Los bebés tienen los músculos del cuello débiles y a menudo tienen dificultad para sostener su pesada cabeza. Cuando un bebé sufre sacudidas violentas, su frágil cerebro se mueve hacia adelante y hacia atrás dentro del cráneo. Esto provoca hematomas, hinchazón y sangrado.

El síndrome del bebé sacudido ocurre generalmente cuando un padre o las personas responsables del cuidado sacuden intensamente a un bebé o niño pequeño por frustración o ira, a menudo porque el niño no deja de llorar.

Por lo general, este síndrome no ocurre por hacer saltar al niño sobre la rodilla, por sufrir caídas leves ni por jugar de manera brusca.

Oct. 18, 2014