La torsión testicular ocurre cuando un testículo gira, torciendo el cordón espermático que lleva sangre al escroto. La reducción del flujo sanguíneo causa dolor e hinchazón repentinos y, a menudo, intensos.

La torsión testicular es más frecuente entre los 12 y 16 años de edad, pero puede ocurrir a cualquier edad, incluso antes del nacimiento.

Por lo general, la torsión testicular requiere cirugía de urgencia. Si se trata con rapidez, por lo general se puede salvar el testículo. Pero cuando el flujo sanguíneo se corta por demasiado tiempo, puede haber un daño tan grave en un testículo que este se tenga que extirpar.

Los signos y síntomas de la torsión testicular comprenden:

  • Dolor intenso y repentino en el escroto, que es el saco de piel floja debajo del pene que contiene los testículos
  • Hinchazón del escroto
  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Un testículo que está más alto de lo normal o en un ángulo inusual
  • Dolor al orinar
  • Fiebre

Los chicos jóvenes que padecen torsión testicular generalmente se despiertan por el dolor de escroto en la mitad de la noche o por la mañana.

Cuándo consultar al médico

Busca atención de urgencia si tienes dolor de testículos repentino o intenso. Si tienes torsión testicular, el tratamiento inmediato puede prevenir un daño grave o la pérdida del testículo.

También debes buscar ayuda médica inmediata si has tenido dolor de testículo repentino que se va sin tratamiento. Esto puede suceder cuando un testículo se tuerce y luego se endereza solo (torsión y detorsión intermitentes). A menudo se necesita cirugía para evitar que el problema vuelva a aparecer.

La torsión testicular sucede cuando el testículo gira sobre el conducto espermático, el cual irriga el testículo desde el abdomen. Si el testículo gira varias veces, la irrigación a él se puede bloquear por completo, lo que causaría daño más rápidamente.

No está claro por qué sucede la torsión testicular. La mayoría de los hombres con torsión testicular tiene un rasgo hereditario que le permite al testículo girar libremente dentro del escroto. Este trastorno hereditario con frecuencia afecta a ambos testículos. Pero no todos los hombres con este rasgo padecerán de torsión testicular.

La torsión testicular con frecuencia ocurre varias horas después de una actividad vigorosa, después de una lesión menor en los testículos o después de dormir.  Las bajas temperaturas o un rápido crecimiento de los testículos durante la pubertad también podrían jugar un rol en este trastorno.

  • Edad. La torsión testicular es más frecuente entre los 12 y 16 años de edad.
  • Torsión testicular previa. Si has tenido dolor testicular que desapareció sin tratamiento (torsión y detorsión intermitentes), es probable que se produzca de nuevo. Cuanto más frecuentes sean los episodios de dolor, mayor es el riesgo de daño testicular.
  • Antecedentes familiares de torsión testicular. La enfermedad puede ser hereditaria.

La torsión testicular puede causar las siguientes complicaciones:

  • Daño o muerte del testículo. Cuando la torsión testicular no se trata durante varias horas, la obstrucción del flujo sanguíneo puede causar daño permanente al testículo. Si el testículo sufre un daño muy grave, tiene que ser extirpado quirúrgicamente.
  • Incapacidad de tener hijos. En algunos casos, el daño o la pérdida de un testículo afecta la capacidad de un hombre para tener hijos.

Es probable que la torsión testicular ocurra como una urgencia y no te dé mucho tiempo para prepararte. Es probable que te atienda tu médico de cabecera o que recibas atención en la sala de urgencias. Sin embargo, es probable que después te vea un especialista en problemas de las vías urinarias y en trastornos que afectan los genitales masculinos (urólogo).

