Equilibrio en la vida laboral: consejos para recuperar el control

Si tu vida laboral y tu vida personal están en desequilibrio, es probable que tu nivel de estrés aumente. Usa estas estrategias prácticas para recuperar la armonía.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Hubo un tiempo en el que los límites entre el trabajo y el hogar eran bastante claros. Sin embargo, en la actualidad, es probable que el trabajo interfiera en la vida personal, por lo que mantener un equilibrio entre la vida y el trabajo no es tarea sencilla.

Es muy posible que esto ocurra si te preocupa perder tu empleo debido a reestructuraciones, despidos u otros factores. La tecnología que permite una conexión constante con el trabajo puede consumir tiempo en casa. Puede ser particularmente difícil para los padres de niños pequeños mantener un equilibrio entre la vida y el trabajo; casi el 60 por ciento de las madres primerizas en los Estados Unidos regresan al trabajo dentro de las 12 semanas posteriores al parto.

No obstante, es posible alcanzar ese equilibrio. Para empezar, analiza tu relación con el trabajo. Luego, usa estrategias específicas para intentar lograr un equilibrio saludable.

¿Estás casado con tu trabajo? Considera el costo

Puede ser tentador acumular horas en el trabajo, en especial, si estás tratando de obtener un ascenso o de gestionar una carga de trabajo creciente, o si simplemente intentas mantenerte a flote. Sin embargo, si pasas la mayor parte del tiempo trabajando, tu vida en el hogar se verá afectada.

Considera las consecuencias de un mal equilibrio entre la vida y el trabajo:

  • Fatiga. Cuando estás cansado, tu capacidad para trabajar de manera productiva y de pensar con claridad puede verse afectada, lo que podría dañar tu reputación profesional, o provocar errores peligrosos o costosos.
  • Salud deficiente. El estrés se asocia con efectos adversos en el sistema inmunitario y puede empeorar los síntomas de cualquier enfermedad. El estrés también aumenta el riesgo de hacer abuso de sustancias.
  • El tiempo perdido con amigos y seres queridos. Si estás trabajando mucho, es posible que te pierdas sucesos o acontecimientos familiares importantes. Esto puede hacer que te sientas excluido y podría dañar las relaciones con tus seres queridos. También es difícil cultivar las amistades si siempre estás trabajando.
  • Expectativas elevadas. Si trabajas horas extras regularmente, es posible que tengas más responsabilidades, lo que podría provocar preocupaciones y desafíos adicionales.

Lograr un mejor equilibrio entre la vida y el trabajo

Mientras trabajes, es probable que lograr un equilibrio entre las exigencias de la vida profesional y de la vida personal sea un desafío constante. Sin embargo, si puedes aprender a establecer límites y a cuidarte, podrás lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida que sea más adecuado para ti:

Establecer límites

No puedes fabricar el tiempo. Si no pones límites, el trabajo u otras obligaciones pueden dejarte sin tiempo para otras actividades y relaciones que disfrutas. Ten en cuenta las siguientes ideas:

