Diagnóstico

A continuación, se enumeran algunos de los exámenes y procedimientos usados para diagnosticar una ruptura del bazo:

  • Exploración física. El médico presionará tu abdomen para determinar el tamaño del bazo y si está sensible.
  • Análisis de sangre. Los exámenes de sangre evaluarán factores como el recuento de plaquetas y la coagulación de la sangre.
  • Búsqueda de sangre en la cavidad abdominal. El médico podría usar ecografía o extraer una muestra de líquido de tu abdomen mediante una aguja. Si la muestra revela sangre en el abdomen, es posible que se te remita a un tratamiento de emergencia.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes del abdomen. Si el diagnóstico no es claro, el médico podría recomendar una TC abdominal, posiblemente con colorante de contraste, u otro examen por imágenes para buscar otras causas posibles de tus síntomas.

Tratamiento

El tratamiento de la ruptura del bazo dependerá de la gravedad de la afección. Algunas personas requieren cirugía inmediata. Otras se curan con descanso y tiempo.

Hospitalización mientras el bazo cicatriza

Muchas lesiones pequeñas o moderadas en el bazo pueden sanar sin cirugía. Es probable que te quedes en el hospital mientras los médicos observan tu afección y te brindan atención no quirúrgica, como transfusiones de sangre, si es necesario.

Es posible que te realicen tomografías computarizadas de seguimiento periódicas para verificar si el bazo ha sanado o para determinar si necesitas cirugía.

Cirugía para reparar o extraer el bazo

La cirugía por ruptura del bazo puede incluir lo siguiente:

  • Reparar el bazo. El cirujano puede utilizar puntos de sutura u otras técnicas para reparar la ruptura.
  • Extirpar el bazo (esplenectomía). Si es necesario extirpar el bazo, tendrás un mayor riesgo de contraer infecciones graves, como la sepsis. El riesgo de sepsis es mayor en los niños pequeños, especialmente los dos primeros años después de la extirpación del bazo.

    El médico podría recomendar formas de reducir el riesgo de contraer una infección, como vacunas contra la neumonía y la influenza.

  • Extirpar parte del bazo. Podría ser posible extirpar solo una parte del bazo, en función de la ruptura. La esplenectomía parcial reduce el riesgo de contraer una infección que resulta de la extirpación de todo el bazo.

La cirugía del bazo generalmente es segura, pero cualquier cirugía tiene riesgos, como sangrado, coágulos de sangre, infección y neumonía.

Sept. 13, 2019
References
  1. AskMayoExpert. Splenic injury. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  2. Maung AA, et al. Management of splenic injury in the adult trauma patient. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 12, 2019.
  3. Dragomir M, et al. Patients after splenectomy: Old risks and new perspectives. Chirurgia. 2016;111:393.
  4. Hoffman R, et al. Infectious mononucleosis and other Epstein-Barr virus-associated diseases. In: Hematology: Basic Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed April 12, 2019.
  5. Liu J, et al. Diagnosis and treatment of atraumatic splenic rupture: Experience of 8 cases. Gastroenterology Research and Practice. 2019;2019:1. https://doi.org/10.1155/2019/5827694. Accessed April 12, 2019.
  6. Doherty GM, ed. Spleen. In: Current Diagnosis & Treatment: Surgery. 14th ed. New York, N.Y.:McGraw-Hill Education; 2015. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed April 16, 2019.
  7. Diercks DB, et al. Initial evaluation and management of blunt abdominal trauma in adults. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 12, 2019.