Descripción general

Las autolesiones no suicidas, a menudo simplemente denominadas autolesiones, es el acto de lastimarte a propósito la superficie de tu propio cuerpo, como cortarte o quemarte. Generalmente, no se trata de un intento de suicidio. Más bien, este tipo de autolesiones es una manera no saludable de enfrentar el dolor emocional, el enojo intenso y la frustración.

Aunque las autolesiones pueden ocasionar una sensación momentánea de tranquilidad y liberación de tensión, generalmente están acompañadas de culpa, vergüenza y el regreso de emociones dolorosas. Si bien las lesiones que ponen en riesgo la vida generalmente no son a propósito, con las autolesiones aparece la posibilidad de conductas autoagresivas más graves e incluso, mortales.

Obtener el tratamiento adecuado puede ayudarte a aprender maneras más saludables para enfrentarlas.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas de las autolesiones son:

  • Cicatrices
  • Cortes recientes, rasguños, hematomas u otras heridas
  • Frotamiento excesivo de un área para generar una quemadura
  • Mantener objetos afilados a mano
  • Usar mangas largas o pantalones largos, incluso cuando hace calor
  • Dificultades para mantener relaciones interpersonales
  • Preguntas persistentes sobre la identidad personal, por ejemplo «¿quién soy?» y «¿qué estoy haciendo aquí?»
  • Imprevisibilidad, impulsividad e inestabilidad en lo que respecta a la conducta y a las emociones
  • Declaraciones de impotencia, desesperanza o desprecio por sí mismo

Formas de autolesiones

Las autolesiones por lo general se hacen en privado y de manera controlada o ritualista que a menudo deja un patrón en la piel. Algunos ejemplos de autolesiones son:

  • Cortes (cortes o rasguños profundos con un objeto afilado)
  • Rascado
  • Quemaduras (con fósforos o cigarrillos encendidos, o con objetos afilados, como cuchillos, calientes)
  • Grabarse palabras o símbolos en la piel
  • Golpes o puñetazos
  • Perforarse la piel con objetos afilados
  • Arrancarse el cabello
  • Tocarse constantemente las heridas o impedir que cicatricen

Las autolesiones se hacen con mayor frecuencia en los brazos, las piernas y la parte frontal del torso, pero cualquier lugar del cuerpo puede ser objeto de autolesiones. Las personas que se lastiman pueden emplear más de un método para hacerse daño.

El enojo puede provocar el impulso de hacerse daño. Muchas personas se lastiman unas pocas veces y luego se detienen. Pero para otras, las autolesiones pueden volverse un comportamiento repetitivo a largo plazo.

Aunque es raro, muchos jóvenes se lastiman en público o en grupos para establecer vínculos o para mostrar a otras personas que sienten dolor.

Cuándo consultar al médico

Si te haces daño, aunque sea de manera leve, o si piensas en lastimarte, pide ayuda. Todas las formas de autolesiones son señales de problemas más graves que necesitan tratarse.

Habla con alguien de confianza, como un amigo, un ser querido, un profesional de salud, un líder espiritual o un funcionario escolar, que pueda ayudarte a dar los primeros pasos hacia un tratamiento exitoso. Aunque te sientas avergonzado o apenado por tu comportamiento, puedes encontrar ayuda de personas que te brinden apoyo de manera comprensiva y afectuosa, sin juzgarte.

Cuando un amigo o un ser querido se autolesiona

Si uno de tus amigos o seres queridos se daña a sí mismo, es posible que te impactes o te asustes. Toma muy en serio cualquier conversación sobre las autolesiones. A pesar de que sientas que estás traicionando la confianza, las autolesiones son problemas demasiado grandes como para ignorarlos o enfrentarlos sin ayuda. A continuación, te ofrecemos información sobre cómo puedes ayudar.

  • Tu hijo. Puedes comenzar consultando con un pediatra u otro profesional de atención médica; ellos pueden brindar una evaluación o derivarte a un especialista en salud mental. No le grites a tu hijo ni lo amenaces o acuses; lo que sí debes hacer es mostrarte preocupado.
  • Amigo adolescente. Sugiérele a tu amigo que hable con sus padres, un docente, un asesor escolar u otro adulto en quien confíe.
  • Adulto. Amablemente alienta a la persona a buscar tratamiento de salud mental y física.

Cuándo pedir ayuda de urgencia

Si te has lesionado gravemente o crees que tu lesión puede poner en riesgo tu vida, o si crees que puedes lesionarte o intentar suicidarte, llama inmediatamente al 911 o al número local de emergencias.

