Diagnóstico

El médico podrá hacer una evaluación en función de tus signos y síntomas o te derivará a un centro especializado en trastorno del sueño. Allí un especialista del sueño puede decidir si hay necesidad de mayor evaluación.

Esta evaluación puede implicar el control nocturno de tu respiración y otras funciones corporales durante el sueño. También existe la opción de analizar el sueño en casa. Las pruebas para detectar la apnea del sueño pueden ser las siguientes:

  • Polisomnografía nocturna. Durante esta prueba, te conectan a un equipo que controla la actividad del corazón, los pulmones y el cerebro, los patrones de respiración, el movimiento de piernas y brazos, y los niveles de oxígeno en sangre mientras duermes.
  • Pruebas del sueño en casa. En algunos casos, tu médico puede proporcionarte pruebas simplificadas que puedes usar en casa para diagnosticar la apnea del sueño. Por lo general, en estas pruebas se miden el pulso, el nivel de oxígeno en sangre, el flujo de aire y los patrones de respiración. Si tienes apnea del sueño, los resultados de la prueba mostrarán una reducción en el nivel de oxígeno durante las apneas y aumentos subsiguientes con el despertar.

    En caso de que los resultados sean anormales, el médico podrá recetarte una terapia sin análisis adicionales. Los dispositivos de monitoreo portátiles no detectan todos los casos de apnea del sueño, de modo que el médico puede recomendarte una polisomnografía aunque tus resultados iniciales sean normales.

Si tienes apnea obstructiva del sueño, el médico te podrá derivar a un otorrinolaringólogo para descartar un bloqueo en la nariz o la garganta. Es posible que sea necesario que te vea un médico del corazón (cardiólogo) o un médico especializado en el sistema nervioso (neurólogo) para buscar las causas de la apnea central del sueño.

Tratamiento

Con los casos más leves de apnea del sueño, el médico te podrá recomendar solamente cambios en tu estilo de vida, como bajar de peso o dejar de fumar. Y si tienes alergias nasales, el médico te recomendará tratamiento para estas. Si estas medidas no mejoran tus signos y síntomas, o si tu apnea es de moderada a grave, existe una serie de tratamientos.

Ciertos dispositivos pueden ayudar a abrir las vías respiratorias bloqueadas. En otros casos, será necesario operar. Los tratamientos para la apnea obstructiva del sueño pueden consistir en:

Terapias

  • Presión positiva continua sobre las vías respiratorias. Si tienes apnea del sueño de moderada a grave, existe una máquina que ejerce presión de aire por medio de una máscara que te colocas sobre la nariz mientras duermes. En el caso de la presión positiva continua, la presión de aire es algo mayor que el aire del ambiente y suficiente para despejar tus vías respiratorias, lo que previene el apnea y los ronquidos.

    Si bien este procedimiento es el método más frecuente y confiable para tratar la apnea del sueño, algunos lo consideran engorroso e incómodo. Algunos abandonan el procedimiento, pero con algo de práctica, la mayoría de la gente aprende a ajustar la tensión de las correas para que el dispositivo resulte cómodo y seguro.

    Es posible que tengas que probar distintos tipos de máscara para encontrar uno que te resulte cómodo. Algunas personas pueden beneficiarse con el uso de un humidificador junto con sus sistemas de presión positiva continua. No suspendas el uso de la máquina de presión positiva solo porque tienes problemas. Consulta con el médico para ver las modificaciones que se pueden hacer para lograr más comodidad.

    Asimismo, comunícate con el médico si continúas roncando a pesar del tratamiento o si vuelves a roncar. Si cambias de peso, es posible que debas ajustar los parámetros de presión de la máquina de presión positiva.

