Descripción general

La septicemia es una complicación potencialmente mortal de una infección. La septicemia se produce cuando los químicos que se liberan en el torrente sanguíneo para combatir la infección provocan respuestas inflamatorias en todo el cuerpo. Esta inflamación puede desencadenar una serie de cambios que pueden dañar diversos sistemas de órganos, lo que provoca insuficiencias.

Si la septicemia deriva en un choque septicémico, la presión arterial disminuye considerablemente, lo que puede provocar la muerte.

Cualquier persona puede desarrollar una septicemia, pero es más frecuente y peligrosa en los adultos mayores y las personas con sistemas inmunitarios debilitados. El tratamiento temprano de la septicemia, generalmente con antibióticos y grandes cantidades de líquidos intravenosos, mejora las posibilidades de sobrevivir.

Síntomas

Muchos médicos consideran que la septicemia es un síndrome de tres etapas, comenzando con la septicemia y progresando a septicemia grave y luego a choque septicémico. El objetivo es tratar la septicemia durante su etapa más temprana, antes de que se convierta en una enfermedad más peligrosa.

Septicemia

Para ser diagnosticado con septicemia debes presentar por lo menos dos de los síntomas siguientes, además de una infección probable o confirmada:

  • Temperatura corporal mayor de 101 F (38.3 C) o menor de 96.8 F (36 C)
  • Ritmo cardíaco de más de 90 latidos por minuto
  • Frecuencia respiratoria mayor de 20 respiraciones por minuto

Septicemia grave

Tu diagnóstico será cambiado a septicemia grave si exhibes por lo menos uno de los signos y síntomas a continuación, que indican que quizás haya un órgano que está fallando:

  • Producción significativamente reducida de orina
  • Cambio abrupto en el estado mental
  • Reducción en el recuento de plaquetas
  • Dificultad para respirar
  • Función anormal del bombeo del corazón
  • Dolor abdominal

Choque septicémico

Para confirmar el diagnóstico de choque septicémico se deben presentar los signos y síntomas de una septicemia grave, y además se debe tener una presión arterial extremadamente baja que no responde correctamente a la terapia de rehidratación simple.

Cuándo consultar con el médico

La mayoría de las veces la septicemia se presenta en personas que están internadas en el hospital. Las personas en la unidad de cuidado intensivo son especialmente vulnerables a las infecciones, que pueden llevar a la septicemia. Si tienes una infección o si presentas signos y síntomas de septicemia después de una cirugía, internación en el hospital, o infección, procura atención médica de inmediato.

Causas

Si bien cualquier tipo de infección, bacteriana, viral o fúngica, puede provocar una sepsis, las siguientes presentan mayores posibilidades:

  • Neumonía
  • Infección abdominal
  • Infección renal
  • Infección del torrente sanguíneo (bacteremia)

La incidencia de sepsis parece estar aumentando en los Estados Unidos. Las causas de este aumento pueden incluir:

  • Envejecimiento de la población. Los estadounidenses viven más tiempo, lo que está elevando las categorías de los grupos etarios de mayor riesgo; personas mayores de 65 años.
  • Bacterias resistentes a los medicamentos. Muchas bacterias pueden resistir los efectos de los antibióticos que anteriormente las mataban. Estas bacterias resistentes a los antibióticos a menudo constituyen el origen de las infecciones que desencadenan la sepsis.
  • Sistema inmunitario debilitado. Una mayor cantidad de estadounidenses viven con un sistema inmunitario debilitado por VIH, tratamientos contra el cáncer o medicamentos para trasplante.

Factores de riesgo

La septicemia es más frecuente y peligrosa si:

  • Eres muy chico o muy grande
  • Tu sistema inmunitario está comprometido
  • Ya te encuentras enfermo, con frecuencia en la unidad de cuidados intensivos de un hospital
  • Tienes heridas o lesiones, por ejemplo quemaduras
  • Te colocaron dispositivos invasivos, por ejemplo catéteres intravenosos o tubos de respiración

Complicaciones

La septicemia puede ser leve a moderadamente grave. A medida que la septicemia empeora, el flujo de sangre hacia los órganos vitales, como el cerebro, el corazón y los riñones, se deteriora. La septicemia también puede producir la formación de coágulos sanguíneos en los órganos y en los brazos, piernas, dedos de los pies y de las manos, lo que lleva a distintos grados de insuficiencia orgánica y muerte de los tejidos (gangrena).

La mayoría de las personas se recuperan de una septicemia leve, aunque la tasa de mortalidad para el choque séptico es cercana al 50 por ciento. Además, un episodio de septicemia grave puede aumentar tu riesgo de futuras infecciones.

La experiencia de Mayo Clinic y nuestros pacientes cuentan su historia

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca han experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

March 31, 2018
References
  1. Longo DL, et al., eds. Severe sepsis and septic shock. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 19th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.com. Accessed Nov. 23, 2015.
  2. AskMayoExpert. Sepsis, severe sepsis, and septic shock. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2012.
  3. Schmidt GA, et al. Evaluation and management of severe sepsis and septic shock in adults. http://www.uptodate.com/home. Accessed Nov. 23, 2015.
  4. Neviere R. Sepsis and the systemic inflammatory response syndrome: Definitions, epidemiology, and prognosis. http://www.uptodate.com/home. Accessed Nov. 23, 2015.
  5. Hall JB, et al. Sepsis, severe shock, and septic shock. In: Principles of Critical Care. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://www.accessmedicine.com. Accessed Nov. 23, 2015.
  6. Sepsis and septic shock. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/critical-care-medicine/sepsis-and-septic-shock/sepsis-and-septic-shock. Accessed Nov. 23, 2015.