Descripción general

El síncope vasovagal ocurre cuando te desmayas porque el cuerpo reacciona de manera desproporcionada a ciertos factores desencadenantes, como ver sangre o sentir mucha angustia emocional. También puede llamarse síncope neurocardiogénico.

El factor que desencadena el síncope vasovagal hace que la frecuencia cardíaca y la presión arterial disminuyan abruptamente. Como consecuencia, el flujo sanguíneo al cerebro disminuye y tú pierdes el conocimiento por un momento.

En general, el síncope vasovagal es inofensivo y no requiere tratamiento. Sin embargo, es posible que te lastimes durante un episodio de síncope vasovagal. El médico puede pedirte que te realices pruebas para descartar otras causas más graves de desmayo, como trastornos cardíacos.

Síntomas

Antes de desmayarte debido a un síncope vasovagal, podrías sentir lo siguiente:

  • Piel pálida
  • Aturdimiento
  • Visión de túnel: el campo de la visión se estrecha hasta ver solo lo que está enfrente
  • Náuseas
  • Sensación de calor
  • Sudor frío y húmedo
  • Bostezos
  • Visión borrosa

Durante un episodio de síncope vasovagal, los observadores pueden notar:

  • Movimientos bruscos y anormales
  • Pulso lento y débil
  • Pupilas dilatadas

Por lo general, la recuperación después de un síncope vasovagal comienza en menos de un minuto. Sin embargo, si te pones de pie demasiado pronto después del desmayo (en alrededor de 15 a 30 minutos) corres el riesgo de desmayarte de nuevo.

Cuándo consultar al médico

El desmayo puede ser un signo de una afección más grave, como un trastorno cardíaco o cerebral. Se recomienda que consultes con el médico después de un desmayo, en especial, si nunca has tenido uno antes.

Causas

El síncope vasovagal ocurre cuando la parte del sistema nervioso que regula la frecuencia cardíaca y la presión arterial funciona incorrectamente en respuesta a un factor desencadenante, como puede ser ver sangre.

La frecuencia cardíaca disminuye y los vasos sanguíneos de las piernas se dilatan. Esto puede hacer que se acumule sangre en las piernas, lo que hace que disminuya la presión arterial. Una presión arterial más baja en combinación con una frecuencia cardíaca más lenta reducen rápidamente el flujo de sangre hacia el cerebro y, en consecuencia, te desmayas.

A veces el síncope vasovagal no tiene un factor desencadenante específico; no obstante, algunos desencadenantes frecuentes son:

  • Estar de pie durante períodos prolongados
  • Estar expuesto a una fuente de calor
  • Ver sangre
  • Someterse a una extracción de sangre
  • Tener miedo de sufrir una lesión física
  • Hacer esfuerzo, por ejemplo en una evacuación intestinal

Prevención

No siempre puedes evitar un episodio de síncope vasovagal. Si sientes como si pudieras desmayarte, recuéstate y levanta las piernas.

Esto permite que la gravedad mantenga el flujo de sangre al cerebro. Si no puedes recostarte, siéntate y coloca la cabeza entre las rodillas hasta que te sientas mejor.

Feb. 05, 2019
References
  1. Syncope. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular_disorders/symptoms_of_cardiovascular_disorders/syncope.html#v1145025. Accessed Dec. 14, 2015.
  2. Stone CK, et al., eds. Immediate management of life-threatening problems causing syncope. In: Current Diagnosis & Treatment: Emergency Medicine. 7th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2011. http://www.accessmedicine.com. Accessed Dec. 14, 2015.
  3. Jardine DL. Vasovagal syncope: New physiologic insights. Cardiology Clinics. 2013;31:75.
  4. Aminoff MJ, et al. Seizures & syncope. In: Clinical Neurology. 8th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://www.accessmedicine.com. Accessed Dec. 14, 2015.
  5. Angaran P, et al. Syncope. Neurology Clinics. 2011;29:903.
  6. Olshansky B. Upright tilt table testing in the evaluation of syncope. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 15, 2015.
  7. Shen WK, et al. 2017 ACC/AHA/HRS Guideline for the evaluation and management of Patients with syncope: Executive summary: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines and the Heart Rhythm Society. Circulation. 2017;136:e25.