  • Otros dispositivos de presión para las vías respiratorias. En caso de que el dispositivo de presión positiva siga siendo un problema para ti, puedes usar otro tipo de dispositivo de presión para las vías respiratorias que ajusta la presión automáticamente mientras duermes. También existen las unidades que proporcionan presión positiva binivel a las vías respiratorias. Estos proporcionan más presión cuando inhalas y menos cuando exhalas.
  • Presión positiva espiratoria en las vías respiratorias. Estos dispositivos son pequeños y desechables y se colocan en cada fosa nasal antes de irte a dormir. El dispositivo se compone de una válvula que permite que el aire transite libremente hacia adentro, pero cuando exhalas, el aire pasa por pequeños orificios que se encuentran en la válvula. Esto incrementa la presión en las vías respiratorias para mantenerlas abiertas.

    El dispositivo puede ayudar a la gente con apnea obstructiva del sueño a reducir los ronquidos y la somnolencia durante el día. Además, puede ser buena opción para los que no toleran el dispositivo de presión positiva continua.

  • Aparatos bucales. Otra opción es usar un aparato bucal diseñado para mantener la garganta abierta. El dispositivo de presión positiva continua es más confiable y efectivo que los aparatos bucales, pero estos últimos son más fáciles de usar. Algunos están diseñados para abrir la garganta al empujar la mandíbula hacia adelante, lo que a veces alivia los ronquidos y la apnea obstructiva del sueño leve.

    El dentista podría recomendarte varios dispositivos. Es posible que tengas que probar distintos dispositivos hasta encontrar uno que te sirva. Una vez que encuentres el ajuste adecuado, necesitarás realizar un seguimiento con el dentista en varias ocasiones durante el primer año y luego de manera periódica a fin de garantizar que el ajuste siga siendo bueno y para volver a evaluar tus signos y síntomas.

Cirugía

La cirugía suele convertirse en una opción solamente después de que otros tratamientos hayan fallado. Por lo general, se recomienda probar los demás tratamientos durante al menos tres meses antes de considerar la cirugía. Sin embargo, para las personas con problemas estructurales en la mandíbula, es una buena opción inicial.

El objetivo de la cirugía para la apnea del sueño es agrandar las vías respiratorias a través de la nariz o la garganta, que pueden vibrar y causar los ronquidos o que pueden bloquear las vías respiratorias superiores y causar la apnea del sueño. Las opciones quirúrgicas pueden comprender las siguientes:

  • Extracción de tejido. Durante este procedimiento, que se llama «uvulopalatofaringoplastia», el médico retira tejido de la parte posterior de la boca y de la parte superior de la garganta. Por lo general, también te retiran las amígdalas y adenoides. Este tipo de cirugía puede ser efectivo para evitar que las estructuras de la garganta vibren y causen ronquidos. Es menos efectivo que el dispositivo de presión positiva continua y se considera que no es un tratamiento razonable para la apnea obstructiva del sueño.

    En el caso de las personas que no toleran el dispositivo de presión positiva continua o los aparatos bucales, retirar los tejidos de la parte posterior de la garganta con energía de radiofrecuencia (ablación por radiofrecuencia) puede ser buena opción.

  • Reposicionamiento de la mandíbula. En este procedimiento, te separan la mandíbula de los demás huesos de la cara para moverla hacia adelante. Con esto se agranda el espacio detrás de la lengua y el paladar blando y se reducen las probabilidades de obstrucción. Este procedimiento se conoce como «avance mandibular».
  • Implantes. Se implantan varillas de plástico en el paladar blando con cirugía, luego de haber recibido anestesia local.
  • Creación de otra vía respiratoria (traqueotomía). Es posible que te tengas que someter a este tipo de cirugía si otros tratamientos fueron ineficientes, y tu apnea del sueño es grave y pone en peligro tu vida. En este procedimiento, el cirujano realiza una abertura en el cuello e inserta un tubo de metal o de plástico por el que respiras.

    Tienes que mantener tapada la abertura durante el día. Pero en la noche, te la destapas para que el aire entre y salga de los pulmones, con lo que se evita la vía respiratoria bloqueada de la garganta.

