización al maní entre los 4 y los 11 meses de los niños en riesgo puede ser eficaz para prevenir la alergia al maní.

En un estudio reciente, se seleccionó a niños con alto riesgo — como los que padecen de dermatitis atópica o alergia a los huevos, o ambas — para consumir o evitar productos de maní de los 4 a 11 meses y hasta los 5 años de edad. Los investigadores encontraron que los niños con alto riesgo que consumieron proteína de maní con regularidad, como mantequilla de maní o refrigerios con sabor a maní, tenían un 70 a 86 por ciento menos probabilidad de desarrollar una alergia al maní. Este hallazgo puede tener un impacto sobre las guías sobre alergia a los alimentos en el futuro..

A pesar de eso, especialmente si un familiar cercano tiene alergia a algún alimento, haz que tu hijo pruebe un alimento altamente alergénico por primera vez en tu hogar (y no en un restaurante) y ten preparado un antihistamínico oral.

April 14, 2017 See more In-depth