Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

Los objetivos del tratamiento de la tendinitis son aliviar tu dolor y reducir la inflamación. A menudo, ocuparte tú mismo de tu tendinitis —mediante descanso, hielo y analgésicos de venta libre— es el único tratamiento que necesitas.

Medicamentos

Para la tendinitis, tu médico puede recomendarte estos medicamentos:

  • Analgésicos. Tomar aspirinas, naproxeno sódico (Aleve) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) puede aliviar el malestar asociado a la tendinitis.

    Cremas tópicas con medicación antiinflamatoria, populares en Europa y cada vez más accesibles en los Estados Unidos, también pueden ser efectivas para aliviar el dolor sin los efectos secundarios potenciales de tomar antiinflamatorios por boca.

  • Corticoesteroides. Es posible que, a veces, tu médico inyecte una medicación con corticoesteroide cerca de un tendón para aliviar la tendinitis. Las inyecciones de cortisona reducen la inflamación y pueden ayudar a aliviar el dolor.

    No se recomiendan los corticoesteroides para tratar la tendinitis crónica (que dura más de tres meses), pues las inyecciones reiteradas podrían debilitar un tendón y aumentar el riesgo de desgarro.

  • Plasma rico en plaquetas (PRP). El tratamiento con PRP implica tomar una muestra de tu sangre y centrifugarla para separar plaquetas y componentes de regeneración. Luego se vuelve a inyectar la solución en el área de irritación crónica del tendón.

    Aunque aún está siendo investigada, la inyección de PRP en la región de irritación crónica del tendón ha demostrado ser favorable para muchos trastornos crónicos del tendón.

Terapia

Un programa de ejercicios diseñado para elongar y fortalecer la unidad de músculo y tendón afectada puede ser beneficioso. Por ejemplo, el fortalecimiento excéntrico, que refuerza la contracción de un músculo cuando se está estirando, ha demostrado ser efectivo en el tratamiento de la inflamación crónica del tendón.

Cirugías y otros procedimientos

Dependiendo de la gravedad de la lesión en el tendón, se puede necesitar reparación quirúrgica, especialmente, si el tendón se ha desprendido del hueso.

En el caso de inflamación del tendón, la aspiración enfocada de tejido cicatricial (FAST) es una opción de tratamiento mínimamente invasiva, que usa una guía ecográfica e instrumentos muy pequeños diseñados para quitar el tejido cicatricial del tendón sin alterar el tejido sano.

FAST logra el mismo resultado que una cirugía abierta pero se realiza bajo anestesia local en un ambiente no quirúrgico. La mayoría de las personas retoman sus actividades usuales en uno o dos meses.

Nov. 14, 2014