Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

Las preguntas sobre el episodio y tus síntomas son el primer paso para que el médico haga un diagnóstico. Además, es posible que tengas que completar un breve formulario para ayudar a que tu médico comprenda la frecuencia y gravedad de los síntomas, así como tu capacidad de hacer tareas cotidianas normales.

Examen

Durante el examen, el médico necesitará tocar y moverte la cabeza, el cuello y los brazos. Además, te pedirá que te muevas y realices tareas simples. Este examen ayuda al médico a determinar:

  • La amplitud de movimiento del cuello y de los hombros
  • El grado de movimiento que ocasiona dolor o aumento del dolor
  • La sensibilidad en el cuello, los hombros o la espalda
  • Los reflejos, la fuerza y la sensibilidad en las extremidades

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Es posible que el médico pida una prueba de diagnóstico por imágenes o más para descartar otras enfermedades que podrían causar el dolor en el cuello o contribuir a causarlo. Estas comprenden las siguientes pruebas:

  • Las radiografías del cuello que se toman desde diferentes ángulos pueden identificar fracturas, dislocaciones o artritis.
  • La tomografía computarizada (TC) es una tecnología de rayos X especializada que produce múltiples imágenes transversales del hueso y revela detalles de posible daño óseo.
  • La resonancia magnética (RM) es una tecnología que utiliza ondas de radio y un campo magnético para generar imágenes tridimensionales detalladas. Además de lesiones óseas, las resonancias magnéticas pueden detectar algunas lesiones en los tejidos blandos, como daño en la médula espinal, los discos o los ligamentos.
Jan. 20, 2015