Tratamiento

Debido a que la diarrea del viajero tiende a resolverse sola, te puedes mejorar sin ningún tratamiento. Es importante tratar de estar hidratado con líquidos seguros, como agua embotellada. Si te parece que no estás mejorando rápidamente, existen algunos medicamentos que pueden ayudar a aliviar los síntomas.

  • Agentes para evitar la motilidad. Estos medicamentos, que incluyen loperamida (Imodium A-D) y los que contienen difenoxilato (Lomotil, Lonox), proporcionan un alivio inmediato aunque temporario, al reducir los espasmos musculares en el tubo digestivo, lentificando el tiempo de tránsito a través del sistema digestivo y permitiendo más tiempo para la absorción.

    Los medicamentos que evitan la motilidad no están recomendados para bebés o personas con fiebre o diarrea con sangre, ya que pueden demorar la eliminación de los organismos infecciosos y empeorar la enfermedad.

    Además, se debe interrumpir el uso de los agentes que evitan la motilidad después de 48 horas si tienes dolor abdominal o si los signos y síntomas empeoran y la diarrea persiste. En estos casos, consulta con tu médico.

  • Subsilicato de bismuto (Pepto-Bismol). Este medicamento de venta libre puede disminuir la frecuencia de tus evacuaciones y acortar la duración de la enfermedad. Sin embargo, no está recomendado para niños, mujeres embarazadas o personas que tienen alergia a la aspirina.
  • Antibióticos. Si tienes más de cuatro deposiciones de heces blandas por día o síntomas graves, incluidos fiebre o sangre, pus o mucosidad en las heces, el médico podrá indicarte un ciclo de antibióticos.

Antes de irte de viaje, consulta con tu médico sobre los medicamentos adecuados para llevar así no tendrás que comprar medicamentos para la diarrea mientras estés de viaje. Es posible que algunos de los medicamentos disponibles en otros países no sean seguros. Incluso puede que algunos estén prohibidos en los Estados Unidos.

Cómo evitar la deshidratación

La deshidratación es la complicación más probable de la diarrea del viajero, así que es importante tratar de mantenerse bien hidratado.

Una solución preparada con sales de hidratación oral es la mejor manera de reponer los líquidos perdidos. Estas soluciones contienen agua y sales en proporciones específicas para reponer líquidos y electrolitos. También contienen glucosa para optimizar la absorción en el intestino.

Se venden productos envasados de rehidratación oral en farmacias y tiendas en zonas desarrolladas, y muchas farmacias tienen su propia marca. Puedes encontrar paquetes de sales de rehidratación oral en polvo, con la etiqueta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la sigla SRO (en inglés, WHO-ORS) en tiendas, farmacias y organismos de salud en la mayoría de los países. Prepara la solución con agua embotellada o hervida, según las instrucciones del paquete.

Si no logras conseguir estos productos, puedes preparar tu propia solución rehidratante en caso de emergencia. Para eso, mezcla:

  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 litro de agua potable segura

Tú o tu hijo pueden beber la solución en pequeñas cantidades durante todo el día, como complemento de alimentos sólidos o leche maternizada, siempre que la deshidratación persista. Las cantidades pequeñas reducen las probabilidades de vómitos. Los lactantes también pueden beber la solución, pero se los debe continuar amamantando a demanda.

Si los síntomas de deshidratación no mejoran, busca atención médica de inmediato. Las sales de rehidratación oral son solo para uso a corto plazo en caso de necesidad urgente.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Modo de vida y remedios caseros

En el caso de que sí tengas diarrea del viajero, evita consumir cafeína y productos lácteos, ya que pueden empeorar los síntomas o aumentar la pérdida de líquido. Pero sigue tomando líquido.

Bebe jugos de frutas en latas, té suave, sopa, gaseosa sin cafeína o bebidas deportivas para reemplazar el líquido y los minerales perdidos. Posteriormente, a medida que la diarrea mejore, prueba con una dieta de carbohidratos complejos fácil de servir, por ejemplo, galletas saladas, cereales blandos, bananas, puré de manzana, tostadas secas o pan tostado, arroz, papas y fideos planos.

Una vez que la diarrea desaparezca, puedes volver a la dieta habitual. Simplemente asegúrate de agregar los productos lácteos, las bebidas con cafeína y los alimentos ricos en fibras de a poco.