Si tienes alguna advertencia anticipada antes de ver al urólogo, a continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con la razón por la que te quieres realizar el tratamiento.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Durante la consulta, no dudes en hacer preguntas. Algunas de las preguntas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Por qué sucedió esto?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pasará si no me someto a la cirugía?
  • ¿Cuáles son las posibles complicaciones de la cirugía?
  • ¿Deberé respetar alguna restricción en mi actividad después de la cirugía?
  • ¿Cuánto tendré que esperar después la cirugía para volver a tener una vida sexual activa?
  • ¿Podré tener hijos?
  • ¿Cómo puedo evitar que esto ocurra de nuevo?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo que podrás utilizar para revisar cualquier punto que te preocupe. Es posible que te pregunte:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Qué estabas haciendo la primera vez que empezaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o desaparecieron durante un tiempo?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar o empeorar los síntomas?
  • ¿Algún familiar cercano tuvo torsión testicular alguna vez?
  • ¿Te había pasado antes?

El médico te hará preguntas para verificar si los signos y síntomas son ocasionados por torsión testicular u otra causa. Los médicos con frecuencia diagnostican la torsión testicular con una exploración física del escroto, los testículos, el abdomen y la ingle.

El médico también puede evaluar tus reflejos al frotar o pellizcar levemente la parte interna del muslo del lado afectado. Normalmente esto hace que el testículo se contraiga. Es posible que este reflejo no ocurra si tienes torsión testicular.

En ocasiones, se necesitan pruebas médicas para confirmar un diagnóstico o ayudar a identificar otra causa de los síntomas. Por ejemplo:

  • Análisis de orina. Esta prueba se utiliza para detectar infecciones.
  • Ecografía escrotal. Este tipo de ecografía se utiliza para controlar el flujo sanguíneo. La disminución del flujo sanguíneo al testículo es un signo de torsión testicular. Pero la ecografía no siempre detecta la disminución del flujo sanguíneo, por lo que la prueba podría no descartar la torsión testicular.
  • Cirugía. Es posible que sea necesario realizar una cirugía para determinar si los síntomas son ocasionados por la torsión testicular u otro trastorno.

Si has tenido dolor durante varias horas y la exploración física sugiere torsión testicular, es probable que directamente te realicen una cirugía sin ningún análisis adicional. El retraso de la cirugía puede tener como resultado la pérdida del testículo.

Para corregir la torsión testicular se requiere cirugía. En algunos casos, es posible que el médico repare la torsión del testículo haciendo presión sobre el escroto (detorsión manual). Pero aún necesitarás cirugía para evitar que la torsión se vuelva a producir.

La cirugía para la torsión testicular se hace, por lo general, con anestesia general. Durante la cirugía, el médico hace una pequeña incisión en el escroto, si es necesario, corrige la torsión del cordón espermático y sutura uno o ambos testículos al interior del escroto.

Cuanto antes se repara la torsión del testículo, mayor es la probabilidad de que este pueda salvarse. El riesgo de que deban extirparte un testículo es del 5 por ciento cuando el tratamiento se produce dentro de las seis horas del comienzo del dolor. El riesgo aumenta al 90 por ciento cuando el tratamiento se produce más de 48 horas después del comienzo del dolor.

Torsión testicular en recién nacidos y bebés

La torsión testicular puede producirse en los recién nacidos y en los bebés, aunque es poco frecuente. El testículo del bebé puede ser estar endurecido, hinchado o tener un color más oscuro. Es posible que la ecografía no detecte una reducción del flujo sanguíneo al escroto del bebé, por lo que, para confirmar la torsión testicular, se podría necesitar cirugía.

El tratamiento de la torsión testicular en los bebés es controvertido. Si un niño nace con signos y síntomas de torsión testicular, podría ser demasiado tarde para que la cirugía de emergencia sea de ayuda; además, hay riesgos asociados con la anestesia general. Pero, a veces, la cirugía de urgencia puede salvar la totalidad o parte del testículo y puede prevenir la torsión del otro. El tratamiento de la torsión testicular en los bebés puede prevenir futuros problemas con la fecundidad y la producción de hormonas masculinas.

Tener testículos que pueden rotar en el escroto es un rasgo que heredan algunos hombres. Si tienes este rasgo, la única forma de prevenir la torsión testicular es una cirugía que fije ambos testículos al interior del escroto.

Feb. 04, 2016