La gastroenteritis es una inflamación de tu estómago e intestinos. Las causas comunes son las siguientes:

  • Virus.
  • Alimentos o agua contaminada con bacterias o parásitos.
  • Reacción a una comida nueva. Los niños pequeños pueden desarrollar signos y síntomas por esta razón. Los lactantes pueden reaccionar incluso a cambios en la dieta de su madre.
  • Efectos secundarios de medicamentos.

Otros signos y síntomas característicos incluyen los siguientes:

  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea
  • Calambres abdominales
  • Fiebre baja (a veces)

Según la causa de la inflamación, los síntomas pueden durar desde un día hasta más de una semana.

Si crees que tienes gastroenteritis haz lo siguiente:

  • No comas durante algunas horas para dejar que el estómago se asiente.
  • Bebe mucho líquido, como bebidas deportivas o agua, para prevenir la deshidratación. Si tienes problemas para tolerar los líquidos, tómalos con sorbos frecuentes. Asegúrate de estar orinando normalmente y de que tu orina sea liviana y clara (no oscura). La expulsión poco frecuente de orina oscura es un signo de deshidratación. Los mareos y el aturdimiento son también signos de deshidratación. Si experimentas alguno de estos signos y síntomas y no puedes tomar suficientes fluidos, busca atención médica.
  • Vuelve a comer de manera gradual. Comienza gradualmente a comer alimentos simples y fáciles de digerir, como galletas de agua, tostadas, gelatina, banana, arroz y pollo. Deja de comer si las náuseas regresan. Evita la leche y otros productos lácteos, la cafeína, el alcohol, la nicotina y los alimentos grasos o muy condimentados por un par de días.
  • Considera tomar acetaminofeno (Tylenol, otros) para aliviar las molestias, a menos que tengas una enfermedad hepática.
  • Descansa mucho. La enfermedad y la deshidratación te pueden cansar y debilitar.

Busca atención médica en los siguientes casos:

  • Si los vómitos persisten más de dos días
  • Si la diarrea persiste más de varios días
  • Si la diarrea contiene sangre
  • Si la fiebre llega a 101 °F (38,3 °C) o los supera
  • Si experimentas aturdimiento o desmayos estando parado
  • Si estás desorientado
  • Si comienzas a sentir dolores abdominales preocupantes

Si crees que tu hijo tiene gastroenteritis, haz lo siguiente:

  • Deja que tu hijo descanse.
  • Cuando tu hijo deje de vomitar, ofrécele pequeñas cantidades de una solución oral rehidratante (CeraLyte, Enfalyte, Pedialyte). No uses solo agua o jugo de manzana.
  • Ofrécele gradualmente alimentos simples y fáciles de digerir, como tostadas, arroz, banana y papas. Evita darle a tu hijo productos lácteos enteros, como leche entera o helado, y comidas con azúcar, como gaseosas o golosinas, porque pueden empeorar la diarrea.
  • Considera darle acetaminofeno (Tylenol, otros) para aliviar las molestias, a menos que tu hijo tenga una enfermedad hepática. No le des aspirina a tu hijo.
  • Si estás amamantando, deja que tu bebé se alimente. Si tu bebé toma el biberón, ofrécele una pequeña cantidad de una solución oral rehidratante o la fórmula habitual.

Busca atención médica si tu hijo presenta los siguientes síntomas:

  • Está adormilado de manera inusual.
  • Vomita con sangre.
  • Tiene diarrea con sangre.
  • Muestra signos de deshidratación, como boca y piel seca, sed marcada, ojos hundidos o llanto sin lágrimas. En un bebé, presta atención a que la parte blanda en la parte superior de la cabeza no se hunda y que los pañales no se mantengan secos por más de tres horas.
  • Si tu hijo tiene menos de 2 años y la fiebre le dura más de un día o si tiene más de 2 años y la fiebre le dura más de tres días.
Feb. 07, 2015