Descripción general

La glucosamina es un compuesto natural que se encuentra en el cartílago, el tejido resistente que protege las articulaciones.

En forma de suplemento, la glucosamina se extrae de conchas de mariscos o se produce en un laboratorio. Hay varias formas de glucosamina, incluido el sulfato de glucosamina, el clorhidrato de glucosamina y la N-acetilglucosamina. Estos suplementos no se consideran intercambiables.

Las personas usan sulfato de glucosamina por vía oral para tratar una afección dolorosa causada por la inflamación, la degradación y la eventual pérdida de cartílago (osteoartritis).

Evidencia

En la investigación sobre el uso de glucosamina para trastornos específicos, se puede observar:

  • Artrosis. El uso del sulfato de glucosamina por vía oral podría brindarles a las personas que padecen artrosis en la rodilla cierto alivio del dolor. En algunas investigaciones se puede apreciar que también podría hacer más lenta la degeneración de la articulación de la rodilla provocada por la artrosis. Se necesitan estudios adicionales para determinar los beneficios del sulfato de glucosamina como suplemento para la artrosis de la cadera, la columna vertebral o la mano.
  • Artritis reumatoide. En las primeras investigaciones, existen indicios de que utilizar clorhidrato de glucosamina podría reducir el dolor asociado a la artritis reumatoide. Sin embargo, los investigadores no observaron mejorías en la inflamación ni en la cantidad de articulaciones doloridas o inflamadas.

Cuando escojas la glucosamina, lee las etiquetas del producto con cuidado para asegurarte de elegir la forma correcta. Existe menos evidencia clínica para respaldar el uso de la N-acetilglucosamina para tratar la artrosis, y se necesita seguir investigando para confirmar sus beneficios.

Nuestra recomendación

Green light: Generally safe

En general es seguro

El sulfato de glucosamina podría aliviar en cierta medida el dolor que sufren las personas con artrosis. Se cree que el suplemento es seguro y podría ser una alternativa útil para las personas que no pueden tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAID por sus siglas en inglés). Si bien los resultados de los estudios son variados, el sulfato de glucosamina podría ser útil.

Seguridad y efectos secundarios

Cuando se toma en cantidades adecuadas, el sulfato de glucosamina parece ser seguro. El uso por vía oral de sulfato de glucosamina puede causar los siguientes efectos secundarios:

  • Náuseas
  • Acidez estomacal
  • Diarrea
  • Estreñimiento

Otros efectos secundarios posibles:

  • Somnolencia
  • Reacciones de la piel
  • Dolor de cabeza

Debido a que los productos de glucosamina pueden derivar de las conchas de los mariscos, existe la preocupación de que el suplemento pueda causar una reacción alérgica en personas que tienen alergia a los mariscos.

La glucosamina puede empeorar el asma.

Existe cierta preocupación respecto de que la glucosamina pueda aumentar la presión ocular. Si tienes glaucoma, habla con tu médico antes de tomar suplementos de glucosamina.

Interacciones

Entre las posibles interacciones, se pueden mencionar:

  • Acetaminofén (Tylenol, otros). La ingesta conjunta de sulfato de glucosamina y acetaminofén podría reducir la eficacia tanto del suplemento como del medicamento.
  • Warfarina (Jantoven). La ingesta de glucosamina sola o en combinación con el suplemento condroitina podría aumentar los efectos del anticoagulante warfarina. Esto puede aumentar tu riesgo de sangrado.
July 29, 2021