Una sobredosis de paracetamol (acetaminofeno) es grave y puede ocurrir más fácil de lo que crees. Consejos para proteger a tu hijo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

El paracetamol/acetaminofeno (Tylenol y otros) ha sido, durante mucho tiempo, el remedio estándar para la fiebre y el dolor en los niños. Es eficaz y se puede adquirir sin receta. Sin embargo, en exceso, puede ser perjudicial. Esto es lo que tienes que saber acerca de las sobredosis de paracetamol (acetaminofeno) en los niños.

Una sobredosis de paracetamol (acetaminofeno) puede producirse en un abrir y cerrar de ojos. Ten en cuenta estos tres escenarios:

  • Tienes prisa. Es posible que, sin saberlo, le estés dando a tu hijo demasiado paracetamol (acetaminofeno) si no lees las indicaciones correctamente, no mides con cuidado la dosis del medicamento, le das dos dosis demasiado juntas — o no te das cuenta de que otro cuidador ya le ha dado una dosis a tu hijo.
  • Combinas medicamentos. Si tu hijo tiene distintos síntomas de resfriado, tu instinto podría ser el de combinar paracetamol (acetaminofeno) con un remedio para el resfriado. Sin embargo, esto puede ser peligroso porque muchos medicamentos para el resfriado ya contienen paracetamol (acetaminofeno). Además, se debe evitar darles medicamentos para la tos o antigripales a niños menores de 6 años debido a los efectos secundarios potencialmente graves.
  • Usas la fórmula incorrecta. Si le das a tu hijo paracetamol (acetaminofeno) para adultos, en lugar de una fórmula para niños, podrías provocar una sobredosis.
  • Decides que más es mejor. Si no estás satisfecho con el resultado de la dosis recomendada de paracetamol (acetaminofeno), podrías aumentar la dosis o su frecuencia y provocar una sobredosis accidental.
  • Tu hijo confunde el medicamento con caramelos o jugo. Con frecuencia, las sobredosis ocurren cuando un niño confunde el paracetamol (acetaminofeno) con algo seguro para comer o beber. Esto puede suceder cuando un adulto deja el frasco abierto o al alcance del niño después de usar el medicamento.

Si le das paracetamol (acetaminofeno) a tu hijo, lee el prospecto del medicamento con atención para determinar la dosis correcta según el peso de tu hijo. Por lo general, las dosis pueden repetirse cada cuatro horas, pero no deben administrarse más de cinco veces en 24 horas.

El exceso de paracetamol/acetaminofeno sobrecarga la capacidad del hígado para procesar el medicamento de forma segura. La sobredosis de paracetamol/acetaminofeno puede provocar problemas hepáticos que pueden poner en riesgo la vida.

Si te preocupa la posibilidad de tener una sobredosis de paracetamol/acetaminofeno u observas signos o síntomas tempranos de sobredosis, como náuseas, vómitos, letargo y dolor abdominal en un período de 24 horas, llama a un centro de toxicología al 800-222-1222 en los Estados Unidos o busca atención de urgencia. Si es posible, toma nota de la presentación o la concentración de paracetamol/acetaminofeno del producto para ayudar al personal del centro de toxicología o el equipo de emergencias médicas con la evaluación de tu hijo. Si buscas atención médica de urgencia, lleva el envase del medicamento contigo.

Cuando un niño tiene una sobredosis de paracetamol/acetaminofeno, se le hace un análisis de sangre en el hospital para determinar si la concentración en la sangre es tóxica. Si es necesario, se le podría administrar un antídoto para revertir los efectos del paracetamol/acetaminofeno.

Antes de darle paracetamol (acetaminofeno) a tu hijo, evalúa si lo necesita. Por ejemplo, el objetivo principal de tratar a un niño que tiene fiebre es mejorar su comodidad, no normalizar su temperatura corporal. Además:

  • Conoce el peso de tu hijo. Sigue las indicaciones y las recomendaciones de dosis en función del peso impresas en las etiquetas de los medicamentos.
  • Usa el dispositivo de medición que viene con el medicamento de tu hijo. No uses cucharas domésticas, que pueden tener distintos tamaños, para medir el paracetamol (acetaminofeno) líquido.
  • No le des paracetamol (acetaminofeno) a tu hijo cuando esté tomando otros medicamentos que contengan la misma sustancia.
  • No le des a tu hijo fórmulas de paracetamol (acetaminofeno) para adultos.
  • Después de usar un medicamento, vuelve a colocar la tapa a prueba de niños de forma segura y almacénalo en su envase original fuera del alcance del niño.

El uso cuidadoso del paracetamol (acetaminofeno) y el tratamiento inmediato en caso de sobredosis pueden ayudar a prevenir una tragedia.

June 13, 2018