Equilibrio en la vida laboral: consejos para recuperar el control

Si te cuesta lograr el equilibrio entre tu trabajo y tu vida personal, no eres el único. Debes entender cómo manejar tu tiempo de la mejor manera, cómo tomar distancia de tu trabajo y cuidar de ti mismo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Hubo una época en la que los límites entre el trabajo y el hogar eran bastante claros. Hoy en día, sin embargo, es probable que el trabajo invada tu vida personal (y mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida personal no es precisamente sencillo).

Esto podría ser así en especial si trabajas muchas horas. La tecnología, que permite estar constantemente conectado, posibilita que el trabajo se cuele en el tiempo que estás en casa. Trabajar desde tu casa también desdibuja los límites entre la vida personal y la vida profesional.

Incluso así, es posible lograr un equilibrio entre la vida personal y la vida profesional. Analiza tu relación con el trabajo y de qué manera podrías alcanzar un equilibrio más saludable.

¿Estás casado con tu trabajo? Considera el costo

Si pasas la mayor parte del tiempo trabajando, tu trabajo y tu vida familiar pueden verse afectados negativamente. Analiza las consecuencias de un equilibrio deficiente entre el trabajo y la vida personal:

  • Agotamiento físico. Cuando estás cansado, tu capacidad para trabajar productivamente y pensar con claridad puede verse afectada, lo que podría afectar tu reputación profesional o provocar errores peligrosos o costosos.
  • Salud deficiente. El estrés puede empeorar los síntomas relacionados con muchas afecciones médicas y ponerte en riesgo de abuso de sustancias.
  • Tiempo perdido con tus amigos y seres queridos. Si trabajas demasiado, es posible que te pierdas eventos familiares o hitos importantes. Esto puede hacer que te sientas excluido y puede perjudicar tus relaciones.

Lograr un mejor equilibrio entre la vida y el trabajo

Mientras trabajes, es probable que lograr un equilibrio entre las exigencias de la vida profesional y la personal sea un desafío constante. Sin embargo, al establecer límites y cuidarte, podrás lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida que sea más conveniente para ti.

Establecer límites

Si no estableces límites, el trabajo puede dejarte sin tiempo para las relaciones y las actividades que disfrutas. Considera estas estrategias:

  • Administra tu tiempo. Tómate el tiempo suficiente para hacer las cosas. No programes demasiadas cosas.
  • Aprende a decir "No". Evalúa tus prioridades en el trabajo y en casa y trata de acortar tu lista de tareas pendientes. Reduce o delega las actividades que no disfrutes o de las que no puedas ocuparte, o comparte tus problemas y las posibles soluciones con tu empleador o con otras personas. Cuando dejes de aceptar tareas por culpa o por un falso sentido del deber, tendrás más tiempo para dedicarle a las actividades que son valiosas para ti.
  • Desconéctate del trabajo. Trabajar desde casa o usar la tecnología con frecuencia para conectarte al trabajo cuando estás en casa puede hacerte sentir que siempre estás en el trabajo. Esto puede ocasionar estrés crónico. Busca orientación de tu gerente sobre las expectativas de cuándo puedes desconectarte. Si trabajas desde casa, en lo posible vístete para el trabajo y dispón de un lugar específico y tranquilo. Cada día, cuando termines de trabajar, cámbiate de ropa, da un paseo en coche, sal a caminar o realiza una actividad con tus niños para desconectarte y hacer la transición a la vida hogareña.
  • Considera tus opciones. Pregunta a tu empleador sobre un horario flexible, una semana laboral reducida, el trabajo compartido u otro tipo de horarios flexibles de trabajo. Cuanto más control tengas sobre tu tiempo, menos probabilidades hay de que te sientas estresado.

Cuidarte a ti mismo

Llevar un estilo de vida saludable es esencial para afrontar el estrés y lograr un equilibrio entre la vida personal y el trabajo. Come bien, incluye actividad física en tu rutina diaria y duerme lo suficiente. Además, intenta lo siguiente:

  • Relájate. Reserva tiempo con regularidad para realizar actividades que disfrutes, como practicar yoga, trabajar en el jardín o leer. Los pasatiempos te pueden ayudar a relajarte, dejar de pensar en el trabajo y recargar energías. Mejor aún, busca actividades que puedas hacer con tu pareja, familiares o amigos, como hacer una caminata, bailar o tomar a clases de cocina.
  • Sé voluntario. Las investigaciones muestran que ofrecerse como voluntario para ayudar a otras personas puede mejorar tus conexiones con los demás, así como provocar una mayor satisfacción con la vida y menos sufrimiento psicológico.
  • Desarrolla un sistema de apoyo. En el trabajo, une fuerzas con compañeros que puedan cubrirte, y viceversa, cuando surja algún conflicto familiar. En casa, haz una lista de amigos y seres queridos de confianza que puedan colaborar con el cuidado de los niños o con las responsabilidades domésticas cuando tengas que trabajar hasta tarde.

Sabe cuándo buscar ayuda profesional

Si sientes que tu vida es demasiado caótica para controlarla y la cabeza te da vueltas y vueltas con distintas preocupaciones, consulta a un proveedor de salud mental. Si tienes acceso a un programa de asistencia para empleados, aprovecha los servicios disponibles.

Crear un equilibrio entre el trabajo y la vida personal es un proceso continuo a medida que tu familia, tus intereses y tu vida laboral cambian. Analiza periódicamente tus prioridades y haz cambios, si fuera necesario, para asegurarte de que vas por buen camino.

Aug. 25, 2020 See more In-depth