Hay otros tipos de cirugía que pueden ayudarte a reducir los ronquidos y contribuir al tratamiento de la apnea del sueño al despejar y agrandar las vías respiratorias:

  • Cirugía de nariz para retirar pólipos o enderezar partes desviadas entre las fosas nasales (tabique nasal desviado)
  • Cirugía para eliminar las amígdalas o adenoides agrandadas
  • Cirugía para bajar de peso

Los tratamientos para la apnea central y la apnea compleja del sueño pueden consistir en:

Terapias

  • Tratamiento para los problemas médicos relacionados. Las posibles causas de la apnea central del sueño comprenden los trastornos cardíacos o neuromusculares, de modo que tratar esos trastornos puede ayudar. Por ejemplo, optimizar la terapia para la insuficiencia cardíaca puede eliminar la apnea central del sueño.
  • Administración de oxígeno. La administración de oxígeno durante el sueño puede ayudarte cuando tienes apnea central del sueño. Puedes encontrar distintas formas de oxígeno, así como distintos dispositivos para enviar oxígeno a tus pulmones.
  • Servoventilación adaptativa. Este dispositivo para las vías respiratorias fue aprobado recientemente; el aparato aprende tu patrón de respiración normal y guarda la información en una computadora integrada. Al conciliar el sueño, la máquina utiliza presión para normalizar tu respiración y evitar que tenga pausas. Las servoventilación adaptativa parece ser más efectiva que otras formas de presión positiva en las vías respiratorias para tratar la apnea compleja del sueño en algunas personas.
  • Presión positiva continua sobre las vías respiratorias. Con este método, que también se usa para la apnea obstructiva del sueño, te pones una máscara presurizada en la nariz mientras duermes. El dispositivo de presión positiva continua puede eliminar los ronquidos y evitar la apnea del sueño. Al igual que con la apnea obstructiva del sueño, es importante que uses el dispositivo como te lo indican. Si la máscara es incómoda o sientes que la presión es demasiado fuerte, habla con el médico para que se puedan hacer los ajustes.
  • Presión positiva binivel en las vías respiratorias. A diferencia del dispositivo de presión positiva continua, que suministra presión constante a las vías respiratorias superiores al inhalar y exhalar, el dispositivo binivel produce alta presión cuando inhalas y la reduce a cuando exhalas.

    El objetivo de este tratamiento es fortalecer el débil patrón de respiración de la apnea central del sueño. Algunos dispositivos de presión positiva binivel en las vías respiratorias se pueden configurar automáticamente para producir presión si detectan que no has respirado por varios segundos.

Junto con estos tratamientos, puedes leer, escuchar o ver anuncios de televisión acerca de distintos tratamientos para la apnea del sueño. Habla con el médico acerca de cualquier tratamiento antes de que lo pruebes para verificar si es útil.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Estilo de vida y remedios caseros

En muchos casos, el cuidado personal puede ser la forma más adecuada de controlar la apnea obstructiva del sueño y, posiblemente, la apnea central del sueño. Puedes intentar lo siguiente:

  • Baja el exceso de peso. Incluso una leve pérdida del exceso de peso puede ayudar a aliviar la constricción de la garganta. La apnea del sueño puede revertirse completamente en algunos casos si recuperas un peso saludable. Sin embargo, es posible que la apnea del sueño regrese si vuelves a subir de peso.
  • Haz ejercicio. Si haces ejercicio periódicamente, puedes ayudar a aliviar los síntomas de la apnea obstructiva del sueño, aunque no adelgaces. Un buen objetivo es intentar hacer 30 minutos de actividad moderada, como una caminata rápida la mayoría de los días de la semana.
  • Evita el alcohol y ciertos medicamentos, como los tranquilizantes y las pastillas para dormir. Estos relajan los músculos de la parte posterior de la garganta e interfieren en la respiración.
  • Duerme de lado o boca abajo, en lugar de hacerlo boca arriba. Si duermes boca arriba, es posible que la lengua y el paladar blando descansen en la parte posterior de la garganta y bloqueen las vías respiratorias. A fin de evitar dormir boca arriba, trata de coser una pelota de tenis a la parte posterior de tu pijama.
  • Mantén las fosas nasales abiertas de noche. Usa un spray nasal de solución salina para mantener abiertas las fosas nasales. Habla con el médico acerca de usar descongestionantes o antihistamínicos nasales porque, por lo general, el uso de estos medicamentos se recomienda solamente durante períodos breves.
  • Deja de fumar si es que lo haces. Fumar empeora la apnea obstructiva del sueño.

