Diagnóstico

La marcha de puntillas se puede observar durante un examen físico. En algunos casos, el médico puede hacer un análisis de marcha o una prueba conocida como electromiografía (EMG).

Durante una electromiografía, se inserta una aguja delgada con un electrodo en un músculo de la pierna. El electrodo mide la actividad eléctrica en el nervio o músculo afectado.

Si el médico sospecha de una enfermedad como parálisis cerebral o autismo, podrá recomendar un examen neurológico o un análisis de retraso en el desarrollo.

Tratamiento

Si tu hijo camina en puntas de pies por hábito, no necesita un tratamiento; es probable que supere el hábito por sí solo. El médico puede simplemente controlar la marcha de tu hijo durante las visitas al consultorio.

Si un problema físico contribuye a la marcha en puntas de pies, las opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes:

  • Fisioterapia. El estiramiento suave de los músculos de las piernas y los pies puede mejorar la marcha de tu hijo.
  • Dispositivo de inmovilización o férulas para las piernas. En ocasiones, estos dispositivos ayudan a favorecer la marcha normal.
  • Una serie de yesos. Si la fisioterapia o los dispositivos de inmovilización de las piernas no ayudan, el médico puede sugerir una serie de yesos debajo de la rodilla para mejorar progresivamente la capacidad de llevar los dedos de los pies hacia la espinilla.
  • Onabotulinumtoxin A. En ocasiones, se colocan inyecciones en los músculos de la pantorrilla para ayudar a favorecer la marcha normal.
  • Cirugía. Si los tratamientos conservadores no surten efecto, el médico puede recomendar una cirugía para alargar los músculos o tendones de la parte posterior de la pierna.

Si la marcha en puntas de pies está relacionada con parálisis cerebral, autismo u otros problemas, el tratamiento se centra en la enfermedad oculta.

Preparación para la consulta

Probablemente, primero comuniques esta inquietud a tu proveedor de atención primaria: al médico de cabecera, a un enfermero profesional, a un auxiliar médico o a un pediatra. Este profesional puede derivarte a un médico especializado en la función neurológica (neurólogo) o cirugía ortopédica.

Lo que puedes hacer

Antes de la consulta, sería conveniente que hagas una lista de preguntas para el médico, que incluya lo siguiente:

  • ¿Cuál puede ser la causa por la que mi hijo camina en puntas de pie?
  • ¿Es necesario hacer alguna prueba? En ese caso, ¿cuáles?
  • ¿Qué tratamientos recomienda?

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Tu hijo tiene algún otro problema médico?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de distrofia muscular o autismo?
  • ¿Tu hijo nació prematuro?
  • ¿Hubo alguna complicación durante el nacimiento de tu hijo o durante su permanencia en la sala de maternidad del hospital?
  • ¿Tu hijo al principio caminaba con los pies planos y luego comenzó a caminar en puntas de pie?
  • ¿Tu hijo puede caminar sobre los talones si se lo pides?
  • ¿Tu hijo evita el contacto visual o manifiesta comportamientos repetitivos como balancearse o girar?
Sept. 21, 2018
References
  1. Haynes KB, et al. Toe walking: A neurological perspective after referral from pediatric orthopaedic surgeons. Journal of Pediatric Orthpaedics. In press. Accessed Jan. 22, 2018.
  2. Van Kuijk AAA, et al. Treatment of idiopathic toe walking: A systematic review of the literature. Journal of Rehabilitative Medicine. 2014;46:945.
  3. Szopa A, et al. Effect of a nonsurgical treatment program on the gait pattern of idiopathic toe walking: A case report. Therapeutics and Clinical Risk Management. 2016;12:139.
  4. Sätilä H, et al. Does botulinum toxin A treatment enhance the walking pattern in idiopathic toe-walking? Neuropediatrics. 2016;47:162.
  5. Williams CM, et al. Do external stimuli impact the gait of children with idiopathic toe walking? A study protocol for a within-subject randomised control trial. BMJ Open. http://bmjopen.bmj.com/content/3/3/e002389. Jan. 22, 2018.

Marcha de puntillas en niños