  • Registra cómo usas el tiempo. Presta atención a tus tareas cotidianas, incluidas las actividades tanto laborales como personales. Determina cuáles son necesarias y cuáles te generan el mayor placer.
  • Controla tu tiempo. Elimina o delega actividades que no disfrutes o de las que no puedas ocuparte, o comparte tus problemas y las posibles soluciones con tu empleador o con otras personas. Organiza las tareas domésticas de manera eficiente, por ejemplo, puedes hacer los mandados por partes o lavar una tanda de ropa todos los días; no laves todo en tu día libre. Haz lo que sea necesario y deja el resto.
  • Haz una lista. Incluye los eventos familiares en un calendario semanal y lleva una lista de tareas diarias de tu casa y del trabajo. Tener un plan te ayuda a mantener el foco. Cuando no tienes un plan, es más fácil dejarse llevar por los planes y las prioridades de los demás.
  • Aprende a decir que no. Ya sea a un compañero de trabajo que te pide que dirijas un proyecto adicional o a la maestra de tu hijo que te pide que organices una fiesta de la clase, recuerda que está bien decir que no respetuosamente. Cuando dejes de aceptar tareas por culpa o por un falso sentido de la obligación, tendrás más tiempo para dedicarle a las actividades que son importantes para ti.
  • Deja las tareas laborales en el trabajo. Con la tecnología a disposición para conectarte con cualquier persona en cualquier momento desde casi cualquier lugar, es posible que no haya separación entre el trabajo y tu casa, a menos que tú la crees. Toma una decisión consciente para separar el tiempo de trabajo del tiempo personal.
  • Limita el acceso al correo electrónico. No revises tu casilla de correo electrónico más de tres veces por día: a media mañana, por la tarde temprano y por la noche. Si revisar el correo es lo primero que haces en el día, tenderás a concentrarte en los asuntos de otras personas y en responder a ellos, en lugar de ser proactivo en cuanto a tus propias necesidades.
  • Aprovecha tus opciones. Pregúntale a tu empleador por el horario flexible, una semana laboral reducida, la repartición de las tareas del trabajo, el teletrabajo u otro tipo de flexibilidades. Cuanto más controles tu tiempo, es probable que te estreses menos.
  • Intenta acortar los compromisos y minimizar las interrupciones. La mayoría de las personas solo puede mantener el máximo nivel de concentración durante un máximo de 90 minutos. Luego, la capacidad de retener información disminuye drásticamente. Cuando te interrumpen durante una actividad, necesitas el doble o el triple del tiempo de la interrupción para recuperar la concentración total en tu tarea.

Cuidado personal

Llevar un estilo de vida saludable es esencial para afrontar el estrés y para lograr un equilibrio entre la vida personal y el trabajo. Intenta lo siguiente:

  • Sigue una dieta saludable. La dieta mediterránea, que hace hincapié en el consumo de frutas y vegetales frescos, así como de proteínas magras, aumenta la capacidad de retener conocimientos y de incrementar la fortaleza y el bienestar.
  • Duerme lo suficiente. La falta de sueño aumenta el nivel de estrés. Es importante evitar el uso de dispositivos electrónicos personales, como tabletas, justo antes de ir a dormir. La luz azul que emiten estos dispositivos reduce el nivel de melatonina, la hormona asociada al sueño.
  • Hazte tiempo para la diversión y la relajación. Resérvate tiempo todos los días para hacer alguna actividad que disfrutes, como practicar yoga o leer. Mejor aún, busca actividades que puedas hacer con tu pareja, familiares o amigos, como salir a caminar, bailar o asistir a clases de cocina.
  • Ofrécete como voluntario. Es importante que no te sobrecargues de tareas. Sin embargo, hay investigaciones que indican que hacer trabajo voluntario puede contribuir a una mayor sensación de equilibrio entre la vida personal y el trabajo. El voluntariado selectivo puede reducir tus niveles de agotamiento y de estrés, y aumentar tu bienestar emocional y social.
  • Reafirma tu sistema de apoyo. En el trabajo, reúne esfuerzos con compañeros que puedan cubrirte, y viceversa, cuando tengas algún conflicto familiar. En tu casa, haz una lista de amigos y de seres queridos de confianza que puedan ayudarte con el cuidado de tu hijo o con las responsabilidades domésticas cuando tengas que trabajar horas extras o viajar.

Infórmate sobre cuándo debes buscar ayuda profesional

Todos necesitamos ayuda de vez en cuando. Si sientes que tu vida es muy caótica y no puedes controlarla, y pasas el tiempo preocupándote por ello, habla con un profesional —por ejemplo, un terapeuta u otro proveedor de atención de la salud mental—. Si tu empleador te ofrece un programa de asistencia al empleado, aprovecha los servicios disponibles.

Recuerda que lograr un equilibrio saludable en la vida laboral no es algo instantáneo. Lograr el equilibrio en la vida laboral es un proceso continuo relacionado con los cambios en tu familia, tus intereses y tu vida laboral. Analiza periódicamente tus prioridades —y, si es necesario, haz modificaciones— para asegurarte de estar bien encaminado.

June 13, 2018 See more In-depth