Preparación para la consulta

Si tú o tu pareja sospechan que tienes apnea del sueño, te recomendamos que primero consultes al médico de atención primaria. Sin embargo, en algunos casos, cuando llames para pedir una consulta, es posible que te deriven inmediatamente a un especialista del sueño.

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho para hablar, es aconsejable que te prepares bien para la consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando pidas tu consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que puedas hacer antes de asistir, como modificar tu dieta o llevar un registro diario del sueño.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe si es posible. La persona que te acompañe puede recordar información que hayas pasado por alto u olvidado. Además, ya que es posible que tu pareja esté más al tanto de tus síntomas que tú, es buena idea que vaya contigo.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con el médico es limitado, así que preparar una lista de preguntas de antemano te ayudará a que aproveches tu visita al máximo. En el caso de la apnea del sueño, algunas de las preguntas básicas que le puedes hacer al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  • ¿Esta enfermedad suele ser temporal o duradera?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles?
  • ¿Cuál crees que sea el mejor tratamiento para mí?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle a tu médico, no dudes en hacerle otras durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Cómo describe tu pareja tus síntomas?
  • ¿Sabes si dejas de respirar durante el sueño? Si es así, ¿cuántas veces en la noche?
  • ¿Hay algo que haya ayudado a reducir tus síntomas?
  • ¿Hay algo que empeore tus síntomas, como la posición de sueño o el consumo de alcohol?

Qué puedes hacer mientras tanto

  • Intenta dormir de lado. La mayoría de las formas de la apnea del sueño se alivia cuando duermes de lado.
  • Evita consumir alcohol antes de acostarte. El alcohol empeora la apnea obstructiva del sueño y la apnea compleja del sueño. Evita tomar alcohol de cuatro a seis horas antes de acostarte.
  • Evita tomar sedantes. Los medicamentos que te relajan o te adormecen también pueden empeorar la apnea del sueño.
  • Si te sientes somnoliento, no manejes. Si tienes apnea del sueño, es posible que sientas más sueño de lo normal, lo que te puede poner en mayor riesgo de tener accidentes automovilísticos. A veces es posible que un amigo cercano o un familiar te diga que pareces más somnoliento de lo que te sientes. Si es así, no manejes.
Feb. 24, 2018
References
  1. Longo DL, et al., eds. Sleep apnea. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://accessmedicine.com. Accessed May 20, 2015.
  2. Ferri FF. Sleep apnea, obstructive. In: Ferri's Clinical Advisor 2015: 5 Books in 1. Philadelphia, Pa.: Mosby Elsevier; 2015. https://www.clinicalkey.com. Accessed May 20, 2015.
  3. What is sleep apnea? National Heart, Lung, and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/sleepapnea/. Accessed May 22, 2015.
  4. Selim BJ, et al. Central sleep apnea — The complex sleep apnea syndrome. Sleep Medicine Clinic. 2014;9:37.
  5. Bonow RO, et al. Sleep apnea and cardiovascular disease. In: Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 20, 2015.
  6. Strohl KP. Overview of obstructive sleep apnea in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 19, 2015.
  7. Kryger MH, et al. Sleep breathing disorders. In: Principles and Practice of Sleep Medicine. 5th ed. St. Louis, Mo.: Elsevier Saunders; 2011. http://www.clinicalkey.com. Accessed May 20, 2015.
  8. Adult obstructive sleep apnoea. The Lancet. 2014;383:736.
  9. Schiza SE, et al. Expiratory positive airway pressure (EPAP) nasal device therapy: A welcome addition to obstructive sleep apnea syndrome therapy. Sleep and Breathing. In press.
  10. Kryger MH. Management of obstructive sleep apnea in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed May 22, 2015.
  11. Selim BJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. May 26, 2015.