Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos empleados para diagnosticar la ruptura de bazo incluyen los siguientes:

  • Examen físico. El médico ejercerá presión sobre tu abdomen con las manos a fin de determinar el tamaño del bazo y si tienes dolor abdominal con la palpación.
  • Análisis de sangre. El médico solicitará análisis de sangre para evaluar factores, tales como el recuento de plaquetas y la coagulación de la sangre.
  • Detección de sangre en la cavidad abdominal. El médico puede realizarte una ecografía para detectar esto. También puede usar una aguja para extraer una muestra de líquido del abdomen. Si la muestra revela que tienes sangre en el abdomen, podrían derivarte para que recibas tratamiento de urgencia.
  • Pruebas por imágenes del abdomen. Si el diagnóstico no es concluyente, el médico puede recomendar una tomografía computarizada abdominal u otras pruebas por imágenes para identificar o descartar otras posibles causas de los síntomas que presentas.

Tratamiento

El tratamiento de la rotura de bazo dependerá de la gravedad de la afección. Algunas personas con rotura de bazo requieren cirugía inmediata. Otras pueden recuperarse con descanso y tiempo.

Hospitalización mientras el bazo cicatriza

Muchas lesiones pequeñas y muchas otras de tamaño moderado en el bazo pueden cicatrizar sin necesidad de cirugía. Es probable que debas quedarte en el hospital mientras los médicos observan tu estado y te brindan atención médica, como transfusiones de sangre, en caso de ser necesario.

El médico podría recomendarte tomografías computadas de seguimiento en forma periódica para evaluar si el bazo ha cicatrizado, o determinar si debes someterte a una cirugía.

Cirugía para reparar o extraer el bazo

La cirugía por la rotura del bazo puede incluir lo siguiente:

  • Reparación del bazo. El cirujano puede reparar la rotura del bazo con puntos u otras técnicas.
  • Extirpación del bazo (esplenectomía). Con este procedimiento, el cirujano extirpa el bazo lesionado. Entre las complicaciones que acarrea vivir sin bazo, se incluye el mayor riesgo de infecciones graves, como septicemia. El riesgo de septicemia es mayor en los niños y en los adultos jóvenes. El médico puede recomendar formas de reducir el riesgo de infección, como vacunas contra la neumonía y la influenza.
  • Extracción de parte del bazo. Si el bazo se ha roto de una forma que permite extraer solo una parte, el cirujano puede realizar una esplenectomía parcial. Este método ayuda a evitar el mayor riesgo de infección relacionado con la extracción de todo el bazo.

Habitualmente, estos procedimientos se realizan a través de diversas incisiones pequeñas en el abdomen (cirugía laparoscópica). A través de las incisiones, se introducen herramientas quirúrgicas especiales y una cámara diminuta con una luz. La cámara envía imágenes a un monitor, que el cirujano observa a fin de orientar las herramientas quirúrgicas. En determinadas situaciones, el cirujano puede hacer una incisión grande para tener acceso al bazo.

La cirugía del bazo en general es segura; sin embargo, toda cirugía plantea riesgos, como sangrado, coágulos sanguíneos, infección y neumonía.

March 06, 2018
References
  1. AskMayoExpert. Splenectomy (Esplenectomía). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  2. AskMayoExpert. Splenic injury. Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  3. Yeo CJ, et al., eds. Management of splenic trauma in adults (Tratamiento de traumatismos de bazo en adultos). En: Shackelford's Surgery of the Alimentary Tract (Cirugía del tubo digestivo de Shackelford). 7.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier Saunders; 2013.
  4. Brunicardi FC, et al., eds. Spleen (Bazo). En: Schwartz’s Principles of Surgery (Principios de Cirugía Schwartz). 10.ª ed. Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015. http://www.accessmedicine.com. Último acceso: 5 de febrero de 2016.
  5. Taner T, et al. Splenectomy for massive splenomegaly: Long-term results and risks for mortality (Esplenectomía para esplenomegalia masiva: resultados de largo plazo y riesgos de mortalidad). Annals of Surgery (Anales de cirugía). 2013;258:1034.
  6. Bartlett A, et al. Splenic rupture in infectious mononucleosis: A systematic review of published case reports (Rotura de bazo en casos de mononucleosis infecciosa: revisión sistemática de informes de casos publicados). Injury (Lesiones). En prensa. Último acceso: 5 de febrero de 2016.
  7. Khasawneh MA, et al. Post-splenectomy sepsis in children: A 48-year population-based study (Septicemia posterior a la esplenectomía en niños: estudio basado en una población durante 48 años). Journal of the American College of Surgeons (Revista del Colegio Estadounidense de Cirujanos). 2015;221:S106.
  8. Polites SF, et al. Benchmarks for splenectomy in pediatric trauma: How are we doing? (Hitos de la esplenectomía en traumatología pediátrica: ¿cómo estamos?). Journal of Pediatric Surgery (Revista de Cirugía Pediátrica). 2015;50:399.
  9. Barbara Woodward Lips Patient Education Center (Centro de Educación para el Paciente Barbara Woodward Lips). Splenectomy: Spleen removal (Esplenectomía: extracción del bazo). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2014.
  10. Goldman L, et al., eds. Approach to the patient with lymphadenopathy and splenomegaly (Abordaje del paciente con linfadenopatía y esplenomegalia). En: Goldman-Cecil Medicine (Medicina de Cecil-Goldman). 25.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 5 de febrero de 2016.
  11. Marx JA, et al., eds. Abdominal trauma (Traumatismos abdominales). En: Rosen’s Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice (Medicina de urgencias de Rosen: conceptos y prácticas clínicas). 8.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2014. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de febrero de 2016.
  12. Rubin LG, et al. Care of the asplenic patient (Cuidados del paciente asplénico). New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra). 2014;371:349.
  13. Edgren G, et al. Splenectomy and the risk of sepsis: A population-based cohort study (Esplenectomía y los riesgos de septicemia: un estudio de cohortes basado en una población). Annals of Surgery (Anales de cirugía). 2014;260:1081.