Descripción general

Los esguinces y las distensiones musculares son lesiones frecuentes que comparten signos y síntomas similares, pero se producen en distintas partes del cuerpo.

Un esguince es un estiramiento o desgarro de ligamentos: las bandas duras de tejido fibroso que conectan los huesos entre sí en las articulaciones. El lugar más frecuente donde se produce un esguince es el tobillo.

Una distensión muscular es el estiramiento o desgarro de un músculo o tendón. Un tendón es un cordón de tejido fibroso que conecta los músculos con los huesos. Las distensiones musculares a menudo se producen en la parte baja de la espalda y en los isquiotibiales, en la parte posterior del muslo.

El tratamiento inicial para el esguince y la distensión muscular consiste en reposo, hielo, compresión y elevación. Los esguinces y las distensiones musculares leves pueden tratarse con éxito en casa. Los esguinces y las distensiones musculares graves a veces requieren cirugía para reparar los ligamentos, músculos o tendones desgarrados.

Transcript

La mayoría de los esguinces de tobillo están relacionados con lesiones en los tres ligamentos ubicados en el exterior del tobillo. Los ligamentos son bandas de tejido duro que estabilizan las articulaciones para ayudar a prevenir el movimiento excesivo. El esguince de tobillo se produce cuando doblas, tuerces o giras el tobillo de una forma extraña. Esto puede estirar o desgarrar los ligamentos que ayudan a mantener unidos los huesos del tobillo.

Síntomas

Los signos y síntomas variarán, según la gravedad de la lesión.

Esguinces

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Moretones
  • Capacidad limitada para mover la articulación afectada
  • Al momento de la lesión, puedes oír o sentir un chasquido en la articulación

Distensiones

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Espasmos musculares
  • Limitación para mover el músculo afectado

Cuándo consultar al médico

Los esguinces y las distensiones leves se pueden tratar en casa. Pero debes consultar a un médico si:

  • No puedes caminar más de cuatro pasos sin sentir un gran dolor
  • No puedes mover la articulación afectada
  • Alguna parte del área lesionada está entumecida

Causas

Esguinces

Un esguince se produce cuando extiendes demasiado o desgarras un ligamento mientras ejerces mucha presión sobre una articulación. Los esguinces generalmente se producen en las siguientes circunstancias:

  • Tobillo: al caminar o hacer ejercicio sobre una superficie irregular
  • Rodilla: al girar durante una actividad física
  • Muñeca: al apoyarte sobre una mano extendida durante una caída
  • Pulgar: al esquiar o estirarlo demasiado cuando practicas algún deporte con raqueta, como el tenis

Distensiones

Existen dos tipos de distensiones: aguda y crónica. Una distensión aguda se produce cuando se tensa o se tira de un músculo, o incluso puede desgarrarse, cuando se lo estira demasiado o de forma abrupta. Las distensiones agudas generalmente se producen de las siguientes maneras:

  • Al resbalarse sobre hielo
  • Al correr, saltar o lanzar un objeto
  • Al levantar un objeto pesado o levantar algo en una posición extraña

Una distensión crónica se genera a causa del movimiento prolongado y repetitivo de un músculo. Esto puede ocurrir en el trabajo o cuando se practica algún deporte, por ejemplo:

  • Acrobacia
  • Tenis
  • Remo
  • Golf

Factores de riesgo

Factores que contribuyen a los esguinces y las distensiones:

  • Escaso acondicionamiento. La falta de acondicionamiento puede debilitar los músculos y hacerlos más susceptibles a sufrir una lesión.
  • Fatiga. Los músculos cansados son menos capaces de proporcionar un buen soporte para tus articulaciones. Cuando estás cansado, también es más probable ceder frente a fuerzas que podrían forzar una articulación o hiperextender un músculo.
  • Precalentamiento inadecuado. El precalentamiento adecuado antes de la actividad física enérgica afloja los músculos y aumenta la amplitud de movimiento de la articulación, y así se logra que los músculos estén menos tirantes y sean menos proclives a traumatismos y desgarros.
  • Condiciones ambientales. Superficies resbalosas o desparejas que pueden hacerte más susceptible a lesiones.
  • Equipamiento deficiente. El calzado u otro equipamiento deportivo que esté mal ajustado o mal mantenido puede contribuir al riesgo de esguince o distensión.

Prevención

Los ejercicios regulares de estiramiento y fortalecimiento durante tu actividad deportiva, física o laboral, como parte de un programa de acondicionamiento físico general, pueden ayudar a minimizar el riesgo de que tengas esguinces y torceduras. Trata de estar en forma para practicar tu deporte; no lo practiques para ponerte en forma. Si tienes un trabajo físicamente exigente, el acondicionamiento regular puede ayudarte a prevenir lesiones.

Puedes proteger las articulaciones a largo plazo si trabajas para fortalecer y para acondicionar los músculos que rodean la articulación lesionada. El mejor dispositivo de inmovilización que puedes brindarte es tu propio «dispositivo de inmovilización muscular». Pregúntale a tu médico acerca de los ejercicios adecuados de acondicionamiento y de estabilidad. Además, usa calzado que ofrezca soporte y protección.

Jan. 24, 2015
References
  1. Questions and answers about sprains and strains (Preguntas y respuestas sobre esguinces y distensiones). National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel). http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Sprains_Strains/default.asp. Último acceso: 23 de julio de 2014.
  2. Marx JA, et al. Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice (Medicina de emergencia de Rosen: conceptos y prácticas clínicas). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Mosby Elsevier; 2014. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 30 de julio de 2014.
  3. Sprains and strains: What’s the difference? (Esguinces y distensiones: ¿Cuál es la diferencia?). American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos). http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00111. Último acceso: 23 de julio de 2014.
  4. Safran MR, et al. Instructions for Sports Medicine Patients (Instrucciones para pacientes de medicina deportiva). 2.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. https://www.clinicalkey.com. Último acceso: 30 de julio de 2014.