Descripción general

La glucosamina es un compuesto natural que se encuentra en el cartílago, el tejido resistente que amortigua las articulaciones.

En forma de suplemento, la glucosamina se obtiene del caparazón de los mariscos o se fabrica en un laboratorio. Existen varias formas de glucosamina, por ejemplo, sulfato de glucosamina, clorhidrato de glucosamina y N-acetilglucosamina. Estos suplementos no se consideran intercambiables.

El sulfato de glucosamina por vía oral se usa para tratar una afección dolorosa causada por la inflamación, la avería y, finalmente, la pérdida del cartílago (osteoartritis).

Evidencia

Las investigaciones sobre el uso de glucosamina para afecciones específicas demuestran lo siguiente:

  • Osteoartritis. El uso del sulfato de glucosamina por vía oral podría producir alivio del dolor en personas con osteoartritis de la rodilla, o con artrosis de cadera o de columna vertebral.
  • Artritis reumatoide. Las primeras investigaciones sugieren que el uso de clorhidrato de glucosamina por vía oral podría reducir el dolor relacionado con la artritis reumatoide cuando se compara con el placebo, una sustancia inactiva. Sin embargo, los investigadores no observaron mejoras en las inflamaciones ni en la cantidad de articulaciones doloridas o hinchadas.

Cuando escojas la glucosamina, lee las etiquetas del producto con cuidado para asegurarte de elegir la forma correcta. Si bien se ha estudiado el uso del sulfato de glucosamina para el tratamiento de la artritis, no existe evidencia clínica que respalde el uso de la N-acetilglucosamina para tratar dicha enfermedad.

Nuestra recomendación

Green light: Generally safe

Generalmente seguro

El sulfato de glucosamina podría producir alivio del dolor en las personas con osteoartritis. El suplemento parece ser seguro y podría ser una opción útil para las personas que no pueden tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Si bien los resultados de los estudios son contradictorios, podría valer la pena probar el sulfato de glucosamina.

Seguridad y efectos secundarios

Cuando se toma en cantidades adecuadas, el sulfato de glucosamina parece ser seguro. El uso de sulfato de glucosamina por vía oral puede causar lo siguiente:

  • Náuseas
  • Acidez estomacal
  • Diarrea
  • Estreñimiento
  • Somnolencia
  • Reacciones en la piel
  • Dolor de cabeza

Debido a que los productos con glucosamina podrían derivar del caparazón de los mariscos, existe preocupación de que el suplemento pueda provocarles una reacción alérgica a las personas alérgicas a los mariscos.

La glucosamina podría empeorar el asma.

Es posible que el sulfato de glucosamina afecte los niveles de azúcar en sangre, lo cual podría interferir en el control del azúcar en sangre durante y después de una cirugía. Deja de tomar sulfato de glucosamina dos semanas antes de someterte a una cirugía electiva.

Interacciones

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

  • Paracetamol/acetaminofeno (Tylenol, otros). Tomar sulfato de glucosamina en combinación con paracetamol (acetaminofeno) podría reducir la eficacia del suplemento y del medicamento.
  • Warfarina (Coumadin, Jantoven). Tomar glucosamina sola o en combinación con el suplemento de condroitina podría aumentar los efectos de la warfarina anticoagulante. Esto puede aumentar el riesgo de sufrir sangrado.
June 13, 2018