Preparación para la consulta

Llama a un médico si tienes diarrea que es intensa, dura más de unos días o presenta sangre. Si estás de viaje, llama a una embajada o consulado para que te ayuden a encontrar un médico. Otros signos de que deberías buscar atención médica incluyen: fiebre de 102 °F (39 °C) o superior, vómitos persistentes y signos de hidratación grave, como sequedad de boca, calambres musculares, menor cantidad de orina o fatiga.

Si tienes diarrea y recién volviste a casa de un viaje al extranjero, informa sobre tu viaje cuando llames para pedir una consulta con el médico.

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte y saber qué esperar del médico.

Información a recopilar con anticipación

  • Instrucciones previas a la consulta. Cuando vayas a tu consulta, pregunta si hay pasos de cuidado personal inmediatos que puedas seguir para recuperarte más rápidamente.
  • Antecedentes de síntomas. Anota los síntomas que has experimentado y por cuánto tiempo los has tenido.
  • Historia clínica. Haz una lista de tu información médica más importante, que incluya otras afecciones médicas para las cuales recibes tratamiento y los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que estés tomando actualmente.
  • Preguntas para hacerle a tu médico. Anota las preguntas con anticipación para aprovechar al máximo el tiempo con el médico.

La lista a continuación sugiere preguntas para hacerle a tu médico acerca de la diarrea del viajero.

  • ¿Qué causa los síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de los síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • ¿Existen posibles efectos secundarios con los medicamentos que esté tomando?
  • ¿La diarrea o su tratamiento afectarán las otras afecciones médicas que tenga? ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Cuál es la manera más segura de rehidratarme?
  • ¿Qué restricciones alimentarias debería seguir y durante cuánto tiempo?
  • ¿Qué tan pronto después de empezar el tratamiento comenzaré a sentirme mejor?
  • ¿En cuánto tiempo cree que se logre una recuperación completa?
  • ¿Puedo contagiar? ¿Cómo puedo reducir el riesgo de transmitir mi enfermedad a otros?
  • ¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de esta afección en el futuro?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacer más preguntas a medida que surjan durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieres dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Has viajado últimamente?
  • ¿A dónde fuiste?
  • ¿Los síntomas han mejorado o empeorado?
  • ¿Has observado sangre en las heces?
  • ¿Has tenido síntomas de deshidratación, como calambres musculares o fatiga?
  • ¿Qué tratamientos has probado hasta el momento?
  • ¿Has podido comer o beber sin vomitar?
  • ¿Estás embarazada?
  • ¿Te están tratando por alguna otra enfermedad?
Oct. 04, 2016
References
  1. Wanke CA. Travelers' diarrhea: Microbiology, epidemiology, and prevention (Diarrea del viajero: microbiología, epidemiología y prevención). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 21 de agosto de 2016.
  2. Moore KS. Travelers' diarrhea: Risk reduction and management (Diarrea del viajero: disminución y tratamiento de los riesgos). The Nurse Practitioner (La enfermera practicante). 2015;40:1.
  3. Travelers' diarrhea: Self-treatable conditions (Diarrea del viajero: afecciones autotratables). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2012/chapter-2-the-pre-travel-consultation/travelers-diarrhea.htm. Último acceso: 21 de agosto de 2016.
  4. Steffen R, et al. Traveler's diarrhea: A clinical review (Diarrea del viajero: una revisión clínica). Journal of the American Medical Association (Revista de la Asociación Médica Estadounidense). 2015;313:71.
  5. Diarrhea (Diarrea). National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales). https://www.niddk.nih.gov/health-information/health-topics/digestive-diseases/diarrhea/Pages/facts.aspx#what. Último acceso: 24 de agosto de 2016.
  6. Zaidi D, et al. An update on travelers' diarrhea. Current Opinion in Gastroenterology (Una actualización sobre diarrea del viajero. Opinión actual en gastroenterología). 2015;31:7.
  7. Food and water safety (Seguridad del agua y los alimentos). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Último acceso: 22 de agosto de 2016.
  8. Wanke CA. Travelers' diarrhea: Clinical manifestations, diagnosis, and treatment (Diarrea del viajero: manifestaciones clínicas, diagnóstico y tratamiento). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 21 de agosto de 2016.
  9. Food and water precautions (Precauciones con el agua y los alimentos). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2012/chapter-2-the-pre-travel-consultation/food-and-water-precautions.htm. Último acceso: 22 de agosto de 2016.
  10. Water disinfection for travelers (Desinfección del agua para viajeros). Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. http://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2012/chapter-2-the-pre-travel-consultation/water-disinfection-for-travelers.htm. Último acceso: 24 de agosto de 2016.
  11. Picco MF (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minnesota. 29 de agosto de 2016.