Diagnóstico

Puede ser difícil diagnosticar un caso de sepsis porque sus signos y síntomas también pueden deberse a otros trastornos. Los médicos con frecuencia piden una serie de pruebas para tratar de identificar la infección no diagnosticada.

Análisis de sangre

Se extraerá una muestra de sangre de dos sitios diferentes y se las examinará en busca de:

  • Indicios de una infección
  • Problemas de coagulación
  • Funcionamiento anómalo del hígado o los riñones
  • Menor disponibilidad de oxígeno
  • Desequilibrios de electrólitos

Otros análisis de laboratorio

Según los síntomas, el médico también podría pedir exámenes de uno o más de los siguientes líquidos corporales:

  • Orina. Si el médico sospecha que tienes una infección urinaria, es posible que desee examinar la orina para buscar signos de bacterias.
  • Secreciones de la herida. Si tienes una herida que parece infectada, una prueba de una muestra de la secreción de la herida puede ayudar a mostrar qué tipo de antibiótico podría ofrecer mejores resultados.
  • Secreciones respiratorias. Si toses y expulsas mucosidad (esputo), es posible que se examine para determinar qué tipo de germen provoca la infección.

Diagnósticos por imagen

Si no resulta claro cuál el sitio de la infección, es posible que el médico solicite uno o más de los siguientes diagnósticos por imágenes:

  • Radiografía. Las radiografías que utilizan niveles bajos de radiación son excelentes para visualizar problemas en los pulmones.
  • Tomografía computarizada (TC). Las infecciones en el apéndice, el páncreas y los intestinos son más fáciles de ver en las tomografías computarizadas. Esta tecnología toma radiografías desde diversos ángulos y las combina para generar porciones transversales de las estructuras internas del cuerpo.
  • Ecografía. Esta tecnología utiliza ondas sonoras para producir imágenes en tiempo real en un monitor de video. Las ecografías pueden ser particularmente útiles para verificar si hay infecciones en la vesícula o los ovarios.
  • Resonancia magnética (RM). Las resonancias magnéticas son útiles para identificar infecciones en los tejidos blandos, por ejemplo abscesos en la columna vertebral. Esta tecnología utiliza ondas de radio y un campo magnético potente para producir imágenes transversales de las estructuras internas.

Tratamiento

Un tratamiento temprano y agresivo aumenta tus posibilidades de sobrevivir a la septicemia. Las personas que padecen septicemia grave necesitan recibir control y tratamiento minuciosos en la unidad de cuidados intensivos de un hospital. Si tienes septicemia grave o choque séptico, posiblemente sea necesario tomar medidas para salvarte la vida, estabilizar la respiración y la función cardíaca.

Medicamentos

Se utilizan una gran cantidad de medicamentos en el tratamiento de la septicemia. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Antibióticos. El tratamiento con antibióticos debe comenzar de inmediato, durante las primeras seis horas o antes. En un principio recibirás antibióticos de espectro amplio, que son eficaces para una gran cantidad de bacterias. Los antibióticos se administran vía intravenosa.

    Una vez que el médico tenga los resultados de los análisis de sangre es posible que cambie a un antibiótico diferente que sea más adecuado para la bacteria particular que provoca la infección.

  • Vasopresores. Si la presión arterial permanece muy baja incluso luego de recibir líquidos intravenosos, es posible que recibas un medicamento vasopresor, que estrecha los vasos sanguíneos y ayuda a aumentar la presión arterial.

Otros medicamentos que puedes recibir son dosis bajas de corticoesteroides, insulina para mantener estable los niveles de azúcar en sangre, drogas que modifican las respuestas del sistema inmunitario y analgésicos o sedantes.

Atención médica de apoyo

Las personas con casos de septicemia grave suelen recibir atención médica de apoyo que incluye oxígeno y una gran cantidad de líquidos intravenosos. Según la afección, es posible que necesites una máquina que te ayude a respirar o una máquina de diálisis para la insuficiencia renal.

Cirugía

Es posible que se necesite una cirugía para eliminar las fuentes de infección, como las acumulaciones de pus (abscesos).

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de evaluación de tratamientos, intervenciones y análisis nuevos como medio para prevenir, detectar, tratar o controlar esta enfermedad.

Aug. 18, 2017
References
  1. Longo DL, et al., eds. Severe sepsis and septic shock (Septicemia grave y choque septicémico). En: Harrison’s Principles of Internal Medicine (Principios de Medicina Interna de Harrison). 19.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://accessmedicine.com. Último acceso: 23 de noviembre de 2015.
  2. AskMayoExpert. Sepsis, severe sepsis, and septic shock (Septicemia, septicemia grave y choque septicémico). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2012.
  3. Schmidt GA, et al. Evaluation and management of severe sepsis and septic shock in adults (Evaluación y tratamiento de la septicemia grave y choque septicémico en adultos). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de noviembre de 2015.
  4. Neviere R. Sepsis and the systemic inflammatory response syndrome: Definitions, epidemiology, and prognosis (Septicemia y síndrome de respuesta inflamatoria sistémica: definiciones, epidemiología y pronóstico). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 23 de noviembre de 2015.
  5. Hall JB, et al. Sepsis, severe shock, and septic shock (Septicemia, choque grave y choque septicémico). En: Principles of Critical Care (Principios de cuidados intensivos). Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2015. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 23 de noviembre de 2015.
  6. Sepsis and septic shock (Septicemia y choque septicémico). Merck Manual Professional Version (Versión para profesionales de Manual Merck). http://www.merckmanuals.com/professional/critical-care-medicine/sepsis-and-septic-shock/sepsis-and-septic-shock. Último acceso: 23 de noviembre de 2015.