Además, considera estas opciones si tienes pensamientos suicidas:

  • Llama al especialista en salud mental.
  • Llama a una línea directa de atención al suicida. En los EE. UU., llama a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255).
  • Pide ayuda a tu médico de atención primaria o a otro profesional de salud.
  • Busca ayuda de un amigo cercano o un ser querido.
  • Comunícate con un líder espiritual u otra persona de tu comunidad religiosa.

Causas

No existe una causa única o simple que lleve a alguien a hacerse daño a sí mismo. En general, es posible afirmar lo siguiente:

  • Normalmente, las autolesiones no suicidas son el resultado de una incapacidad para enfrentar el sufrimiento psicológico de manera sana.
  • A la persona le resulta difícil regular, expresar o entender las emociones. La combinación de emociones que desencadena episodios de autolesiones es compleja. Por ejemplo, es posible que existan sentimientos de inutilidad, soledad, pánico, ira, culpa, rechazo, odio a uno mismo o confusión en cuanto a la sexualidad.

Es probable que la persona se dañe a sí misma con la intención de lograr un objetivo, por ejemplo:

  • Controlar o disminuir la angustia profunda o la ansiedad grave, y lograr una sensación de alivio
  • Generar una distracción frente a las emociones dolorosas a través del dolor físico
  • Tener una sensación de control sobre el propio cuerpo, los sentimientos o las situaciones de vida
  • Sentir algo, lo que sea, así se trate de dolor físico, cuando se siente un vacío emocional
  • Exteriorizar los sentimientos internos
  • Comunicar sentimientos de depresión o angustia al mundo exterior
  • Castigarse por errores percibidos

Factores de riesgo

Determinados factores pueden aumentar el riesgo de autolesiones como los siguientes:

  • Edad. La mayoría de las personas que se autolesionan son adolescentes y adultos jóvenes, aunque hay algunas de otros grupos etarios que también los hacen. Las autolesiones a menudo comienzan en la adolescencia temprana cuando las emociones son más imprevisibles y los adolescentes enfrentan mayor presión de sus compañeros, soledad y conflictos con los padres u otras personas con autoridad.
  • Tener amigos que se autolesionan. Las personas que tienen amigos que se autolesionan a propósito, tienen más probabilidades de comenzar a autolesionarse.
  • Problemas en la vida. Algunas personas que se autolesionan sufrieron descuidos o maltrato (sexual, físico o emocional) o vivieron otros eventos traumáticos. Es posible que hayan crecido y aún permanezcan en un ambiente familiar inestable o pueden ser jóvenes que se cuestionan su identidad personal o sexualidad. Algunas personas que se autolesionan están aisladas socialmente.
  • Problemas de salud mental. Las personas que se autolesionan tienen más probabilidades de ser altamente autocríticos y no poder resolver problemas. Además, las autolesiones comúnmente se relacionan con determinados trastornos mentales como el trastorno límite de la personalidad, la depresión, los trastornos de ansiedad, el trastorno por estrés postraumático y los trastornos de alimentación.
  • Consumo de alcohol o drogas en exceso. Las personas que se autolesionan a menudo lo hacen bajo la influencia del alcohol o de drogas recreativas.

Complicaciones

Las autolesiones pueden provocar una variedad de complicaciones como las siguientes:

  • Empeoramiento en los sentimientos de vergüenza, culpa y autoestima baja
  • Infección, ya sea en heridas o por compartir herramientas
  • Cicatrices permanentes o desfiguración
  • Lesión grave posiblemente mortal
  • Empeoramiento de problemas y trastornos no diagnosticados, si no se tratan de la manera correcta

Riesgo de suicidio

Aunque, en general, el daño a uno mismo no es un intento de suicidio, puede aumentar el riesgo de suicidio debido a los problemas emocionales que desencadenan ese daño personal. Y el hábito de dañar el cuerpo en momentos de desesperación puede hacer que el suicidio sea más probable.

Prevención

No existe una manera que permita evitar que tu ser querido se dañe a sí mismo. Sin embargo, reducir el riesgo de las autolesiones supone estrategias que incluyen a las personas y las comunidades: por ejemplo, padres, escuelas, profesionales médicos, supervisores, colegas y entrenadores.

