Signos y síntomas frecuentes

En la enfermedad de Whipple son frecuentes los signos y síntomas digestivos; y estos pueden ser:

  • Diarrea
  • Dolor y cólicos abdominales, que pueden empeorar después de las comidas
  • Pérdida de peso asociada con la absorción insuficiente de nutrientes 

Otros signos y síntomas frecuentes asociados con la enfermedad de Whipple son:

  • Articulaciones inflamadas, en especial, los tobillos, las rodillas y las muñecas
  • Fatiga
  • Debilidad
  • Anemia

Signos y síntomas menos frecuentes

En algunos casos, los signos y síntomas de la enfermedad de Whipple pueden comprender:

  • Fiebre
  • Tos
  • Agrandamiento de los ganglios linfáticos
  • Oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación) en zonas expuestas al sol y en cicatrices
  • Dolor en el pecho
  • Agrandamiento del bazo

Los signos y síntomas neurológicos pueden comprender:

  • Dificultad para caminar
  • Deterioro de la visión y también la falta de control de los movimientos oculares
  • Confusión
  • Pérdida de memoria

En la mayoría de las personas con esta enfermedad, los síntomas suelen manifestarse lentamente, durante un período de muchos años. En ciertos casos, algunos síntomas, como el dolor articular y la pérdida de peso, aparecen varios años antes que los síntomas gastrointestinales que llevan al diagnóstico.

Cuándo consultar al médico

La enfermedad de Whipple puede poner en riesgo la vida pero, sin embargo, suele ser tratable. Consulta con el médico si tienes signos o síntomas inusuales, como pérdida de peso sin causa aparente o dolor articular. El médico puede hacer análisis para determinar la causa de los síntomas.

Incluso después de diagnosticar la infección y de haber comenzado el tratamiento, informa al médico si los síntomas no mejoran. A veces, el tratamiento con antibióticos no es eficaz porque las bacterias son resistentes al medicamento que estás tomando. La enfermedad puede volver a aparecer, por lo tanto, es importante estar alerta ante el resurgimiento de los síntomas.

Oct. 24, 2015