La infección por tenia es ocasionada por el consumo de alimentos o de agua contaminados con huevos o larvas de tenia. Si ingieres ciertos huevos de tenia, pueden desplazarse fuera de los intestinos y formar quistes larvales en los tejidos y en los órganos del cuerpo (infección invasiva). En cambio, si ingieres larvas de tenia, se convierten en tenias adultas en los intestinos (infección intestinal).

Una tenia adulta tiene cabeza, cuello y una cadena de segmentos denominada «proglótides». Cuando tienes una infección por tenia intestinal, la cabeza de la tenia se adhiere a la pared intestinal, y las proglótides crecen y producen huevos. Las tenias adultas pueden vivir hasta 30 años en un huésped. Por lo general, las infecciones por tenia intestinal son leves, pero las infecciones invasivas larvales pueden causar complicaciones graves.

Dec. 02, 2014