  • Identifica las personas que corren más riesgos y ofréceles ayuda. Por ejemplo, las personas que corren riesgos pueden aprender estrategias saludables de resiliencia que luego pueden utilizar durante períodos de angustia.
  • Recomienda la expansión de redes sociales. Muchas de las personas que se dañan a sí mismos se sienten solos y sin relaciones. Formar relaciones con personas que no se dañan a sí mismos puede mejorar la relación y las capacidades de comunicación.
  • Aumenta la concientización. Los adultos, especialmente los que trabajan con niños, deberían aprender las señales de alerta de las autolesiones y qué hacer cuando sospechan que existen estas. Los documentales, programas educativos multimedia y debates grupales son estrategias útiles.
  • Promueve programas que alienten a los compañeros a buscar ayuda. Los compañeros tienden a ser leales a los amigos, incluso cuando saben que un amigo está en crisis. Los programas que alientan a los jóvenes a contactar a los adultos pueden eliminar normas sociales que apoyan la discreción.
  • Ofrece educación sobre la influencia de los medios. Los medios de comunicación, la música y otras salidas claramente visibles que muestran las autolesiones pueden empujar a niños vulnerables y adultos jóvenes a probar. Enseñar a los niños el pensamiento crítico sobre las influencias que los rodean podría reducir el impacto perjudicial.
Aug. 08, 2017
References
  1. AskMayoExpert. Automutilación. Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2014. Último acceso: 8 de octubre de 2015.
  2. Self-harm (Autolesiones). National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales). https://www.nami.org/Learn-More/Mental-Health-Conditions/Related-Conditions/Self-harm. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  3. Self-injury (Autolesiones). National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales) en el campus. http://www2.nami.org/content/navigationmenu/find_support/nami_on_campus1/mental_illness_fact_sheets/self-injury.pdf. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  4. Self-injury (Autolesiones). National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales). http://www.namigc.org/documents/selfinjury.pdf. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  5. Facts for families: Self-injury in adolescents (Datos clave para familias: autolesiones en adolescentes). American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (Academia Estadounidense de Psiquiatría del Niño y del Adolescente). http://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/Facts_for_Families_Pages/Self_Injury_In_Adolescents_73.aspx. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  6. Fox KR, et al. Meta-analysis of the risk factors for nonsuicidal self-injury (Metanálisis de los factores de riesgo en casos de autolesiones no suicidas). Clinical Psychology Review (Revisión de psicología clínica). En prensa. Último acceso: 9 de octubre de 2015. http://dx.doi.org/10.1016/j.cpr.2015.09.002.
  7. Mental health and teens: Watch for danger signs (La salud mental y los adolescentes: detección de signos de peligro). Healthychildren.org. https://www.healthychildren.org/English/ages-stages/teen/Pages/Mental-Health-and-Teens-Watch-for-Danger-Signs.aspx. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  8. Washburn JJ, et al. Psychotherapeutic approaches to non-suicidal self-injury in adolescents (Enfoques psicoterapéuticos de las autolesiones no suicidas en adolescentes). Child and Adolescent Psychiatry and Mental Health (Salud mental y psiquiatría en niños y adolescentes). 2012;6:14.
  9. Turner BJ, et al. Treating nonsuicidal self-injury: A systematic review of psychological and pharmacological interventions (Tratamiento de las autolesiones no suicidas: una revisión sistemática de las intervenciones psicológicas y farmacológicas). Canadian Journal of Psychiatry (Publicación canadiense sobre Psiquiatría). 2014;59:576.
  10. Conditions for further study: Nonsuicidal self-injury (Trastornos que requieren estudios adicionales: autolesiones no suicidas). En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), 5.ª ed., Arlington, Va.: American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría); 2013. http://www.psychiatryonline.org. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  11. Russell KR, et al. Identifying the signs of self-harm in students (Identificación de signos de autolesión en estudiantes). NASN School Nurse (Personal de enfermería escolar de la Asociación Nacional de Enfermeros Escolares). http://nas.sagepub.com/content/early/2015/02/04/1942602X15574776.full.pdf. Último acceso: 9 de octubre de 2015.
  12. Klonsky ED, et al. Nonsuicidal self-injury: What we know and what we need to know (Autolesiones no suicidas: lo que sabemos y lo que debemos saber). The Canadian Journal of Psychiatry (Revista canadiense de psiquiatría). 2014;59:565.
  13. Trepal HC, et al. A cross-sectional matched sample study of nonsuicidal self-injury among young adults: Support for interpersonal and intrapersonal factors, with implications for coping strategies (Un estudio transversal de muestras emparejadas de casos de autolesiones no suicidas en adultos jóvenes: apoyo para los factores interpersonales e intrapersonales, con consecuencias para las estrategias de afrontamiento). Child and Adolescent Psychiatry and Mental Health (Salud mental y psiquiatría en niños y adolescentes). 2015;9:36.
  14. Lewis SP, et al. Nonsuicidal self-injury among youth (Autolesiones no suicidas en jóvenes). The Journal of Pediatrics (Revista de Pediatría). 2015;166:526.
  15. Palmer BA (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 21 de octubre de 2015.
  16. Hoecker JL (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 21 de octubre de 2015.